Maggie Alarcón

Archive for the ‘Calle 13’ Category

La voz de Puerto Rico: su larga marcha

In Calle 13, Puerto Rico on February 12, 2015 at 1:11 pm

Por Ricardo Alarcón de Quesada

Algo inesperado sucedió el 28 de enero en la primera sesión plenaria de la más reciente Conferencia Cumbre de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (CELAC), celebrada en San José, Costa Rica: Rubén Berríos, Presidente del Partido Independentista de Puerto Rico (PIP), hablando desde el escaño nicaragüense en tiempo que le cedió el Comandante Daniel Ortega, hizo un breve y sólido alegato por la independencia de su Patria y llamó a la solidaridad concreta de la CELAC.

En la Cumbre anterior, en La Habana en 2014, se había acordado atender el caso de Puerto Rico pero estaban ausentes los que luchan por la liberación de ese territorio latinoamericano y caribeño que es colonia de Estados Unidos desde 1898.

Nunca antes los representantes de ese pueblo habían podido participar en reuniones semejantes de las tantas realizadas en el Continente durante más de un siglo.

Su presencia en otros foros, sin embargo, ha sido notable. El propio Berríos es bien conocido en la Internacional Socialista cuya Vicepresidencia ha ocupado por largos períodos.

En el Movimiento de los Países No Alineados desde la Conferencia de 1964 en el Cairo han ocupado su asiento, junto a los movimientos de liberación nacional de otros Continentes, los que en Puerto Rico siguen la corriente de la nueva lucha que durante muchos años dirigió Juan Mari Bras. Figura imprescindible de la historia latinoamericana, Juan se ganó el reconocimiento y el respeto de los líderes del Tercer Mundo con quienes compartió en sus principales eventos internacionales.

Juan y Rubén eran continuadores de la búsqueda incesante de la solidaridad para la pequeña isla del Caribe, sometida al Imperio más poderoso jamás conocido el cual se ha empeñado además, infructuosamente, en despojarla de su cultura, su idioma, su identidad. Estuvieron presentes, cabildeando sin pausa, en la Sociedad de las Naciones, primero y después de la Segunda Guerra Mundial en San Francisco y en los años fundadores de la ONU. Fue una tradición ininterrumpida que inició Pedro Albizú Campos antes de su largo encierro en las prisiones federales.

Tras incontables esfuerzos, en 1972 el Comité Especial de Descolonización reconoció el derecho inalienable de Puerto Rico a la autodeterminación y la independencia y así lo ha reiterado en informes que anualmente son aprobados por la Asamblea General. En 1973 y en varias ocasiones posteriores Mari Bras y Berríos intervinieron en los debates junto con portavoces de una amplia gama de opiniones del territorio. La batalla diplomática en la ONU fue durante mucho tiempo un empeño casi exclusivo de Cuba aunque en los últimos años las resoluciones son promovidas por un grupo de países de la región y aprobadas por consenso, sin oposición, por todos los miembros del Comité.

A partir del triunfo de 1959 el Gobierno revolucionario convirtió el apoyo a la independencia de la isla hermana en una prioridad de su política exterior que ha sostenido consecuentemente rechazando las presiones de Washington. Para los cubanos se trata de un compromiso ineludible que viene de los tiempos en que José Martí dirigió la lucha común de los dos pueblos.

Pese a los defectos y mutilaciones de la república pre-revolucionaria esa solidaridad se mantuvo viva, si bien no siempre se alzó con la entereza que demandaba el mandato histórico. En Cuba hallaron refugio y ayuda los patriotas de la Antilla menor que sólo fueron reprimidos y perseguidos cuando en La Habana se impusieron los peores regímenes, especialmente durante las tiranías de Gerardo Machado y Fulgencio Batista.

El respaldo nacional a esa causa alcanzó gran relieve, en el primer tercio del Siglo XX con la labor de la Sociedad pro Independencia de Puerto Rico, fundada y dirigida hasta su muerte por el eminente intelectual cubano Enrique José Varona quien fue también Vicepresidente de la República.

Desde su creación en 1922 la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) ha mantenido un Comité pro independencia de Puerto Rico, su único de carácter permanente, que en su tiempo lideró Fidel Castro Ruz.

En 1949 en una reunión de la OEA en La Habana el gobierno del Presidente Carlos Prío Socarrás propuso incluir a Puerto Rico entre los territorios coloniales de cuya independencia la recién creada Organización debería ocuparse. La propuesta, respaldada por la Guatemala de Arévalo y la Argentina de Perón, generó un forcejeo diplomático prolongado y a veces sórdido en el que se impuso la voluntad norteamericana. Aunque la moción fue derrotada, vale la pena recordar que en aquel encuentro participó, como miembro de la delegación cubana, Juan Juarbe y Juarbe, dirigente del Partido Nacionalista de Puerto Rico exilado en Cuba hasta su expulsión después del golpe de estado batistiano. El mismo Juarbe que en 1964 integraría la delegación oficial cubana a la Asamblea General de la ONU que encabezó Ernesto Che Guevara.

Durante una etapa que parecía interminable y en la que se les obligó al silencio, Cuba trató de ser la voz de los boricuas. Por eso causa especial alegría a los cubanos lo ocurrido en San José precisamente en el aniversario del natalicio de José Martí.

Finalmente, por primera vez en un evento oficial latinoamericano al más alto nivel, Puerto Rico pudo expresarse por sí mismo.

En ocho minutos Berríos, dijo lo que había que decir. Sin Puerto Rico libre no habrá verdadera independencia latinoamericana. Su discurso fue ajeno a todo sectarismo. Habló en nombre de la inmensa mayoría del pueblo que en el plebiscito de 2012 rechazó el status colonial de la Isla. Sus palabras sintetizaban una marcha larga y azarosa que aun no concluye.

From the heart of Cuba/Del Corazón de Cuba Diana Fuentes

In Calle 13, Cuba, Puerto Rico on August 15, 2013 at 12:03 pm

 It is undeniable that Diana Fuentes is one of the most prolific and interesting artists of her generation. A unique voice with a remarkable interpretive power, the Cuban singer-songwriter is set to introduce one of the most impressive albums within the Latin genre. The new album is a milestone, a colorful all-encompassing and original production that explores a wide range of sounds.  It will be released in Latin America and the United States through Sony Music Latin.

 ‘Planeta Planetario’ includes 12 songs and was recorded in Havana (Cuba) and San Juan (Puerto Rico), where Diana currently resides.  Under the production of Eduardo Cabra (‘Visitante’ from Calle 13) and with the collaboration of a select group of musical guests, this album is unsurprisingly one of the most noteworthy albums of all time.

 Diana captures the tradition of great singers, musicians and Cuban artists integrating it into her own style of composing, performing and expression through her music.  By fusing Afro-Cuban rhythms, pop, folk and electronic music among others, Diana created an eclectic group of songs that comprise ‘Planeta Planetario’.

“It’s been years of hard work. It’s been a long wait, especially for the fans that have followed me since the beginning, but I’m certain that everything comes at the right time. I am very happy with the final result.  It is an album that marks a time in my life with many changes, mostly positive.  I hope to perform live very soon because it will be a very special moment for my musicians, fans, and myself.  Being part of the Sony Music Latin family is a great opportunity for me as a Cuban artist.  I will be eternally grateful to Afo Verde for his support and trust, as well as to his entire team”, reveals Diana.

“Working with Diana has been very interesting…very intense. As a producer I have guidelines, but this has been a real mutual collaboration; Diana has broad experience as a singer, songwriter and also on stage.  She dresses each song not only with her voice but with her interpretive strength”, explains Eduardo Cabra, producer of ‘Planeta Planetario’.  “Personally, it was a discovery of many sounds from Cuba.   When you have the time to explore a country you can dive into its musical traditions and in the end you realize that you have added many new elements to your musical knowledge,” affirmed Cabra.

During the process of creating the album, Diana also had time to write and compose. On the piano with a pencil in hand, she delivered new songs that were added to the previous repertoire of ‘Planeta Planetario’.Diana and Eduardo’s idea was to recreate a unique atmosphere for each song, recording her vocals on different days in order to capture the essence and feeling of each track.  During the recording process, guest musicians were invited to participate in the project as it developed.  Friends of Eduardo and Diana’s such as Sebastian Paz, Carlos Varela and others would drop in the studio to collaborate on songs or create original compositions.  Another special guest on the album was Martin Ferres (Bajofondo), who made an amazing contribution to the bandoneón on the song “Ritmo Sexual”.

The album is finished and the expectations continue to rise.  Diana Fuentes fans anxiously await the album and her radiant on-stage presence.  It is time to discover Diana Fuentes and her ‘Planeta Planetario’.

For more information about Diana Fuentes please visit:

www.dianafuentes.com 

 ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

 Diana Fuentes es sin dudas una de las artistas más prolíficas e interesantes de su generación.  De voz única y con una gran potencia interpretativa, la cantautora cubana llega para presentar uno de los discos más impactantes dentro de la música Latina.  Su nuevo álbum es original, completo y explora una amplia gama de sonidos y colores y que, además, marcará un hito en la industria, una artista y álbum que llegan a Latinoamérica y Estados Unidos a través de Sony Music Latin.

‘Planeta Planetario’ es un álbum de 12 canciones, grabado en La Habana (Cuba) y San Juan (Puerto Rico) donde actualmente reside Diana.  Bajo la producción de Eduardo Cabra (‘Visitante’ de Calle 13), con la colaboración de un selecto grupo de músicos invitados, este disco se convierte en uno de los trabajos más interesantes de los último tiempos.

Diana captura la tradición de grandes cantantes, músicos y artistas cubanos integrándolo en su propia forma de componer, interpretar y expresar sus propias canciones.  De esta forma ha creado un sonido ecléctico, en el que explora con los sonidos afrocubanos, pop, folklor y música electrónica, entre otros, para crear este exquisito grupo de canciones que conforman ‘Planeta Planetario’.

“Han sido tiempos de mucho trabajo. Para el público que me ha seguido durante todos los años anteriores, ha sido una larga espera, pero tengo la total convicción de que todo cae en su tiempo.  Estoy muy feliz con el resultado final, es un disco que marca una época en mi vida de muchos cambios, en la mayoría positivos. Espero presentarlo muy pronto en vivo, porque los músicos que me acompañen, el publico y yo viviremos un momento bien especial.  Llegar a la familia de Sony Music Latin, es una gran oportunidad para mí como artista cubana. Le estaré eternamente agradecida a Afo Verde por su apoyo y su confianza, al igual que a todo el equipo que lo acompaña”, dice Diana.

“El trabajo con Diana ha sido muy interesante, muy intenso.  Como productor tengo lineamientos, pero esto ha sido una verdadera colaboración mutua; Diana tiene muchísima experiencia como cantante, compositora y además en el escenario. Ella interpreta, ella viste cada canción no solo con su voz sino con su fuerza interpretativita”, explica Eduardo Cabra, productor de ‘Planeta Planetario’.  “Personalmente fue un descubrimiento de muchos sonidos de Cuba, como en cada país cuando tienes el tiempo puedes sumergirte en su tradición musical y al final dimensionas que sumas muchos elementos nuevos a tu conocimiento musical”, afirmó Cabra.

Durante el proceso de creación del álbum, Diana también tuvo tiempo de escribir y componer.  En el piano y con un lápiz surgieron nuevas canciones que se sumaron a las que previamente habían elegido para‘Planeta Planetario’.  La idea de Diana y Eduardo fue la de recrear un ambiente exclusivo para cada canción, grabando las voces en días diferentes para capturar la esencia y sentimiento de cada tema. Así se fueron sumando los músicos invitados, llegaron al proyecto a medida que se desarrollaba el proceso de grabación.  De esta manera pasaron por el estudio muchos amigos de Diana y Eduardo, para plasmar esas composiciones originales y otras en las que colaboraron cantautores como Sebastian Paz, Carlos Varela entre otros.  Un invitado especial fue Martín Ferrés (Bajofondo) quien hizo su gran aporte en el bandoneón en “Ritmo Sexual”, una de las canciones del álbum.

El disco ya está finalizado y la expectativa sigue creciendo por conocer el talento de Diana Fuentes, su álbum y esa energía que irradia desde el escenario. Ha llegado el momento de descubrir a Diana Fuentes y su ‘Planeta Planetario’.

Para más información sobre Diana Fuentes visite:

www.dianafuentes.com 

Visitante Calle 13 romper con lo establecido, ser auténticos

In Arts, Calle 13, Musica on October 5, 2012 at 10:14 am

 

 

Varios Autores, tomado de cubahora.cu

 

Él, Visitante. Su hermano, Residente. Los seudónimos provienen de la rutina de identificación que solía pedir un guardia de seguridad que custodiaba la Calle 13. “¿Visitante o residente?”, acostumbraba preguntar a todos los que accedían al barrio donde se ubicaba la casa del padre, situada en un pueblo de San Juan, Puerto Rico. De ahí también proviene el nombre de la banda. Esta vez, encontramos al músico Eduardo Cabra en su otra casa: Cuba, donde estuvo conversando con La Calle del Medio por más de dos horas.

¿Se puede decir que Calle 13 es una agrupación musical familiar, en la que han participado contigo tu hermana PG13, tu madrastra y tu hermanastro?

Lo que pasa es que tengo una familia compleja, con muchos divorcios, pero al final para bien. Primero mi papá y mi mamá me tuvieron a mí y se divorciaron. Luego, mi papá conoció a mi madrastra y tuvieron retoños. Ya mi madrastra tenía un grupo de chamaquitos. ¡Entonces se formó la famlia! Mi papá y mi madrastra (que es como mi mamá también) han sido responsables de que todos nos llevemos bien, por el bien de los hijos. Se fue construyendo ese amor familiar pero grande, porque son muchas familias que componen la familia. Mi mamá desde chamaquito comenzó a ponerme en clases de música, de piano. Mi papá es músico, es guitarrista, es bajista, pianista, cantante y todavía anda tocando por ahí. Flor (que es la mamá de mi hermano) es actriz, igual que mi hermana mayor. Entonces, en la casa el arte se convirtió en una posibilidad, en un país en que el arte no lo es. Aquí en Cuba el arte se ve como una posibilidad, pero yo creo que allá se ve como un hobby.

¿Qué importancia tuvo en tu formación el tránsito por Bayanga, una banda que fusionaba rock con batucada brasileña?

Agarré mucho golpe ahí por inexperiencia, aprendí par de trucos, lo que es montar un show en vivo, aprendí lo que es que te roben el dinero. Hubo gente que nos robó dinero. Los managers nos decían que íbamos a cobrar una cantidad cuando en realidad ellos cobraban mucho más, y además de eso, los cabrones nos cobraban un porcentaje. Encima de todo nos multaban.

Estuve cinco años ahí, pero eso fue de la nada. Los dos proyectos en los que estuve nacieron de cero, era como sacarlos de la tierra, conceptualizarlos y hacerlos. No era algo que existía y yo me sumé. Estoy acostumbrado a eso, a conceptualizar un proyecto y sacarlo. Es lo que más me place en la música.

Calle 13 de pronto dio un salto del anonimato hasta convertirse, en menos de un año, en un grupo muy conocido, hecho que dio nombre a uno de sus temas, La fokin’ moda. ¿A qué crees que se haya debido?

Se aprovecharon un par de cosas. Internet fue una vía por la que se regó la música. También era una propuesta que tenía una estética diferente. Quizás cuando salió, la gente no le veía mucho futuro. Siempre se pensó que era una propuesta que subsistía por la moda y que estaba condenada a desaparecer, pero nosotros teníamos el hambre de sentir que estábamos haciendo algo por una razón.

-¿Cuál es la razón de ser de esa propuesta?

Desde afuera tiene como dos miradas. Está la primera, que es la de Atrévete, y está la otra donde ya había una causa social, había sustancia; pero yo creo que desde un principio la cuestión era ser genuino. Desde Atrévete y a se estaban proponiendo sustancias. La música estaba incluyendo instrumentación, orgánica, y eso es lo que rige la propuesta sonora.

Se podría decir que Atrévete ha sido el tema más exitoso del grupo. ¿Qué hay detrás de esta canción pegajosa?

Yo creo que está súper claro, es romper con lo establecido, ser genuinos. Yo creo que no es muy difícil romper con eso, porque ya todo está demasiado establecido. En la música hay una tendencia a irse por la vía fácil. Algunos músicos dicen: “Si a ustedes les funcionó, a mí también me funcionará”.

Esta es otra forma de trabajar la música, es como decir: “vamos a llevarles la contraria, pero también manteniendo la esencia”. Por ejemplo, está Atrévete, pero también Querido FBI, que salieron más o menos para el mismo momento. El tema de Latinoamérica no hubiese podido llegar a la gente si no se hubiera hecho Atrévete seis años atrás.

A mí me gusta el folclor, es una raíz, y de ahí es de donde sale todo; después mezclo cosas que sean amables al oído de la gente ahora, y ahí tú le vas llevando pues.

-Te referiste a Querido FBI, una canción lanzada a solo 30 horas del asesinato del líder machetero Filiberto Ojeda Ríos. ¿Cuándo Calle 13 toma una conciencia social realmente? ¿Se definirían hoy como un grupo musical defensor de causas sociales?

La conciencia social siempre estuvo. Yo creo que es algo familiar, que proviene de la forma en que nos criaron, eso estaba ya corriendo por las venas. Querido FBI salió antes del primer disco, para que tú veas que esa preocupación venía desde antes de que saliera la propuesta. Ya en el segundo disco está Pal Norte, que habla sobre el problema de la emigración; y después, en el tercer disco, el tema social está en La Perla. Las canciones hablan siempre de diferentes problemáticas. En este último disco está Latinoamérica, que también ha sido súper importante. Yo creo que es un grupo que habla sobre las cosas que nos rodean. Si nosotros nos identificamos con una causa, muy bien nos pueden usar como tablón de expresión pública y nos pueden sumar a una causa que verdaderamente haga falta y que socialmente sirva de ayuda. Siempre tratamos de mantener los costos bajos de los conciertos, porque a veces se pasan de la raya y quieren ponerlos bien altos.

-En presentaciones en vivo, Eduardo Cabra puede ser visto tocando una gran variedad de instrumentos. ¿Cómo has logrado esa versatilidad artística?

El piano fue muy buena base. Pero me impulsó también la necesidad. Cada vez que nos hacía falta alguien que tocara algún instrumento y no lo encontrábamos, lo pedía prestado o me compraba el instrumento, y de esa manera tengo un montón en casa.

Fíjate, yo trato de interpretarlos a mi manera. Hay muchos temas en los discos de nosotros, como por ejemplo Latinoamérica, en los que hay cuatros venezolanos y yo no soy cuatrista, pero lo interpreto a mi manera. Es cuestión de sonoridad. Hay sonidos que están en la cabeza de uno, y uno trata de sacarlos. Yo empiezo a probar esto y lo otro. Entonces, así voy buscándoles el sonido a las cosas.

-Visitante, se dice que estás influenciado fuertemente por la electrónica, la música global y, particularmente, por el folclor latinoamericano y la música popular. ¿En qué género se inscribe Calle 13?

Lo que nosotros hacemos no entra dentro de ningún género, lo que hacemos es mezclar géneros. Calle 13 pretende estimular otro discurso, lo auténtico. Es mezclar, como la “ropa vieja” que tú la desmenuzas, de eso se trata. Así van evolucionando los idiomas. Eso está súper probado. De repente entras en la historia de la humanidad y te das cuenta de que venían unos tipos y se metían acá y la jerga de esos se mezclaba con esta; así, del latín salieron todos estos idiomas. La música es como los idiomas, y cuando va pasando el tiempo se va mezclando esto con aquello y se van haciendo nuevas músicas.

Podríamos decir que Residente y Visitante son la combinación perfecta. Uno aporta la sonoridad que cautiva, y el otro, las letras que llegan al corazón del público. ¿Cómo lidian estos dos hermanos con la diversidad de criterios en el trabajo?

Bueno, mi hermano es un poquito más eufórico, yo soy un poquito más analítico, por eso nos complementamos bien. Él es el que le echa el carbón al grupo. Yo soy más pausado, más cauteloso y quizás puedo pensar un poquito más las cosas. A la hora de trabajar, lo hacemos con la misma pasión, con la misma química. El momento creativo es muy importante y ahí se crean unos debates sobre lo que debe y no debe ser. Siempre llegamos a un acuerdo y tratamos de salir satisfechos.

Residente reconoció que el reguetón fue el que le abrió las puertas, y de no haber sido por este género nunca habría llegado a ser músico. Sin embargo, aquí en Cuba se ha abierto un debate sobre la legitimación del género.

¿Qué opinas del reguetón cubano? ¿Lo conoces?

Sí, lo conozco. Y pienso que ahora mismo aquí esta súper fuerte, es en el lugar donde más fuerte está, porque en el resto del mundo ya se escucha más como música de discoteca, y está bien que se mantenga eso, pero si le dieran una nueva vuelta puede ser mejor. Yo no estoy en contra del movimiento del reguetón ni nada, pero me parece que cada propuesta puede tener un lenguaje diferente, y me parece gracioso que se parezca y traten de imitar tanto al reguetón puertorriqueño. Sale cualquier reguetonero y tiene los mismos gestos, el mismo lenguaje, el mismo tono. Yo creo que es bueno que se mezclen, que de repente agarren una cosa de un lugar y lo interpreten de otra manera en otro, como se ha hecho con la cumbia y como nosotros, que hemos interpretado el reguetón a nuestra manera. Meterle una timba a un reguetón no signifca que estés revolucionando el género, ni que uno es mejor que otro.

Estamos hablando de propuestas, yo creo que el reguetón más que un ritmo es una propuesta, es un estilo de vida, es un estilo de hacer los videos también, las letras son las mismas, en las temáticas hablan de lo mismo. Con todo lo que está pasando en el planeta, y no solo en el planeta, en el barrio de tu casa hay un montón de cosas de las que hablar que están chéveres. Tampoco es irnos totalmente a lo social, no, es un balance, porque yo creo que de eso se trata la vida de todos nosotros. Nos reímos, nos encojonamos, la pasamos cabrón, hay tristezas. Yo creo en ese tipo de propuestas que reflejen lo que siente el creador del tema. Lo que sí estoy es en contra de la censura, y pienso que deberían de ponerlos en la radio, que lo pongan súper a fuego.

¿Tú sabes por qué? Porque eso de que estén censurados le da a la gente como un hambre de escuchar. Te lo digo por experiencia, porque nosotros no lo hacemos para que nos censuren, pero ahora mismo en San Juan estamos censurados totalmente, y precisamente ahora, cuando estamos siendo censurados, es cuando la gente esta poniéndose a entender la propuesta y a escucharnos. La censura lo que hace es levantar la audiencia, lo vuelve más atractivo, lo prohibido siempre llama la atención.

-Tú decías que el reguetón es un estilo de vida. Me llama la atención que la inmensa mayoría de los reguetoneros puertorriqueños a los que imitan los cubanos exhiben un estilo de vida ostentoso, o tratan de aparentarlo, que es exactamente lo contrario de lo que hacen ustedes. ¿A qué piensas que se debe esto?

Sí, pero eso es parte de la propuesta también. Nosotros no somos unas personas de estar en la especuladera, como se dice aquí. Lo curioso de todo esto, ahora que tú me haces la comparación, es que hubo una época así en mi país, pero ya no es como antes. Yo creo que ya se trascendió esa época del reguetón excesivamente ostentoso; siempre queda algo, pero ya no es como antes que salían en los videos con un Ferrari del año. Realmente no sé a qué se debe esto. Pienso que quizás puede ser imitando los videos de los Estados Unidos, como los de 50 cent s. Esa es la película de los gringos.

Esto no es en tono de crítica, son observaciones. Estaría chévere que el reguetón cubano tuviera un poquito de más variedad. Ya se convirtió en una fórmula que se ha regado. Sería bueno romper con eso, desarrollarlo para bien y que hubiese otro discurso. Lo bueno de eso es que este es un género con que se le llega al pueblo, que es lo que nosotros agarramos.

-Sin embargo, ustedes forman parte del star-system (sistema de estrellas) y tienen numerosos premios Grammy. ¿Cómo lidian con eso a la vez que intentan defender un proyecto alternativo?

Bueno, los Grammy son importantes porque de repente le puedes llegar a más gente y de alguna manera validas la propuesta y la calidad del producto, pero tampoco es que la vida de nosotros gire alrededor de un Grammy. Bien que nos lo den, pero normal también.

-¿No se consideran estrellas?

