Maggie Alarcón

El Mandela de Obama

In Politics on September 18, 2013 at 1:31 pm

Image

 

 

 

 

Ricardo Alarcón de Quesada

 

Cuando en 1986 la Organización de Solidaridad de los Pueblos de África, Asía y América Latina y el Caribe instituyó esta distinción, ya Oscar López Rivera llevaba cinco años de prisión que se ha prolongado por 32 años y hace de él el preso político más antiguo de nuestro Continente.

Entregarle la Orden de la Solidaridad El Mehdi Ben Barka honra a la OSPAAAL y a su inspirador y fundador a quien el colonialismo asesinó e hizo desaparecer hace ya casi medio siglo. Oscar se la ganó hace tiempo con su vida, consagrada a la independencia y la libertad de su pueblo. Él ha sido y es ejemplo supremo de la continuidad del movimiento emancipador tricontinental. Con esta ceremonia Cuba expresa también su solidaridad con la causa puertorriqueña a la que nos une un mandato de la historia que ningún cubano deberá olvidar jamás. Reafirmémoslo aquí junto al Apóstol: “Una son en el pasado como una serán en el porvenir el alma de Lares y el alma de Yara”.

Oscar sintetiza hoy esa lucha que nos hermanó para siempre hace 145 años. Lo dijo, mejor que nadie, Rafael Cancel Miranda: “¿Por qué te temen tanto Oscar? Porque eres Betances, porque eres Filiberto, porque eres Corretjer, porque eres Albizu, porque eres todo puertorriqueño y toda puertorriqueña que no se doblega. Tú eres ese poder contra el cual no hay fuerza posible, el poder de la dignidad, de la verticalidad, de la integridad”.

Sea, pues, este homenaje a Oscar un tributo a su Patria y a su pueblo. Y sea igualmente la reafirmación del compromiso con una brega cuya intensidad debe crecer hasta derrotar completamente el coloniaje.

Hace poco leí en la Sección En Rojo de Claridad lo que dijo una puertorriqueña: “todos los días, al levantarme, me pregunto ¿qué puedo hacer hoy por Oscar?

Que esa interrogante se multiplique para que seamos capaces de desatar la solidaridad y convertirla en una fuerza arrolladora que llegue a la Casa Blanca y obligue al Presidente Obama a hacer lo que él sabe es su obligación inexcusable: poner en libertad a Oscar ya, inmediatamente, sin condiciones, sin más dilación.

Son ya 32 años de injusta prisión y casi quince años han pasado desde que el Presidente Clinton dispuso que Oscar fuese liberado. ¿Hasta cuándo habrá que recordárselo al actual inquilino de la Casa Blanca? ¿Por qué no escucha la petición unánime que acaba de hacerle la Convención de la AFL-CIO?

Se lo ha reclamado toda la sociedad puertorriqueña. Es preciso levantar esa exigencia hasta lograr que Oscar regrese libre a su tierra, a la isla irredenta que lo espera para continuar la lucha hasta que ella toda sea libre.

Oscar López Rivera es paradigma insuperable de sacrificio y resistencia. Culpable sólo de ser un patriota irreductible, el Imperio le robó su juventud y le ha impuesto condiciones carcelarias especialmente duras, con largos períodos de aislamiento y tratando de restringir su comunicación con el mundo exterior.

Su existencia toda es testimonio imborrable de altruismo, de entrega a los demás. Pocas personas, en condiciones tan difíciles, han sido capaces como él de dar tanta solidaridad. Allá en la dura prisión de Terre Haute ha sido y es maestro y guía de muchos desdichados que de él han recibido educación, consuelo y esperanza.

Realizamos esta ceremonia en medio del renovado empeño por la liberación de Gerardo, Ramón, Antonio y Fernando. Las cintas amarillas que hoy expresan el reclamo de nuestro pueblo se alzan igualmente por la libertad de Oscar.

El próximo febrero Fernando habrá concluido su injusta sanción. Confiamos que regrese a su patria de inmediato y que aquí pueda abrazar, ya libres ambos, al hermano boricua con quien compartió celda y de quien recibió siempre apoyo y amistad.

En la entrevista que le hizo Claridad, la primera que le permitieron en 32 años de encierro Oscar declaró: “yo estoy listo para lo que venga, siempre voy a estar listo para lo que venga”.

Nosotros debemos estar listos y no descansar hasta liberarlo.

La primera Orden otorgada por la OSPAAAL en 1986 fue para Nelson Mandela quien tuvo que esperar el fin del apartheid para recibirla en 1991.

Hoy la de Oscar la recibe Clarissa, su hija. Juremos estar listos para luchar hasta que Oscar venga a recibirla personalmente.

En vísperas del 23 de septiembre comprometámonos a perseverar en el empeño. Esa fecha nos recuerda la batalla de siglo y medio por la independencia de Puerto Rico. Y nos recuerda también el vil y cobarde asesinato de Filiberto Ojeda que nos sigue convocando a luchar hasta la victoria siempre.

 

Que viva Puerto Rico Libre.

 

 La Habana septiembre 18, 2013

Ceremonia de entrega a Oscar López Rivera de la Orden de la Solidaridad “El Mehdi Ben Barka”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: