Maggie Alarcón

Archive for the ‘Arts’ Category

Amiri Baraka

In Arts, Poetry, US on January 23, 2014 at 1:23 pm

 

by Ricardo Alarcón de Quesada

Beautiful black women, 
it is still raining in this terrible land. 
We need you. We flex our muscles, 
turn to stare at our tormentor, 
we need you. Raining.
We need you, reigning, black queen.

(from the poem Beautiful Black Women)

Amiri Baraka died on January 9th in Newark, New Jersey, not far from where he had been born 79 years ago with the name of Everett LeRoi Jones. Those who were close in the intensive care ward of the hospital where he spent his last month, say that poetry also accompanied him to the end. 

 

I met him back in the sixties of last century, when he was known as LeRoi Jones. Despite his youth he was already a recognized writer. He had published “Blues People: Negro Music in White America “, an essential text considered “the first great history of black music written by an African-American,” plus several collections of poems and a play: “Dutchman” which received the Obie Award and has been performed many times and made into a film. One of his poems, “Black Art”, became the main poetic manifesto of the Black Arts Literary Movement.

He was, even then, one of the clearest minds of the New York intellectual milieu whose work transcended U.S. borders. He was beginning a long and fruitful career, which would include university teaching and would extend for half a century.

His career was not limited to artistic and literary creation or his intense intellectual activity.

He belonged to that rebellious generation which, within the belly of the beast, wanted to conquer heaven. A tireless social activist, his life is inseparable from the struggle against racism and imperialism synthesized in the Black Power movement, of which he was a guide and one of its main inspirations. He was also an inspiration for the Puerto Rican Young Lords who fought for equality and the independence of their homeland. Very soon, the FBI identified him as “the person who is likely to emerge as the leader of the Pan-African movement in the United States.”

He came to Cuba in 1960 and wrote “Cuba Libre”, a beautiful testimony of solidarity with our people and our Revolution, published in Evergreen Review. It received the Longview Award for best essay of the year. He reiterated his friendship through his “Declaration of Concience”, and by organizing hundreds of intellectuals and young Americans into the Fair Play for Cuba Committee. He was always with us and never gave up.

More than once he was imprisoned and suffered mistreatment and abuse. In 1967, during the popular rebellion in Newark, he was brutally beaten and kidnapped by racist police. The angry protests of blacks in the streets, and the supportive wave which swept the world driven by Allen Ginsberg, Jean-Paul Sartre and other intellectuals, saved him from death.

He survived and led an unwavering life, always clinging to his youthful ideals; confident until his last day, that another world, that of freedom and socialism, is possible. He will remain with us.

 

A CubaNews translation.
Edited by Walter Lippmann.

ALFREDO

In Arts, CAFE on April 24, 2013 at 12:10 pm

Ernesto “Che” Guevara junto a Alfredo Guevara.

 

 

Por Ricardo Alarcón de Quesada

 

Antes de conocerlo personalmente descubrí su fama en 1954 al ingresar a la Facultad de Filosofía y Letras en la que Alfredo se había graduado unos cuantos años antes. Pese al tiempo transcurrido profesores y alumnos hablaban de él con respeto y admiración en aquella singular Escuela que contaba con algunos de los mejores maestros de la Universidad y en cuyas aulas abundaban muchachas de la burguesía. Su influencia era palpable en la Asociación de estudiantes que dirigía Amparo Chaple, una bien conocida – y olvidada hoy- militante de la Juventud Socialista, la única comunista que integró el Ejecutivo de la FEU de José Antonio y Fructuoso. La JS era entonces una organización con muy escasa representación en la Colina pero siempre prevaleció en la Escuela de Alfredo Guevara.

Sólo lo vi una vez antes del triunfo de la Revolución, en la clandestinidad. Guardo el suceso como una imagen cinematográfica. Caminaba yo con Graziela Pogolotti por las calles del Vedado. De pronto apareció él. Iba apurado, saludó a Graziela sin acercarse, con un gesto rápido y siguió la marcha. “Es Alfredo” dijo ella y aún recuerdo el inmenso cariño que puso en dos palabras.

Desde 1959 me reuní con él tantas veces que no tengo ni idea. Hablamos mucho, mantuvimos una comunicación sin tropiezos por más de medio siglo, diálogo siempre enriquecedor que deja en mi una deuda que nunca podré saldar. Lo escuché y me escuchó, compartimos preocupaciones y alegrías, discutimos incansablemente, meditábamos a dúo sobre lo humano y lo divino para volver una y otra vez sobre el largo, complejo y hermoso proceso del que ambos siempre fuimos parte, con sus aciertos y falencias, con sus desgarraduras,  sus luces y sus sombras. Por encima de todo, Alfredo, mantuvo en todo momento una lealtad irreductible a la Revolución, a Fidel y a los ideales que abrazó desde la adolescencia.

A veces debatíamos acerca de algunos recodos de nuestra historia que apreciábamos de modo diferente, consecuencia inevitable de no haber transitado antes los mismos caminos. Pero en las cuestiones raigales, decisivas, pensábamos igual. Más aún muchas veces “conspiramos”, nos prestamos un libro, nos dimos un dato que pudiera ser útil para enfrentar emboscadas y zancadillas. Entre él y yo siempre hubo hermandad, confianza absoluta.

Acudí al hospital cuando supe de su gravedad el pasado viernes 19 de abril. Era ya muy avanzada la mañana. Dormía, con la respiración agitada, angustiosa. Esa vez no hablamos. Nos limitamos a escuchar, como en los viejos tiempos, “el sonido del silencio”.

Me fui sin despedirnos.  Poco después circulaba la noticia. Decían que Alfredo había muerto.

Pero, por favor, no se confundan. No sería la primera vez que los medios se equivoquen. Alfredo vive y vivirá mientras Ustedes, los jóvenes, quieran que viva.

Ustedes fueron el tema recurrente en nuestro diálogo de años al que regresaba con obstinación como queriendo siempre volver a la Escalinata, a la clandestinidad, a los días del peligro y la esperanza.

Aunque algunos no fueron capaces de entenderlo la gloriosa victoria de enero había sido alimento principal de los jóvenes que en los Sesenta, la década más larga y fructuosa, intentaron en todas partes conquistar el cielo. Así fue y así será nuestra Revolución, la de Alfredo y la mía, que perdurará mientras sea de Ustedes los jóvenes de hoy y de mañana.

Una Revolución que es y habrá de ser “creación heroica” y por tanto irrepetible, auténtica, multicolor, obra de hombres libres capaces de pensar y actuar por sí mismos, recordando siempre con Alfredo que “no hay creación donde hay moldes estrechos”.

A esa obra nos llama el hermano querido quien resumió su existencia con estas palabras:

“El ideal libertario como sustancia esencial de la vida no ha perdido nunca la importancia decisiva que tiene en mi persona y pensamiento, en mi conciencia, en mis actos. No ha cesado de ser; es el fuego que calienta, alimenta y da, dará energía a mi alma hasta el último día. Me considero un socialista libertario y como tal he actuado, y ha sido por eso como ha sido la vida vivida.”

Que ese fuego vaya siempre con ustedes, con nosotros.

 

La Habana, 23 de abril de 2013

Palabras en el homenaje póstumo organizado por la Asociación Hermanos Saíz y

 la Casa del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano

Breaking down Barriers

In Arts, Blockade, Cuban 5, Cuban Embargo, Politics on April 12, 2013 at 2:53 pm

Margarita Alarcón Perea

I truly love New York. I was there when the City was christened with the term “The Big Apple” and way before the t-shirt and mug craze of the heart everywhere.

The thing is though, that my love for the City stems from its pulse. It´s magical and I don’t mean the hustle and bustle of endless lines of bright yellows and the tallest MTA buses ever known to mankind. In my case it’s the people. New York City has a magic that comes from the people that inhabit the City. They are, well, just different. Ruder and cruder than those from the Midwest, faster and blunter than the South, more fashion obsessed and obsessive than the West Coast; they are difficult and easy in the same proportion depending on your perspective. Putting it simply, a New Yorker wants it when they want it because they want it.

I guess it is precisely because of this that it had to take a native from Brooklyn  to start a commotion that has blown away all other news on Cuba this past week. When Beyoncé and her husband Jay Z came down to Cuba to celebrate their fifth wedding anniversary it took little time for people on the island to find out, in spite of the fact that not a single Cuban news outlet gave word of the event till it was just unstoppable.

It wasn’t a tough guess that the Cuban American congressional lobby was going to lash out at this with all its might. And it did. Representatives Mario Diaz Balart and Ileana Ross Lehtinen both voiced concerned over the trip and began demanding that the Treasury Department inform if the couple had travelled legally (under an issued licence) or not. Normally what would have happened, as it has in the past, would have been a statement by the couples press rep in a public press conference or directly to both members of Congress and that would have been that.

Not this time.

For years I have been personally waiting for someone, anyone, of a certain social public clout to come down to Cuba, have a good time, and then go back to the US and make a shtick about it.

Well,  Jay Z did it. He not only came down with Beyoncé on a valid OFAC licence but he went all out and responded to anyone interested by writing a rap on the whole issue.

It took a New Yorker,  a hip hop artist in the true sense of being a New Yorker, to start the ball rolling and get everyone involved.

In the words of Cheryl Contee published today in The Guardian “Jay-Z’s rap struck a chord because America is ready to drop the Cuba embargo. Let’s hope President Obama is listening.”

Cuba contra la violencia

In ACLU, Arts, CAFE, CENESEX, Cuba, Cuban 5 on March 13, 2013 at 1:20 pm

 

Durante la última sesión de los talleres de la VI Bienal de Dramaturgia femenina “La escritura de las diferencias”, en la UNEAC,
sus organizadoras concedieron un espacio para hacer público el llamamiento “8 de marzo: tod@s contra la violencia”, leído por Helen
Hernández Hormilla, Laidi Fernández de Juan y Zaida Capote Cruz, junto a Lirians Gordillo Piña a nombre de las demás compañeras firmantes.

Varias de las personas participantes sumaron sus firmas al documento impreso y desde su envío por correo electrónico hemos recibido nuevas
adhesiones que sumamos más abajo. Agradecemos estos apoyos y rogamos la mayor socialización posible del texto.

8 de marzo: tod@s contra la violencia

El escritor Ángel Santiesteban ha sido juzgado y condenado a prisión por agredir violentamente a su exesposa. Y enseguida han comenzado a
circular notas de apoyo al escritor y de cuestionamiento a la sentencia del tribunal que lo juzgó. En casi todas se acusa a la víctima de loca, o de magnificar una leve “riña doméstica”[1]. Nadie puede juzgar estos hechos sin conocer la profundidad de los daños causados por Santiesteban a su exesposa y a su hijo, y nadie debería acusar a la víctima de estar inventando un caso para que alguien sea condenado por ocultas razones políticas. La violencia contra la mujer tiene su origen, precisamente, en ese gesto tan usual de imaginarla carente de juicio, de  independencia,  o de opinión propia, y quienes esgrimen esas tesis están reproduciendo la agresión; como aquellos que culpan a la víctima de una violación de haber provocado a su agresor.

Las instituciones y organizaciones cubanas deben pronunciarse sobre este caso en particular y también acerca de la violencia contra la mujer en nuestra sociedad. Es preciso intensificar, multiplicar y hacer permanentemente visible una campaña pública contra la violencia de todo tipo, especialmente la que se ejerce contra la mujer. Hay que divulgar aquellas leyes que la previenen o penalizan y los debates que han tenido lugar en espacios académicos y con motivo de campañas específicas. Combatir la violencia contra la mujer solo puede lograrse si nos unimos tod@s contra la desigualdad que la inspira y reconocemos el derecho de las mujeres violentadas a defenderse de su agresor y a denunciar la agresión, aunque se trate de un genio artístico o científico, un general victorioso, un deportista de élite o un obrero de vanguardia. Nadie más que ella misma tiene derecho a decidir sobre su vida y sobre su cuerpo, y nadie, absolutamente nadie, tiene derecho a juzgarla loca por querer defender sus derechos.

Sandra Álvarez, Marilyn Bobes, Luisa Campuzano, Zaida Capote Cruz,
Danae Diéguez, Laidi Fernández de Juan, Lirians Gordillo Piña y Helen
Hernández Hormilla

(Leído en la sede de la UNEAC, hoy, 8 de marzo de 2013)

Firman además:

11 de marzo:
Marta Castillo Domínguez
Neyda Izquierdo
Tomás Piard
María Dolores Molinet Córdova
Juana García Abás
José Luis Fariñas
Eduardo Sosa Laurencio
Lourdes Fernández Rius
Saray Remón Monteagut
Kaloian Santos Cabrera
Horacio Verzi, escritor e investigador uruguayo
Dra. Rosa Salup Díaz,Pediatra
David Ravelo Rodiles
Gisela Arandia
Iroel Sánchez
Luis Carlos Marrero:
Daylins Rufins:
Camilo García López-Trigo
Nadia Sánchez Nodar, asesora de TV
Marianela Santos
Camilo García López-Trigo
Caridad Tamayo Fernández
Olga Marta
Ailyn Martín Pastrana
Luis Rondon Paz
Teresa Herrera, Uruguay
Lily Suárez Rodés
Marta Rojas
Mabel Bertot
Ernesto Gonzalez
Ada Caridad Alfonso Rodríguez
Delcele Mascarenhas Queiroz, Professora Titular da Universidade do
Estado da Bahia – UNEB, Salvador – Bahia – Brasil
Rubén Larrondo Muguercia, Médico
Ambrosio Fornet
Elizabeth Diaz
Ines Rodriguez
Dayneris Machado Vento
Fernanda Martinez, Argentina
Carmen del Pilar Serrano Coello, escritora miembro de la UNEAC
Gerardo Fulleda León
Elsa Lever M./ MujeresNet.info (México)
10 de marzo:
Alesandra Riccio
Gustavo Arcos
Silvia Gil
Lupe Alvarez
Doctor José Carlos Hdez Aragoné
Mabel Machado
Nancy Fernández Rodríguez
Roberto Valera
Rebeca Chávez
Zulema Hidalgo
Dalia Acosta
Alicia Valdés
Miriam Rodríguez Betancourt
Marilyn Solaya
Dixie Edith Trinquete
Liset García
Óscar Loyola
Marta Valdés
Nisleidys Flores Carmona
Yarman Jiménez, cubana resido en Costa Rica
Dainerys Mesa Padrón
Jorge Valiente
Sahily Tabares
Marlen Domínguez
Teresa Díaz Canals
Victor Fowler
Carmen Berenguer
Angel Eduardo Rosillo Grau:
Magda González Grau
Aurelio Alonso
9 de marzo:
Sara Más
Leticia Pérez González
Fabián García Luna
Teresa Fernández de Juan
Cira Romero
Alicia González:
Nuria Gregori Torada
Eduardo Montes de Oca
Marcia Collazo Escritora y abogada uruguaya.
Nelia Casado Castro
Josefina Hernández-Téllez
Pilar Sa
Roberto Fernández Retamar
Adelaida de Juan Seiler
Vicente Battista (Narrador argentino)
Marcia Collazo (Narradora uruguaya)
Paloma Wigodzky (Argentina)
José Naves Nasser
José M Valladares Ponce
Lic. Rosa Cristina Báez Valdés “La polilla cubana”
lohania Aruca Alonso
Leticia Becerril Salas
Dr. Jesús Dueñas Becerra
Mariela López Galano
Zaida Cruz Domínguez
Daisy Rubiera
Yasmín S. Portales Machado
Aurora Camacho
Zoraida Amable
María Isabel Díaz
Livia Quintana Llanio
Orieta Cordeiro
Rosalía Arnaes
Amaury Pérez Vidal
Cipe Fridman (Argentina)
Marta María Ramírez
Pedo Pérez-Ortiz (nyc)
Eva Rodríguez
Angel Alonso
Mabel Olalde Azpiri
Marialina Grau
Elena Palacios, directora, guionista y asesora de tv
Pepe Menéndez
Neyda Izquierdo
8 de marzo:

Esther Suárez Durán
Rodolfo Alpízar Castillo
Yoimel González Hernández
Maité Hernández-Lorenzo
Vivian Martínez Tabares
Fátima Patterson Patterson
Consuelo Duany Patterson
María Teresa García Tintoré
Yamilé Coureaux Bogalló
Daisy Sánchez Lezcano
Maribel López Carcasés
Miriam Núñez Benítez
Evelín Gómez Hernández
Eneyda Villalón Puig
María Rita Mancaniello
Alba Babastro Noris
Susana Nicolalde
Gilda Bona
Jorgelina Cerritos
Ana Gianserra
Sahily Moreda Gallardo
Raquel González Pérez
Hemar Montero Velasco
Aurea Martínez Fresno
Ela Guillamón
Rachel Domínguez
Rosa C. Báez
Waldo Franco
Sandra del Valle
Dannys Montes de Oca
Dra Norma Vasallo, Presidenta de la Cátedra de la Mujer de la
Universidad de La Habana
Olga García Yero
Consuelo Elba
Ernesto Pérez Zambrano
Jorge Fornet
Luis Toledo Sande
Vivian Martínez Tabares, crítica, investigadora y editora teatral
Mirta Arbetman-México
Rosa María Ameneiro (ROCHY)
Leslie Salgado

Para adhesiones y/o comentarios, puede escribir a:
cubacontralaviolencia@gmail.com
Se enviarán diariamente actualizaciones con los nombres de las personas que se han sumado a este reclamo. Si desea dejar de recibir estas notificaciones comuníquelo a este mismo correo.

Nueva Declaración

Agradecemos el apoyo recibido al llamamiento tod@s contra la violencia y, aunque reconocemos  el derecho de cada persona a defender aquellas
causas que considere justas, declaramos que:

Rechazamos la manipulación política de este caso, con su consecuente naturalización de la violencia contra la mujer, así como la repetida agresión a la víctima, al exponerla repetidamente sin consideración alguna.

Nuestro llamamiento fue leído en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba durante la VI Bienal de Dramaturgia Femenina “La escritura de las diferencias” porque estábamos participando en ella, pero no es una declaración de la bienal, ni de ninguna institución cubana, sino una acción ciudadana coherente con nuestro reclamo de una cultura de paz y sin violencia para nuestro país.

El caso de marras demuestra la urgencia de impulsar la aprobación de una ley sobre la violencia de género en Cuba; la necesidad de capacitar a quienes deben recibir y procesar las denuncias y de crear centros de atención y apoyo a las víctimas.

Seguiremos trabajando por ampliar los espacios de discusión del tema y por contribuir a la eliminación de la violencia contra la mujer y por
motivos de género en nuestra sociedad, sin responder a agresiones ni cuestionamientos espurios.

La Habana, 10 de marzo, 2013.

Sandra Álvarez, Marilyn Bobes, Luisa Campuzano, Zaida Capote Cruz,
Danae Diéguez, Laidi Fernández de Juan, Lirians Gordillo Piña y Helen
Hernández Hormilla

________________________________________
[1] Veáse a continuación la carta “Lamentaciones y esperanzas por un nuevo escritor encarcelado” enviada por el escritor Rafael Alcides
sobre el caso citado. El texto es una muestra de que la lucha contra la violencia hacia las mujeres en Cuba precisa aún un trabajo arduo,
eficaz y sostenido.

Lamentaciones y esperanzas por un nuevo escritor encarcelado

De Rafael Alcides
A Ángel Santiesteban

Querido Ángel:

Me cuentan que a partir de pasado mañana, jueves 28, pasarás a engrosar la larga lista personalidades que en diversas épocas y circunstancias de nuestra historia nacional han sido condenadas a años de cárcel, y lo lamento. En tu caso no ha sido por razones políticas, según he oído. Ni tampoco ha sido por desfalcar la caja de un banco, por matar, por tráfico de drogas, por robo de secretos de Estado, por usura, por chantaje, por
prostitución, por venta de visas falsas o no, nada de eso. En tu caso ha sido por una simple riña con tu ex mujer y madre de tu hijo. O sea, nada nuevo en el mundo. Una de tantas disputas entre parejas que dejaron de serlo, magnificadas por las mismas pasiones que a ellos los dejaran al garete, y lo lamento Ángel. Lo lamento por ti y por tu ex mujer y por tu hijo.

Lamento, asimismo, que esta curiosa fórmula de la que tan gloriosas reconciliaciones salieron a menudo, no haya sido tenida en cuenta por los instructores que se encargaron de tu caso, ni por los magistrados que te sancionaron en la Audiencia a cinco años de prisión, ni por el Tribunal Supremo. Todo esto lo lamento, Ángel, pero me quedan las esperanzas. Tengo la esperanza de que los escritores del mundo entero hagan suya
tu causa cuando se conozcan los hechos, despojados de la magnificación que le dio la parte acusadora, a lo mejor manipulada por personas que
no te quieren, pues en este mundo donde sobra la bondad, no falta la envidia. Párate en una esquina e interroga a la gente en ese sentido.

Haz ese ejercicio.

Tengo la esperanza de que junto a los escritores se pronuncien los gobiernos, ¿por qué no?, la ONU, el Papa, Dios mismo que tan discreto pero efectivo a la vez suele ser en estas cosas. Tengo la esperanza de que a todo aquel a quien en este planeta le sobre un dólar lance un tuit dirigido al presidente Raúl Castro informándole de esta arbitrariedad o tal vez exceso de pasión del poder judicial, o deje su protesta consignada en una página web que acaso se le ocurra abrir y administrar a alguno de tus lectores del extranjero… Pero tal vez nada de esto sea necesario. Pues también tengo la esperanza de que la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, nuestra querida UNEAC, Ángel, nuestra UNEAC, por espíritu de justicia y por cautela, consciente de la tremenda polvareda a que en el mundo pueda dar lugar el desacierto (incompetencia, y aun fraude le han
llamado algunos, yo no) de los magistrados que manejaron tu causa, se movilice en el acto, acuda al Buró Político, exponga allí las partes
sensibles de este delicado asunto que nunca debió exceder el ámbito de la cuadra. Sí, Ángel, confiemos en la justicia de los hombres y en la
de Dios sobre todo. Dicha por la ley la última palabra, ahora le toca a la justicia hacer su entrada en escena. Yo confío en ella.
No serías el primero en obtener sus favores. Caso que no te indulten, lo que en Cuba no es costumbre, podría el gobierno darle un carácter
simbólico a tu sanción, o digamos, reducida al mínimo, mandarte a cumplirla en tu casa, de modo que puedas seguir escribiendo y recibiendo a tus amigos sin desautorizar del todo a tus desacertados magistrados. Se ha hecho con otros. Que yo recuerde, se habló una vez de alguien que en uno de esos malos momentos que suelen tenerse en la vida, sacó raudo su pistola y le voló la tapa de los sesos a un imprudente; otra vez oí de un automovilista que yendo por una carretera de la antigua provincia de Oriente tomado y a exceso de velocidad mató a alguien, y se le echó polvo a eso; y sé de más de uno que por azares, porque les tocó, atropellaron o mataron a alguien a quien no vieron o que se les metió delante del automóvil, y tampoco pasó nada. Y ya en el drama de carácter folklórico que tan divertido suele ser, pero que drama al fin no deja de sacar lágrimas, no puedo olvidar a cierto amigo, ya difunto, que por una disputa con su mujer, empeñada, con esa inocente coquetería de las mujeres, en ponerse una trusa que él entendió intolerable, en el colmo de una cólera más temible que la de Aquiles, atacó su casa con bazuca y todo, dispuesto a no dejar allí ni el recuerdo de aquella trusa malvada. Y es famoso el caso de un deportista que pusiera una bomba en el motor del automóvil del marido de su ex mujer.

¿Favoritismo? ¿Venalidad? ¿Abuso de poder? No lo creo así, Ángel. Son, sí, de hecho, acciones de antemano condenadas por la ley, Pero la ley
es sorda, es ciega, la ley sólo tiene boca para dictar sentencia y manos para agarrarte y llevarte al paredón en ocasiones. La justicia, en cambio, puede mirar, y mira si es justicia de veras, lo que la ley no podría ver. La ley juzga a la criatura por su peor momento, el que la llevó a comparecer ante ella; la justicia en cambio la juzga por su mejor momento.
Carlos Manuel de Céspedes fue a menudo autoritario y aun tiránico, y en ocasiones solapadito. Pensar en su golpe de estado a Aguilera, pensar en los esclavos a los que les dio la libertad en la noche de su alzamiento en el ingenio La Demajagua. No le dio la libertad a nadie. Los esclavos no eran suyos puesto que tampoco lo era el ingenio. Era de su hermano Eduardo quien por cierto lo tenía perdido en deudas de juego, y además –además!–, aquellos esclavos de su gesto para la galería eran unos ancianos ya. Empero, ni por estas astucias ni por aquella alevosía inicial podría calcularse el alma de Carlos Manuel de Céspedes sino por por su postura cuando el enemigo español le toma prisionero a su hijo Oscar, porque es allí, en ese momento, cuando el pequeño hombre ambicioso de gloria se levanta de pronto en su estatura de Padre de la Patria de los cubanos para todos los tiempos.

Los favorecidos que te mencionaba a manera de breves “botones de muestra” (como solía decirse cuando yo era niño) merecían justicia, Ángel Santiesteban, la merecían: esto es comprensión, reconocimiento –no perdón, no caridad, no: reconocimiento–, por su vida de servicios a la nación a cuya gloria habían contribuido. Estuvieron en la Sierra o fueron asaltantes de Palacio o trajeron títulos mundiales para Cuba.
Tú, desde luego –lo sabemos–, no eres deportista, ni tampoco estuviste en la Sierra. La escuela de comandantes de la Sierra cerró muchos años
antes de que nacieras. Pero eres un héroe de la cultura, eres un autor laureado, un hombre que ha dedicado ya más de la mitad de tu vida a
escribir, y a ganar premios que honran al país, a la patria, esa entidad mayor y para siempre, porque los gobiernos pasan, Ángel, pasan, pero la patria permanece.

Tengo por eso la esperanza de que no te den menos de lo que a otros héroes se les dio. El hecho de que se dé la casualidad de que también seas disidente, hombre de la oposición política, no creo que cuente. La oposición es el partido más numeroso del mundo, en todos los países el sesenta o setenta por cierto de la población pertenece a la oposición sin que eso se considere un demérito. En definitiva, todos los que después fueron poder estuvieron antes en la oposición. Mira al pobrecito Mandela. En todo caso, mi querido amigo Ángel Santiesteban, estamos hablando de
justicia, no de política. De justicia. Y mi memoria del porvenir, y mi experiencia de ochenta años de vivir en este mundo –los que cumpliré
ahora en junio si Dios me lo permite–, me dicen, me están diciendo que se te hará justicia, Ángel, que saldrás bajo un régimen de prisión
domiciliaria a purgar esa riña familiar, con una pena acorde a lo que dentro de unos años, después de todo, será folklore en el barrio,chiste incluso de tu ex esposa: “El susto que le hice pasar”, la oigo diciendo mientras ella allá en esos días de entonces juega dominó o le sirve té a las visitas y yo en esta madrugada del 27 de febrero del 2013, termino de escribir estas lamentaciones y esperanzas, que también serán folklore.

Rafael Alcides

Visitante Calle 13 romper con lo establecido, ser auténticos

In Arts, Calle 13, Musica on October 5, 2012 at 10:14 am

 

 

Varios Autores, tomado de cubahora.cu

 

Él, Visitante. Su hermano, Residente. Los seudónimos provienen de la rutina de identificación que solía pedir un guardia de seguridad que custodiaba la Calle 13. “¿Visitante o residente?”, acostumbraba preguntar a todos los que accedían al barrio donde se ubicaba la casa del padre, situada en un pueblo de San Juan, Puerto Rico. De ahí también proviene el nombre de la banda. Esta vez, encontramos al músico Eduardo Cabra en su otra casa: Cuba, donde estuvo conversando con La Calle del Medio por más de dos horas.

¿Se puede decir que Calle 13 es una agrupación musical familiar, en la que han participado contigo tu hermana PG13, tu madrastra y tu hermanastro?

Lo que pasa es que tengo una familia compleja, con muchos divorcios, pero al final para bien. Primero mi papá y mi mamá me tuvieron a mí y se divorciaron. Luego, mi papá conoció a mi madrastra y tuvieron retoños. Ya mi madrastra tenía un grupo de chamaquitos. ¡Entonces se formó la famlia! Mi papá y mi madrastra (que es como mi mamá también) han sido responsables de que todos nos llevemos bien, por el bien de los hijos. Se fue construyendo ese amor familiar pero grande, porque son muchas familias que componen la familia. Mi mamá desde chamaquito comenzó a ponerme en clases de música, de piano. Mi papá es músico, es guitarrista, es bajista, pianista, cantante y todavía anda tocando por ahí. Flor (que es la mamá de mi hermano) es actriz, igual que mi hermana mayor. Entonces, en la casa el arte se convirtió en una posibilidad, en un país en que el arte no lo es. Aquí en Cuba el arte se ve como una posibilidad, pero yo creo que allá se ve como un hobby.

¿Qué importancia tuvo en tu formación el tránsito por Bayanga, una banda que fusionaba rock con batucada brasileña?

Agarré mucho golpe ahí por inexperiencia, aprendí par de trucos, lo que es montar un show en vivo, aprendí lo que es que te roben el dinero. Hubo gente que nos robó dinero. Los managers nos decían que íbamos a cobrar una cantidad cuando en realidad ellos cobraban mucho más, y además de eso, los cabrones nos cobraban un porcentaje. Encima de todo nos multaban.

Estuve cinco años ahí, pero eso fue de la nada. Los dos proyectos en los que estuve nacieron de cero, era como sacarlos de la tierra, conceptualizarlos y hacerlos. No era algo que existía y yo me sumé. Estoy acostumbrado a eso, a conceptualizar un proyecto y sacarlo. Es lo que más me place en la música.

Calle 13 de pronto dio un salto del anonimato hasta convertirse, en menos de un año, en un grupo muy conocido, hecho que dio nombre a uno de sus temas, La fokin’ moda. ¿A qué crees que se haya debido?

Se aprovecharon un par de cosas. Internet fue una vía por la que se regó la música. También era una propuesta que tenía una estética diferente. Quizás cuando salió, la gente no le veía mucho futuro. Siempre se pensó que era una propuesta que subsistía por la moda y que estaba condenada a desaparecer, pero nosotros teníamos el hambre de sentir que estábamos haciendo algo por una razón.

-¿Cuál es la razón de ser de esa propuesta?

Desde afuera tiene como dos miradas. Está la primera, que es la de Atrévete, y está la otra donde ya había una causa social, había sustancia; pero yo creo que desde un principio la cuestión era ser genuino. Desde Atrévete y a se estaban proponiendo sustancias. La música estaba incluyendo instrumentación, orgánica, y eso es lo que rige la propuesta sonora.

Se podría decir que Atrévete ha sido el tema más exitoso del grupo. ¿Qué hay detrás de esta canción pegajosa?

Yo creo que está súper claro, es romper con lo establecido, ser genuinos. Yo creo que no es muy difícil romper con eso, porque ya todo está demasiado establecido. En la música hay una tendencia a irse por la vía fácil. Algunos músicos dicen: “Si a ustedes les funcionó, a mí también me funcionará”.

Esta es otra forma de trabajar la música, es como decir: “vamos a llevarles la contraria, pero también manteniendo la esencia”. Por ejemplo, está Atrévete, pero también Querido FBI, que salieron más o menos para el mismo momento. El tema de Latinoamérica no hubiese podido llegar a la gente si no se hubiera hecho Atrévete seis años atrás.

A mí me gusta el folclor, es una raíz, y de ahí es de donde sale todo; después mezclo cosas que sean amables al oído de la gente ahora, y ahí tú le vas llevando pues.

-Te referiste a Querido FBI, una canción lanzada a solo 30 horas del asesinato del líder machetero Filiberto Ojeda Ríos. ¿Cuándo Calle 13 toma una conciencia social realmente? ¿Se definirían hoy como un grupo musical defensor de causas sociales?

La conciencia social siempre estuvo. Yo creo que es algo familiar, que proviene de la forma en que nos criaron, eso estaba ya corriendo por las venas. Querido FBI salió antes del primer disco, para que tú veas que esa preocupación venía desde antes de que saliera la propuesta. Ya en el segundo disco está Pal Norte, que habla sobre el problema de la emigración; y después, en el tercer disco, el tema social está en La Perla. Las canciones hablan siempre de diferentes problemáticas. En este último disco está Latinoamérica, que también ha sido súper importante. Yo creo que es un grupo que habla sobre las cosas que nos rodean. Si nosotros nos identificamos con una causa, muy bien nos pueden usar como tablón de expresión pública y nos pueden sumar a una causa que verdaderamente haga falta y que socialmente sirva de ayuda. Siempre tratamos de mantener los costos bajos de los conciertos, porque a veces se pasan de la raya y quieren ponerlos bien altos.

-En presentaciones en vivo, Eduardo Cabra puede ser visto tocando una gran variedad de instrumentos. ¿Cómo has logrado esa versatilidad artística?

El piano fue muy buena base. Pero me impulsó también la necesidad. Cada vez que nos hacía falta alguien que tocara algún instrumento y no lo encontrábamos, lo pedía prestado o me compraba el instrumento, y de esa manera tengo un montón en casa.

Fíjate, yo trato de interpretarlos a mi manera. Hay muchos temas en los discos de nosotros, como por ejemplo Latinoamérica, en los que hay cuatros venezolanos y yo no soy cuatrista, pero lo interpreto a mi manera. Es cuestión de sonoridad. Hay sonidos que están en la cabeza de uno, y uno trata de sacarlos. Yo empiezo a probar esto y lo otro. Entonces, así voy buscándoles el sonido a las cosas.

-Visitante, se dice que estás influenciado fuertemente por la electrónica, la música global y, particularmente, por el folclor latinoamericano y la música popular. ¿En qué género se inscribe Calle 13?

Lo que nosotros hacemos no entra dentro de ningún género, lo que hacemos es mezclar géneros. Calle 13 pretende estimular otro discurso, lo auténtico. Es mezclar, como la “ropa vieja” que tú la desmenuzas, de eso se trata. Así van evolucionando los idiomas. Eso está súper probado. De repente entras en la historia de la humanidad y te das cuenta de que venían unos tipos y se metían acá y la jerga de esos se mezclaba con esta; así, del latín salieron todos estos idiomas. La música es como los idiomas, y cuando va pasando el tiempo se va mezclando esto con aquello y se van haciendo nuevas músicas.

Podríamos decir que Residente y Visitante son la combinación perfecta. Uno aporta la sonoridad que cautiva, y el otro, las letras que llegan al corazón del público. ¿Cómo lidian estos dos hermanos con la diversidad de criterios en el trabajo?

Bueno, mi hermano es un poquito más eufórico, yo soy un poquito más analítico, por eso nos complementamos bien. Él es el que le echa el carbón al grupo. Yo soy más pausado, más cauteloso y quizás puedo pensar un poquito más las cosas. A la hora de trabajar, lo hacemos con la misma pasión, con la misma química. El momento creativo es muy importante y ahí se crean unos debates sobre lo que debe y no debe ser. Siempre llegamos a un acuerdo y tratamos de salir satisfechos.

Residente reconoció que el reguetón fue el que le abrió las puertas, y de no haber sido por este género nunca habría llegado a ser músico. Sin embargo, aquí en Cuba se ha abierto un debate sobre la legitimación del género.

¿Qué opinas del reguetón cubano? ¿Lo conoces?

Sí, lo conozco. Y pienso que ahora mismo aquí esta súper fuerte, es en el lugar donde más fuerte está, porque en el resto del mundo ya se escucha más como música de discoteca, y está bien que se mantenga eso, pero si le dieran una nueva vuelta puede ser mejor. Yo no estoy en contra del movimiento del reguetón ni nada, pero me parece que cada propuesta puede tener un lenguaje diferente, y me parece gracioso que se parezca y traten de imitar tanto al reguetón puertorriqueño. Sale cualquier reguetonero y tiene los mismos gestos, el mismo lenguaje, el mismo tono. Yo creo que es bueno que se mezclen, que de repente agarren una cosa de un lugar y lo interpreten de otra manera en otro, como se ha hecho con la cumbia y como nosotros, que hemos interpretado el reguetón a nuestra manera. Meterle una timba a un reguetón no signifca que estés revolucionando el género, ni que uno es mejor que otro.

Estamos hablando de propuestas, yo creo que el reguetón más que un ritmo es una propuesta, es un estilo de vida, es un estilo de hacer los videos también, las letras son las mismas, en las temáticas hablan de lo mismo. Con todo lo que está pasando en el planeta, y no solo en el planeta, en el barrio de tu casa hay un montón de cosas de las que hablar que están chéveres. Tampoco es irnos totalmente a lo social, no, es un balance, porque yo creo que de eso se trata la vida de todos nosotros. Nos reímos, nos encojonamos, la pasamos cabrón, hay tristezas. Yo creo en ese tipo de propuestas que reflejen lo que siente el creador del tema. Lo que sí estoy es en contra de la censura, y pienso que deberían de ponerlos en la radio, que lo pongan súper a fuego.

¿Tú sabes por qué? Porque eso de que estén censurados le da a la gente como un hambre de escuchar. Te lo digo por experiencia, porque nosotros no lo hacemos para que nos censuren, pero ahora mismo en San Juan estamos censurados totalmente, y precisamente ahora, cuando estamos siendo censurados, es cuando la gente esta poniéndose a entender la propuesta y a escucharnos. La censura lo que hace es levantar la audiencia, lo vuelve más atractivo, lo prohibido siempre llama la atención.

-Tú decías que el reguetón es un estilo de vida. Me llama la atención que la inmensa mayoría de los reguetoneros puertorriqueños a los que imitan los cubanos exhiben un estilo de vida ostentoso, o tratan de aparentarlo, que es exactamente lo contrario de lo que hacen ustedes. ¿A qué piensas que se debe esto?

Sí, pero eso es parte de la propuesta también. Nosotros no somos unas personas de estar en la especuladera, como se dice aquí. Lo curioso de todo esto, ahora que tú me haces la comparación, es que hubo una época así en mi país, pero ya no es como antes. Yo creo que ya se trascendió esa época del reguetón excesivamente ostentoso; siempre queda algo, pero ya no es como antes que salían en los videos con un Ferrari del año. Realmente no sé a qué se debe esto. Pienso que quizás puede ser imitando los videos de los Estados Unidos, como los de 50 cent s. Esa es la película de los gringos.

Esto no es en tono de crítica, son observaciones. Estaría chévere que el reguetón cubano tuviera un poquito de más variedad. Ya se convirtió en una fórmula que se ha regado. Sería bueno romper con eso, desarrollarlo para bien y que hubiese otro discurso. Lo bueno de eso es que este es un género con que se le llega al pueblo, que es lo que nosotros agarramos.

-Sin embargo, ustedes forman parte del star-system (sistema de estrellas) y tienen numerosos premios Grammy. ¿Cómo lidian con eso a la vez que intentan defender un proyecto alternativo?

Bueno, los Grammy son importantes porque de repente le puedes llegar a más gente y de alguna manera validas la propuesta y la calidad del producto, pero tampoco es que la vida de nosotros gire alrededor de un Grammy. Bien que nos lo den, pero normal también.

-¿No se consideran estrellas?

Yo soy un músico que está en la lucha, yo me siento así. Un músico que está ahí en la lucha haciendo música, tratando de curarme, de presionarme también con mi trabajo. Eso es lo que yo trato de ser. Me paro igual en las esquinas, no le doy mucha importancia a eso y sú-per a fuego si la gente se acerca. Hay veces que uno quiere estar tranquilo, pero siempre uno encuentra una esquinita donde reposar. Ahora mismo estoy tranquilo aquí.

-Ahora estás tranquilo aquí con la cantante Diana Fuentes, tu esposa, que es cubana. ¿Cómo convive un puertorriqueño con una cubana? ¿Cómo es el entendimiento cultural?

Hay muchas cosas similares, y yo se lo he adjudicado a la cuestión de ser isleños. A nosotros como isleños nos rodea agua. Por más pequeños que seamos —y Puerto Rico yo creo que cabe como cincuenta veces en el espacio de Cuba, siempre pensamos que somos un continente, que somos lo más grande. Todo es lejos para nosotros, yo creo que para ustedes también. Creo que nos parecemos. El tema del clima, la gente también, que es súper chévere, la forma de bregar. Imagínate, en otros países tú dejas el refrigerador abierto, que se le salga el aire y no pasa nada. No, nosotros enseguida decimos: ciérralo rápido, que se va el aire y se jode. Son creencias culturales como esas las que nos hacen parecidos.

-¿Y no sientes que hay influencias norteamericanas que los distancian un poco de los cubanos?

En Puerto Rico existen, por supuesto. No sé si nos distancian tanto, porque de alguna manera aquí llegan esas influencias norteamericanas por la música y los videos. Nosotros, obviamente, tenemos un poquito más, porque de repente enciendes el televisor y está MTV bombardeándote de información, pero yo creo que todo el mundo está expuesto a eso. Vas a España y ves un concierto de música norteamericana. En Puerto Rico eso es lo que más abunda; como colonia que somos, no tenemos otras posibilidades. Yo estaba hablando con Diana de lo complicado que es para Puerto Rico la condición de colonia, porque ahora mismo, en la CELAC nosotros no teníamos representación como país latinoamericano. Yo me siento latinoamericano, yo hablo español, yo tengo la influencia del tambor igual que la tienen ustedes, con otra vuelta, con otra onda, pero está ahí. Yo me siento más cerca de abajo que de ningún otro lugar. Entonces tampoco tenemos representación en el Congreso de losEstados Unidos porque somos un territorio no afiliado, somos una finca, una finquita ahí, tierra de nadie.

-¿Cuál debiera ser la solución?

Yo pienso que deberíamos tener la independencia. Es algo para lo que la educación es súper importante. En Puerto Rico hay que invertir en la educación, hay que meterle a eso. La mayoría no ve la independencia como una opción. De alguna manera uno se siente abandonado. No somos parte de ningún gremio latinoamericano, pero tampoco en los Estados Unidos te quieren. Uno se siente como que nadie te quiere.

-¿Te sientes bien en Cuba?

Siempre me he sentido súper bien aquí. Es que la familia es importante. L a que me adoptó ahora es tremenda, son buenísimos. Y mi esposa brilla de otra manera cuando está en su tierra. Nosotros estamos en constante movimiento todo el tiempo, pero no hay un lugar donde ella brille más que aquí. Para nosotros es muy importante mantener el vínculo acá y mantener todo lo que ella ha vivido y su vida futura también. Y cuando tengamos hijos también queremos mantener todo eso. Además de que siempre la historia para mí ha sido como algo supremo. Y la de Cuba me ha parecido fascinante. Puerto Rico y Cuba anduvieron de forma paralela en la historia; es como si separasen a dos hermanos y a uno lo pusieran en un lugar y al otro en otro.

Ya lo dijo Lola Rodríguez de Tió: “Cuba y Puerto Rico son de un pájaro las dos alas”.

Sí, Lola Rodríguez. La gente dice que la frase es de Martí, pero no es de Martí. Lola Rodríguez fue una puertorriqueña que está enterrada aquí en Cuba. Ella dijo que no quería que la enterraran en Puerto Rico, porque quería estar enterrada en tierra libre.

Puerto Rico y Cuba siempre fueron dos hermanitos creciendo juntos, hasta que al final uno agarró para un lado y otro para otro. Estaría bueno hacer un programa de televisión de estos donde se reencuentra a la familia, y que Puerto Rico y Cuba sean la primera emisión. En mi país hay mucha desinformación, hay mucha gente que ha perdido la educación. En la escuela de allá no se enseña historia latinoamericana. Creo que la comunicación entre los latinoamericanos es muy importante, podemos aprovechar mejor los valiosos recursos que tenemos. Puerto Rico pudiese ser de los más beneficiados con eso, de que se unan y de alguna manera nos sirvan de apoyo, porque la verdad es que no tenemos ninguna ayuda. Hace unos meses atrás la presidenta de Argentina dijo que la única colonia en Latinoamérica eran las islas Malvinas, o sea, desconocía que Puerto Rico también es una colonia. Quizás, si hubiera habido una Latinoamérica unida, ella no se hubiera confundido de esa manera.

¿Cuánto ha aportado Diana a tu manera de ver la música?

Diana me ha acercado a la música. Imagínate, compartir también la música con la persona que amas, que es algo con lo que yo siempre fui muy celoso. A ella le regalé todo, le regalé mi vida entera, le regalé la música, y entonces eso me ha acercado más a la música. Ella la respeta tanto como yo. Entonces se convirtió en eso, en entender más la música y en entenderla a el la que es música viva. Para hacer este disco pasamos tanto tiempo juntos, que de alguna manera ella sabe en lo que yo estoy cuando escucho algo. Yo sé que ella entiende lo que yo estoy tratando de lograr, y lo que estoy pensando. Es otra forma de comunicarnos.

-¿Cómo es Eduardo Cabra?

Un tipo tranquilo que cuando está molesto no se le nota. Me gustan las cosas sencillas, no complicarme la v ida, n i complicársela a la gente tampoco. Me gusta también luchar por las cosas, aunque no sean reconocidas, hacer boberías y hacerme la idea de que en algún momento en la historia serán reconocidas, aunque al final me da igual.

-¿Qué mensaje enviarías a los músicos de América Latina?

Que la música de verdad, la música que sale del corazón y que se está haciendo sin ningún interés, al final triunfa sola, aunque tome cinco, diez, veinte, treinta, cuarenta años, eso solo va a salir para arriba. Pero si tú estás pensando en la música como un medio para lograr algo y te desgastas en pensar en cosas que no son importantes, si estás pensando desde el principio en el dinero, no brother, puede que tengas un golpe de suerte y en un momento te vaya bien, pero eso no va a durar para siempre.

Yo como compositor me imagino haciendo música hasta que me muera, esa es mi meta, que lo que esté haciendo ahora también sea motivo para que cuando yo sea viejo me sienta orgulloso de lo que hice, que cuando yo sea viejo pueda tocar mi propios temas y curarme. Yo creo que de eso se trata la música.

Tras los sueños

In Architecture, Arts, CAFE, CENESEX, Cuba, Miami/Cuba on September 12, 2012 at 11:46 am
Publicado originalmente en La Jiribilla

Carta de Carlos Acosta

La historia comenzó de esta manera: viendo acercarse lo inevitable, ese día en que tendré que abandonar para siempre los escenarios que hicieron posible mi carrera, me he preguntado innumerables veces que me deparará el futuro.

Es la interrogante que me viene persiguiendo desde hace algún tiempo como una amenaza constante y permanente. Concluí que lo que más sentido tenía era dejarle un legado a mi país, a mi gente, en fin, por ser cubano, que sé yo. Se me ocurrió que tal vez podría crear mi propia obra como hicieron Alicia y Fernando Alonso, al crear la compañía cubana de ballet y la escuela de donde salimos todos los estudiantes de este género. Después de comentar el tema con amigos, autoridades del país, etc., y de haber dado dos o tres recorridos por La Habana en busca de una posible sede compatible con mis ideas, llegué a la antigua escuela de ballet diseñada por el arquitecto Vittorio Garatti. Me enamoré de ese lugar, como le sucede a todo el mundo que se encuentra frente a tal impactante inmueble. “Mucho dinero para salvarla. Es una locura” me dijeron dos o tres amigos para protegerme de los posibles dolores de cabeza que significaría embarcarse en tal colosal cometido.
Se me ocurrió que tal vez ese dolor de cabeza podía ser mi legado, rescatar ese gran patrimonio nacional con la ayuda de una recaudación de fondos, encauzando a mis amigos y entusiastas de las artes a unirse a esta visión, y crear un gran centro de arte, que fuese el motor impulsor de una idea todavía superior a la mía, la de crear la ciudad de las artes, un gran parque artístico único referente de su tipo en el mundo, adonde millones de personas de todas partes del planeta querrán venir en Cuba para sumar dicha experiencia a su gran lista de vivencias. Imagínense que cosa más linda: Natalie Portman dando un taller sobre Shakespeare en la facultad de arte dramático, mientras la Sinfónica Nacional nos deleita con un concierto de Bach al fresco, y al mismo tiempo, en el museo de arte contemporáneo (una idea nueva que bien podría proyectarse en las vecindades), se exponen las últimas obras de Ai Wei Wei y de Damian Hirst, mientras la Ópera de París nos baila El Lago de los cisnes en el teatro de la antigua escuela, devenida en centro de arte, y después nos iremos, para concluir la noche, al concierto de Steve Wonder en una gran carpa situada en los alrededores; y en medio de esto están nuestros niños y jóvenes aprendiendo y nutriéndose de todo el entorno.
Ustedes me dirán “coño Carlos, no hay que exagerar” y yo les responderé que eso de “no hay que exagerar” fue lo mismo que me dijeron cuando manifesté mi deseo de traer al Royal Ballet a La Habana y lo logré. El Royal Ballet se gastó alrededor de 2 millones de libras en dicha empresa de regalo para Cuba. Así que ¡vuela alto mulato! como me dijo un buen amigo.
Pregunto: ¿No es una idea verdaderamente hermosa? Pues más hermoso aún es el hecho de que a Cuba no le costará un centavo y todo este gran parque artístico podría aportar el dinero que necesita el MINCULT para rescatar otras entidades artísticas en crisis y que pueda restaurar los teatros de la Isla, para que cuando el Royal Ballet vuelva a Cuba no se vea limitado a bailar solamente en La Habana, sino que pueda llevar sus actuaciones a Oriente y demás latitudes del país. De esta forma La Habana crecería, creando actividades recreacionales y artísticas diversas, que no compitan con aquellas que se ofrecen en el centro histórico y así el turista se ve obligado a repetir su visita a nuestro país, porque se le han quedado cosas pendientes por ver y así se incrementa la economía de todos: la estatal y la individual, y al mismo tiempo los cubanos podrían disfrutar de todo esto, sin necesidad de someterse a pagar las grandes tarifas, al ser el sector turístico quien podrá proporcionar dicha comodidad.
Algunos puntos a aclarar:
Norman Foster: la participación de Norman Foster se limita a crear una maqueta de la edificación existente, para que el donante, en los numerosos eventos que llevaremos a cabo, tenga una idea de lo que se trata, y también producir un estudio de los posibles costos implicados en el proceso de restauración. Para lograr esto, Norman envió al arquitecto Juan Vieira y al ingeniero Roger Ridsdill Smith.
El arquitecto Universo García y el ingeniero Sánchez Lagarza les aportaron la información de los estudios previamente realizados, incluyendo aquellos que detallaban las distintas amenazas de inundaciones del río Quibú.
La prensa internacional automáticamente asume que un arquitecto de la talla de Norman Foster sería incapaz de aceptar un proyecto que no le ofreciera sumo control de hacer y deshacer, y es ahí la razón de las malas interpretaciones, pues a nadie le cabe en la cabeza que alguien como Norman Foster tenga la nobleza de limitarse solo a querer ayudar a rescatar una edificación que él mismo considera vanguardista dentro de la arquitectura del siglo veinte.
Esta es la realidad, y Norman Foster ha acogido este proyecto donando sus servicios completamente gratuitos. Desde el principio se lo expliqué a Garatti en Londres, agregando que su obra en todo su conjunto era insuperable e inmejorable, y al parecer no me entendió. Le hablé de que sí habría que adaptar los espacios al nuevo funcionamiento, sin comprometer por supuesto la arquitectura.
Por ejemplo: las aulas de docencia no servirán pues el centro no enseñará matemática, ni español, y sí podrían ser utilizadas como alojamiento para estudiantes extranjeros que tomen parte en cursos de verano y talleres danzarios. Tenemos que tener humildad y reconocer que la participación de Norman Foster es quizá lo más grande que le pueda haber pasado a la obra de Garatti. Si hay algún momento que esa obra podría terminarse es ahora gracias al interés de Foster de legitimar este proyecto, al aportar sus servicios y su nombre.
Carta de Garatti: en la carta de Vittorio Garatti a Fidel y a Raúl, dijo algo de que yo pretendía utilizar la edificación de manera privada, o algo por el estilo. La verdad es que no sé a lo que se refiere pues es patrimonio cubano. Imagínense alguien que sea dueño del Capitolio.
Sobre su idea original: en su momento fue un proyecto relevante. En la actualidad volver a convertir la edificación en escuela de ballet representaría para el país un gasto innecesario. La actual escuela de ballet ubicada en Prado está muy bien donde está, pues se encuentra a pocos metros del teatro García Lorca, que imagino que en su momento  albergará a la Compañía Nacional de Ballet y a la Ópera lírica, convirtiéndolo en “la casa de la ópera y el ballet”, como la tienen todas las naciones que se respeten en cuestiones de arte; el equivalente cubano a El Teatro Bolshoi, La Opera de París, El Royal Opera House, etc.
Esto nuestra nación lo merece por poseer un genuino culto al teatro.
Sobre el teatro: Vittorio había diseñado el teatro de la escuela con la intención de que fuese un laboratorio coreográfico. ¿Alguien sabe lo que es eso? Yo, que sé un poco sobre el tema, le respondí que eso no existe, pues las coreografías se crean en los estudios de ballet. Mientras tanto se tiene un posible gran teatro subutilizado, que podría generar fondos para que el centro fuera auto sostenible. En la actualidad hay que soñar con la calculadora en las manos pues los sueños son caros y no creo que el país esté en condiciones de pagar por ellos. ¿O no?
Acuerdo: Vittorio Garatti firmó un documento, o sea, estuvo de acuerdo con todos los puntos que se debatieron. Yo le aclaré punto por punto, en un recorrido que hicimos por la escuela, mi visión y el porqué de su funcionamiento. Estuvieron presentes el arquitecto Choy y su colega Christian.
El artículo del Sunday Times: completamente fuera de contexto. Sensacionalizada toda la información. Da la impresión que yo me fui de Cuba hace mucho tiempo y que solamente regreso ahora con capa y espada. El artículo era supuestamente sobre el estreno de una película que filmé en Cuba hace dos años. En fin, eso es lo que hacen los cronistas: crear polémica y así vender más periódicos.
Júzguenme por mis acciones y no por lo que se dice de mí.
Aspiraciones: son mis mayores deseos poder lograr este proyecto en Cuba, pero podría perfectamente hacerlo en otro país, por ejemplo: Inglaterra.
Mi deseo es dejar algo sólido por lo cual ser recordado, un pedazo de mi alma que continúe ayudando a muchos, aún después que la muerte me haya apagado. No les quepa la menor duda de que lo lograré de cualquier manera.
Conclusiones: Radio Martí, los chismes, los envidiosos, las mediocridades, las miserias humanas, los que no hacen nada para marcar la diferencia y sin embargo impiden la evolución, el progreso, los que no pueden ver más allá de lo que le muestran sus ojos, todas estas personas que también son nuestros hermanos, continúan dividiéndonos.
Brindemos por la buena fe. Que gane la mejor idea no importa de dónde venga. No digamos: “y este qué se piensa”, sino “qué bueno que alguien tuvo la iniciativa”. Tenemos que seguir creciendo como nación, pero para eso es necesario mantenernos siempre unidos.
Carlos Acosta
Londres
Julio 5 del 2012

NYT Photos Don’t Do Justice to Police Presence at Anaheim Protests

In ACLU, Arts, Human Rights/Derechos Humanos, National Lawyers Guild, Occupy Wall Street, US on August 2, 2012 at 12:06 pm

 

By Vivien Weisman Lesnik

Originally published in the  Huffington Post

A picture is worth a thousand words is often used as short hand for the power of an image to convey information and elicit emotion. But a snap shot in time can distort reality and mislead, as is the case of the NYT’s photo of police in formation in Anaheim with the caption” No Passage to Disneyland.”

The real story in Anaheim this weekend was that the protests that were sparked by the Anaheim police killing of two Latino men, Manuel Diaz and Joel Acevedo, was the massive police presence that met a mere 100 to 150 peaceful protestors.

When I arrived at the Anaheim police station I expected to see a police force prepared for a demonstration and possible unruly behavior as tensions had been high all week. Since the shootings, a canine had been unleashed on an unarmed crowd of mostly women and children, and many rounds of non-lethal “rubber bullets” had been fired at the citizens of Anaheim.

Never did I forsee the scene before my eyes. I was shocked and frightened by the show of force. At about 3pm the demonstrators left the APD and marched toward Disneyland.

The NYT photo is taken from a particular angle and at a particular point in time and cropped in such a way that it minimizes the degree of police presence at the scene.

Here is the photo taken minutes later (the police are now wearing riot gear) from a slightly different angle and un-cropped to include what the NYT excluded, the “militarized police” in camouflage fatigues, grenade launchers and battle ready. Why would the APD wear camouflage fatigues? In an urban setting the fatigues have the effect of making the wearer stand out rather than blend and bring to mind a battle zone with all the danger and terror that connotes. The NYT seems to have taken great pains to show us only three policemen because everywhere the eye could see there was a phalanx of said “militarized police.”

The families and friends of the deceased, as well as a mixture of social justice organizations, political left groups, and OWS ( mostly from Orange County, Los Angeles and Oakland with their team of live- streamers), gathered outside of the Anaheim Police station at noon.

The police presence was astounding. Police in and out of riot gear stood in formation behind a rubber barricade. Snipers were on the roofs of the station and the church across the street, with lethal power weapons pointed at the crowd below.

A cavalry of about 20 large horses soon arrived, adding additional tension to the demonstration. Still the most astounding aspect was the fatigue clad “militarized police” presence.

The police presence was disproportionate to the numbers and demeanor of the demonstrators.

The question is why did the NYT seem to downplay the police presence? Is the MSM under a government prohibition of showing photos of this type of display? Is this like the prohibition against showing the coffins and the dead from our wars? Sadly, an outright prohibition would probably be superfluous as the NYT does such a great job of policing itself. The rest of the news organizations seem to fall into formation, including the left establishment press.

If you are reading this blog, Huffington Post continues to be the exception.

The photos, with the exception of the NYT’s, are generously provided by the dedicated streamers, photographers, and activists of OWS and others under Creative Commons.

Sunday afternoon, as the police presence mounted and the arrests began, the demonstrator’s chant “The Whole World is Watching” rang loud. Live-streamers, citizen journalists and activists captured, documented and tweeted.

On Monday, the NYT ultimately muted and distorted.

The elegance of age

In Architecture, Arts, CAFE, Cuba, Cuban Embargo on July 16, 2012 at 2:33 pm
Decades of experimentation with historic and imported styles have created a unique Cuban aesthetic

By Hermes Mallea

Originally publishe in the Financial Times

Those who have never visited Cuba imagine a place that has been frozen in time since dictator Fulgencio Batista was ousted in 1959. There is some truth to this. In spite of a handful of new hotel towers, the mid-century cityscape remains mostly unchanged. After Fidel Castro’s government imposed limitations on construction, the building of private homes took a backseat to public housing projects – so little private residential architecture of note has been built since 1960. As a result, much of Havana’s historic architecture has survived long after most Latin American capitals traded graceful colonial houses for shopping malls and fast food restaurants.
Neglect is apparent in most Havana neighbourhoods, where historic homes now house a multitude of families. Their crumbling structures are kept from collapse by wooden trusses and elaborate braces. Nonetheless, Havana’s houses illustrate every significant architectural style of the 20th century, with outstanding examples from the beaux arts, art deco and mid-century modernism.

The best interiors reflect the city’s mid-19th-century golden era, when Havana was one of the world’s busiest ports. Its warehouses were stocked with European furniture, paintings and sculpture, as well as American luxury goods, all of which made their way into the mansions of the families that had controlled the island’s economy for generations. Cool marble floors, Spanish tile wainscots and beamed ceilings anchored Italian giltwood mirrors and Baccarat chandeliers. Local versions of neo-classical and rococo-revival style furniture were made out of the island’s famed hardwoods.

Wood lattice and glass transoms in Adrian Fernandez’s studioWood lattice and glass transoms in Adrian Fernandez’s studio

Photographer Adrian Fernandez’s apartment was designed in 1956 by architect Mario Romañach. Its high ceilings, flowing spaces and walls of adjustable wood louvres have been hallmarks of the Cuban home since the earliest Spanish settlements. Wood lattices filter the light, blurring the boundary between the interior and exterior, much like the courtyard galleries of Havana’s historic houses.

Lan Gomez and her husband, architect Rodolfo Fofi, moved into another Romañach-designed building when it was completed in 1959. The heart of their apartment is the balcony sitting room, where the walls are made of clay tile jalousies. In typical Havana style, Gomez’s home is layered with decades of collecting: paintings and ceramics by contemporary Cuban artists, handicrafts from trips abroad, 19th-century Cuban furniture and European bentwood pieces. The antique rocking chairs found in both the Gomezes’ and the Fernandezes’ apartments have been the Cuban seating of choice for 150 years.

The swimming pool wing at the British ambassador’s residence in HavanaThe swimming pool wing at the British ambassador’s residence in Havana, Architect Leonardo Morales.

Since the 17th century, grand houses had been constructed within the confines of the city’s fortified walls (breached by the British in 1762). Architecturally, Cuban mansions were adaptations of the Spanish patio house – buildings organised around a central courtyard and popular for centuries throughout Latin America. The harsh climate – brutal sun, torrential rain and annual hurricanes – led to distinctively Cuban details that would become hallmarks of the national style for the next century: walls of adjustable wood louvres and stained glass transoms lined the galleries that surrounded the courtyard, providing shade from the sun and protection from the rain.

The cover of a 1933 edition of Carteles magazineThe cover of a 1933 edition of Carteles magazine, illustrating the cross-pollination of fashionable art deco graphics and Afro-Cuban themes

These spacious galleries were indoor/outdoor areas and the preferred social spaces of Havana’s families, who gathered there to eat while enjoying any available breezes. Palatial homes such as these still line the streets of Old Havana – a Unesco World Heritage site – with their courtyard arcades recalling the last decades of Spain’s colonial rule of the island.

At the end of the first world war Cuba became the world’s leading sugar producer. The sugar boom is associated with the district of Vedado, where developers oriented streets towards the ocean breezes. Havana’s magazines of the period are full of advertisements for American goods, reports on recently built mansions and announcements from French and American decorators who were adapting international fashions to the tastes of the city’s wealthy. As sugar prices rocketed, mill-owners, bankers and politicians enjoyed a lavish lifestyle, building homes in a variety of historical styles: French Second Empire, Florentine Renaissance, Venetian Gothic and the Ecole des Beaux-Arts.

The house of Alfred von SchulthessThe house of Alfred von Schulthess

Havana’s varied styles have created a somewhat hotch-potch feel to the city. However, an exceptional integration of architecture and decoration is found in the former home of the Countess of Revilla de Camargo – a Louis XV style hôtel particulier that is now the Museum of Decorative Arts. There visitors can see her fine French furniture, blue-chip painting and Chinese porcelains. Period photographs show the countess entertaining the Duke and Duchess of Windsor at the end of the second world war. Maison Jansen, the French decorator, created the perfect backdrop for her parties: boiseries, chic sitting rooms, a stately dining room and gardens where orchestras introduced international guests to the mambo, rumba and cha-cha-cha.

By the late 1940s, the rich had again moved on – some to Miramar with its beach and yacht clubs, others to the Country Club Estates. Today, the latter is home to foreign ambassadors’ residences. A highlight is the house of Swiss banker Alfred von Schulthess, which was designed by Austrian modernist Richard Neutra in 1956 and set in a garden by Brazilian Roberto Burle Marx. Although the house is not especially Cuban, there is a strong connection between the interior and the tropical landscape. Today the home serves as the Swiss ambassador’s residence.

Spiral staircase in a rationalist/art deco-style house in Vedado, designed by Rafael de CárdenasSpiral staircase in a rationalist/art deco-style house in Vedado, designed by Rafael de Cárdenas

At the beginning of the revolution, Havana’s architects had found a way to give a Cuban interpretation to international styles, particularly modernism. After centuries of adapting foreign designs, their search for a national identity in architecture resulted in strikingly original works. These “tropical modernist” houses reflect a period of experimentation and show that it is possible to be of the modern world while remaining essentially Cuban.

The hotels built by foreign investors and furnished by the state agency make little reference to Havana’s tropical surroundings. Over the past year, however, more unusual contemporary design has been seen in several paladares, or privately run home restaurants, including an artist’s loft where political murals adorn brick walls. Nowadays Cuban architects and designers seem hopeful that the recent economic reforms, which encourage small-scale entrepreneurship, will bring them new opportunities and allow them to reignite the country’s interest in architecture and interior design.

Architect Hermes Mallea is the author of ‘Great Houses of Havana: A century of Cuban style’ (The Monacelli Press, $75)

The US embargo against Cuba is ridiculous … by gimleteye

In Architecture, Arts, Blockade, Cuba, Cuba/US, Cuban Americans, Cuban Embargo, Culture, Education, Environment, Politics, Travel, US on June 12, 2012 at 11:04 am

… by gimleteye

From  EYE ON MIAMI blog

 

I returned from Cuba yesterday to Miami, less than an hour and a world away. Although I am Anglo. I have lived in the shadow of Cuba for more than two decades.

In Miami, my experience of Cuba has been filtered through a career as a writer, an environmental leader and civic activist struggling against the values and political organization of Cuban American business interests, primarily tied to construction, development and sugar farmers who control politics in Miami and from that base, Florida, and from Florida, the nation.

What hasn’t changed, as a result of my week long cultural visit to the Havana Bienal, is my certainty that while the injuries and suffering of Cuban Americans who lost family, possessions, and their country during the revolution are real, the embargo against Cuba is a failure that serves no purpose.

Cubans know the embargo and its hardships have united their own state; defining hard-liners and moderates and serving to rationalize regional and superpower investments. But it is not fair to say that the embargo serves equal purposes in the United States and Cuba.

Since the late 1950s and the revolution and diaspora, the Florida economy has grown mightily. These decades created a class of Cuban American entrepreneurs and leaders whose power is rooted in Florida land speculation, the construction of suburbs and condominiums, and farmers using Everglades wetlands as their cesspits. Their control is vested through local zoning practices, transportation and national farming and environmental policies endorsed by Congress and the White House irrespective of party control.

Cuba, meanwhile, is a time capsule rooted in the 1950’s. Its significant achievements in universal health care and education are deservedly a matter of national pride. But nowhere on earth has a society been so deeply framed by economic strangulation. Perversely, what the embargo has accomplished is to save Havana (the only part of the nation, I visited on this trip) from Miami-style destruction.

Havana is in an exquisite state of decaying preservation; an oxymoron that also describes the embargo. Equisitely decaying yet existing in its own decay.

In Havana, rainstorms are claiming 18th and 19th century structures that are unfortified against the elements. At the same time as 1950’s era Detroit-made vehicles carry the city on their millionth mile, neighborhoods and houses built in the 20’s, 30’s, 40’s and 50’s exist as testament to entrepreneurial spirit, corruption, life, love and ideological blindness. It is all captured in Havana and suppressed in Miami.

Last week I wrote that the bandwidth for political dialogue is wider in Havana than it is in Miami. Cubans understand perfectly that Hialeah politics are organized around Castro as enemy and villain. They also understand how socialist politics uses Miami as its own bulwark. But in depth, Cubans have their own worries. They may not understand all the ulterior motives: how in the US the revenge motives against Castro empower those whose real purpose is to make money here — millions and billions — by wrecking environmental rules and regulations, controlling building and zoning that might otherwise inhibit platted subdivisions in West and South Miami Dade or restrict water pollution and mercury contamination pouring out of sugar lands south of Lake Okeechobee.

The economic crisis in the United States has not served to open public discourse on these matters. To the contrary, the crisis — in part fomented by the local gears of the Growth Machine well documented on this blog — has served to contract public discussion. Newspapers and television have been crippled by debt and fail the public interest test time and again. Miami voters keep re-electing the same incumbent county and city commissioners based on the litmus test of their virulence against Castro.

Meanwhile, Cubans are engaged in uninhibited discussions around the questions of what happens next. Everything has changed around Cuba — China, Brazil, Latin and South America — and Cuba is finally taking tentative, selective steps to open its economy to change. While the pieces are not in place to make large scale, private investment possible — the small and limited efforts are yielding visible results that should encourage bolder action by a new generation of leaders.

What members of Congress need to understand is that the embargo is now a ridiculous farce. In the 1960’s it served to isolate a nation that had decided to accept a fire hose of economic aid from the Soviet Union. For a time, that assistance allowed an ideology to be artificially supported with no real economic growth.

Today, remittances from Cuban Americans — the majority, from the Miami area — are allowing Cuban entrepreneurs to by-pass the embargo. Small farmers, restaurant owners, and now — private homeowners and car owners, too — represent an army of embargo busters. Cuban Americans have destroyed the embargo on a small scale, while depriving American businesses of the chance to participate in the gradual opening of an economy poised to explode at a time when the domestic US economy, and in Florida particularly, is dependent on the kindness of strangers; foreign investors willing to pick up the slack of crushed housing markets.

One of the most interesting conversations I had was on the return flight to Miami with a Cuban American — I never got his name — who had just completed a visit to relatives in Cuba. He could only spend a weekend there because he had to return to work, Monday. I asked him, could the embargo ever work? He said, yes but that you would have to cut off everything. What he meant, was that the tens of thousands of lifelines extended through Cuban Americans to families in Cuba would have to be shut down.

In this way, the embargo would drive Cuba beyond the point of hunger to Eritrean-style deprivation. He said, Cuban Americans would in effect be condemning own relatives who have managed a margin of relative comfort, even wealth, through remittances.

My fellow traveler said: the embargo cannot be effective unless it drives their own families to ruin. Is that what Lincoln Diaz Balart and Ileana Ros Lehtinen and various Miami-Dade county commissioners and other aspiring Florida politicians want? Or do they just want to be re-elected? Havana knows the answer.

Miami — and the nation, by extension — shouts in an echo chamber on Cuba. It is clear Cuba will choose its own course, forward. Whatever hybrid emerges will not be dictated by Hialeah politics. the Latin Builders Association or its megaphones. US foreign policy to Cuba and the embargo have outgrown the purpose of Miami elections. Even Cuban American business leaders who reaped all the bitterness but none of the rewards — unless under-the-table violations of the embargo — must realize change is at hand if only they will listen.

Urbanidad

In Arts, Blockade, Cuba, Cuban Embargo, Culture, Education on June 6, 2012 at 12:07 pm

Tomás Sánchez, “Hombre crucificado en Basurero”

Por Leonardo Padura Fuentes

Lunes, 16 de Abril de 2012

 

Un hombre, en la azotea de su casa, fuma con la vista perdida en un punto impreciso, lejano, quizás dentro de sí mismo a juzgar por la concentración con que observa. Apenas presta atención al cigarro que consume, absorto en su contemplación o, tal vez, meditaciones. Da una última calada al cigarro y, con gesto preciso, casi elegante, dispara al aire la colilla, propulsándola con sus dedos. La colilla, convertida por este vuelo final en un “cabo de cigarro” va a aterrizar en la terraza de los vecinos, junto a otras dos que ya había lanzado el pensativo fumador de la azotea.

A juzgar por el modo en que el hombre ha lanzado hacia su último destino la colilla del cigarro, se diría que lo ha hecho sin conciencia de su acto. Y tal conclusión sería acertada. El hombre, al subir a la azotea, no pensó por un instante en llevar consigo un cenicero, aunque no habría olvidado nunca sus cigarros yla fosforera. Comomismo lanzó el “cabo” hacia la terraza de los vecinos pudo haberla tirado en su propia azotea, pero como le gusta tanto el gesto de alejar de sí el resto final del cigarro, ha puesto en práctica su bien aceitada habilidad de colocarlo sobre el dedo pulgar y dispararlo con el índice. El hombre, en última instancia, ha actuado mecánica, irreflexiva, espontáneamente al enviar las colillas hacia la terraza de los vecinos: en dos palabras, lo ha hecho sin pensar demasiado y como si no le importara su acto ni sus consecuencias.

Pero el fumador de la azotea no ha estado en realidad tan absorto. Cuando más concentrado parecía estar en sus cavilaciones, de vez en cuando sus pies se han movido rítmicamente y sus labios han reproducido el sonido que, dos casas más allá de la suya, proyecta a todo volumen un reproductor de audio que regala a sus propietarios la melodía (es un decir) de un fañoso reguetón. Esos vecinos, cada día, a cualquier hora encienden el reproductor y disfrutan ostensiblemente de la música (es otro decir) del reguetón de moda. Los fines de semana comienzan la audición bien temprano en la mañana y la terminan ya avanzadala noche. Colocanel audio de su equipo en el máximo volumen que es capaz de emitir, pues así ellos disfrutan mejor del reguetón. Y lo hacen sin conciencia de lo que genera su acto.

Los vecinos del reguetón permanente ya se han acostumbrado a escuchar la música a toda hora y siempre al mayor volumen, y también se han adaptado a vivir respirando el hedor que, dos casas más allá de la suya, expele la cochiquera que otros vecinos construyeron en su patio y que, en verdad, limpian cada vez que pueden, aunque no pueden mucho pues el agua, en esa zona de La Habana, llega a las casas cada cuatro días y su escasez genera los consabidos problemas. En cualquier caso, desde su próspero chiquero esos vecinos regalan a la cuadra la fetidez generada por sus cerdos. Y lo hacen sin importarle demasiado los efectos que provoca su actividad (o inactividad higiénica), pues lo que más les preocupa es el crecimiento de los cerdos que, con su carne y grasa, les garantizan la existencia…

La cadena de desmanes pudiera ser seguida hasta el final de la cuadra, porque otros vecinos barren su casa y lanzan a la acera una basura que incluye deposiciones de sus perros; otro vecino parquea su moto en la misma acera (como están las cosas debe tenerla cerca, no se la vayan a robar) donde, cuando llega el agua, la friega, para tenerla reluciente, como a él le gusta, sin preocuparse por interrumpirle el paso a los transeúntes, menos por hacer correr la mugre y muchísimo menos por haber tirado a la calle la lata de cerveza que, exultante, ha bebido mientras pule su propiedad. Pero todavía hay otro que, como si fuese lo más natural del mundo, saca la basura, ya hediente, cuando acaba de pasar el camión colector; otro, aunque la basura y los cerdos apesten y la música del reguetón casi perfore tímpanos, capaz de colocar en plena acera un sillón de hierro para, en short y sin camisa, tomar la brisa (es un decir) y ver pasar a la gente… La cadena de desmanes, en realidad, no termina allí: cruza la calle lateral, también la frontal, y continúa, con similares o nuevas manifestaciones y se propaga por el barrio, el municipio, la ciudad, el país. Se mueve como una plaga, una pandemia, o peor aún, porque su origen no es un virus o una bacteria, sino algo mucho más intangible pero peligroso: es un estado de ánimo.

No creo, para nada, que Cuba sea el único país del mundo donde se produzcan manifestaciones de falta de urbanidad y respeto a la propiedad, el derecho y la privacidad ajena. Imagino (solo imagino) que algo similar puede ocurrir, digamos (solo digamos) en el devastado y analfabeto Haití,la pobrísima Burundi, o la superpoblada y tuberculosa Bombay. Tampoco pienso que estas actitudes sean nuevas entre nosotros. De alguna manera se practicaron en barrios insalubres y dejados de la mano de Dios, en zonas de alta concentración de personas y por consiguiente, de insultante promiscuidad. Lo que sí creo y pienso es que ese estado de ánimo caracterizado por la indolencia, la falta de conciencia en las consecuencias para los otros de los actos propios, la prevalencia de nuestros problemas (“Lo mío primero”, proclamaba el slogan oficial) y el desprecio por los conflictos y derechos de los otros, se ha entronizado en la vida cubana de un modo que ya ni siquiera calificaría de alarmante. Porque ha pasado a ser natural.

La crisis de los años 1990, durante los cuales la gente en la isla se jugó la supervivencia; el fraccionamiento de los estratos sociales que a partir de entonces comenzó a producirse y no ha dejado de crecer; los consabidos problemas en la educación con el éxodo de viejos y mejor formados maestros; las necesidades económicas permanentes en una ciudadanía que por el resultado de su trabajo obtiene un salario insuficiente para vivir; el quiebre de valores morales antes arraigados, entre otras, son las causas que han permitido, primero, el crecimiento de la marginalidad y, de manera mucho más abarcadora, la indolencia de las actitudes sociales, cotidianas y de convivencia de un porciento creciente de la población.

Si las razones muy concretas antes anotadas tienen un peso enorme en el proceso de generación de estos fenómenos, también habría que anotar como causa de su florecimiento la pérdida de autoridad que se ha vivido. Si bien es cierto que en la esfera política los controles se han mantenido con sus altos niveles de eficiencia, en la social se ha producido una distención en la misma medida en que el Estado no ha sido ni es capaz de garantizarles a los individuos todos los medios necesarios para hacer una vida segura y digna. El quiebre de esta relación introdujo la relajación, y la relajación, el crecimiento de la indolencia a través de la pérdida de las normas más elementales de urbanidad y convivencia que deben imperar en una sociedad que se considere civilizada, gobernada.

Uno de los vecinos de la cuadra de los primeros párrafos, que no lanza colillas, ni cría cerdos, ni agrede oídos con reguetones, ni friega su moto en la acera, más de una vez ha pensado en la alternativa de denunciar a los que incordian física, sonora, olfativamente su privacidad hogareña. Antes probó el recurso del diálogo con sus agresores, y alguna mejora consiguió, aunque debió sufrir la mala cara de los que se consideraban limitados en sus propios derechos (pongo música en mi casa, la acera es libre, vivo de los puercos, le dijeron) y presiente que un nuevo reclamo podría terminar en reacciones desagradables, incluso violentas. Por ello ha pensado en acudir a la única autoridad a su alcance: la policía. (Los hijos del delegado al Poder Popular son adictos al reguetón y también crían cerdos). Pero, luego de haber mostrado el rostro en sus reclamos previos, asume que los denunciados de inmediato sabrán el origen de la queja, y teme por las consecuencias. Además, ¿qué ley regula el mal olor?; ¿cuál es la medida de una música que moleste a otros?… Las perspectivas de la denuncia no parecen promisorias pues, además, supuesto el caso de la intervención policial (la autoridad), ¿qué ocurrirá cuando los agentes se alejen?… La piedra vengadora que le puede quebrar un cristal de una ventana ¿de dónde salió? (El metro cuadrado de cristal nevado anda por los 30 CUC, si lo consigues).

Mientras, el tsunami del fatal estado de ánimo sigue creciendo y propagándose. La muerte de las leyes existentes pero muchas veces no escritas de la urbanidad y la convivencia puede intentar resucitarse con actos punitivos, pero mientras no se llegue a la raíz, cualquier poda será una solución temporal. Y la raíz está en las condiciones de vida de las personas y en la educación.

Las crisis no solo alteran las estructuras de una sociedad. También afectan su salud. Y la sociedad cubana de hoy está enferma de indolencia, pérdida de valores, falta de respeto por el otro y ausencia creciente de urbanidad. Y los desmanes que genera esa insuficiencia siguen creciendo, diría que, lamentablemente, casi indetenibles.