Yo soy un músico que está en la lucha, yo me siento así. Un músico que está ahí en la lucha haciendo música, tratando de curarme, de presionarme también con mi trabajo. Eso es lo que yo trato de ser. Me paro igual en las esquinas, no le doy mucha importancia a eso y sú-per a fuego si la gente se acerca. Hay veces que uno quiere estar tranquilo, pero siempre uno encuentra una esquinita donde reposar. Ahora mismo estoy tranquilo aquí.

-Ahora estás tranquilo aquí con la cantante Diana Fuentes, tu esposa, que es cubana. ¿Cómo convive un puertorriqueño con una cubana? ¿Cómo es el entendimiento cultural?

Hay muchas cosas similares, y yo se lo he adjudicado a la cuestión de ser isleños. A nosotros como isleños nos rodea agua. Por más pequeños que seamos —y Puerto Rico yo creo que cabe como cincuenta veces en el espacio de Cuba, siempre pensamos que somos un continente, que somos lo más grande. Todo es lejos para nosotros, yo creo que para ustedes también. Creo que nos parecemos. El tema del clima, la gente también, que es súper chévere, la forma de bregar. Imagínate, en otros países tú dejas el refrigerador abierto, que se le salga el aire y no pasa nada. No, nosotros enseguida decimos: ciérralo rápido, que se va el aire y se jode. Son creencias culturales como esas las que nos hacen parecidos.

-¿Y no sientes que hay influencias norteamericanas que los distancian un poco de los cubanos?

En Puerto Rico existen, por supuesto. No sé si nos distancian tanto, porque de alguna manera aquí llegan esas influencias norteamericanas por la música y los videos. Nosotros, obviamente, tenemos un poquito más, porque de repente enciendes el televisor y está MTV bombardeándote de información, pero yo creo que todo el mundo está expuesto a eso. Vas a España y ves un concierto de música norteamericana. En Puerto Rico eso es lo que más abunda; como colonia que somos, no tenemos otras posibilidades. Yo estaba hablando con Diana de lo complicado que es para Puerto Rico la condición de colonia, porque ahora mismo, en la CELAC nosotros no teníamos representación como país latinoamericano. Yo me siento latinoamericano, yo hablo español, yo tengo la influencia del tambor igual que la tienen ustedes, con otra vuelta, con otra onda, pero está ahí. Yo me siento más cerca de abajo que de ningún otro lugar. Entonces tampoco tenemos representación en el Congreso de losEstados Unidos porque somos un territorio no afiliado, somos una finca, una finquita ahí, tierra de nadie.

-¿Cuál debiera ser la solución?

Yo pienso que deberíamos tener la independencia. Es algo para lo que la educación es súper importante. En Puerto Rico hay que invertir en la educación, hay que meterle a eso. La mayoría no ve la independencia como una opción. De alguna manera uno se siente abandonado. No somos parte de ningún gremio latinoamericano, pero tampoco en los Estados Unidos te quieren. Uno se siente como que nadie te quiere.

-¿Te sientes bien en Cuba?

Siempre me he sentido súper bien aquí. Es que la familia es importante. L a que me adoptó ahora es tremenda, son buenísimos. Y mi esposa brilla de otra manera cuando está en su tierra. Nosotros estamos en constante movimiento todo el tiempo, pero no hay un lugar donde ella brille más que aquí. Para nosotros es muy importante mantener el vínculo acá y mantener todo lo que ella ha vivido y su vida futura también. Y cuando tengamos hijos también queremos mantener todo eso. Además de que siempre la historia para mí ha sido como algo supremo. Y la de Cuba me ha parecido fascinante. Puerto Rico y Cuba anduvieron de forma paralela en la historia; es como si separasen a dos hermanos y a uno lo pusieran en un lugar y al otro en otro.

Ya lo dijo Lola Rodríguez de Tió: “Cuba y Puerto Rico son de un pájaro las dos alas”.

Sí, Lola Rodríguez. La gente dice que la frase es de Martí, pero no es de Martí. Lola Rodríguez fue una puertorriqueña que está enterrada aquí en Cuba. Ella dijo que no quería que la enterraran en Puerto Rico, porque quería estar enterrada en tierra libre.

Puerto Rico y Cuba siempre fueron dos hermanitos creciendo juntos, hasta que al final uno agarró para un lado y otro para otro. Estaría bueno hacer un programa de televisión de estos donde se reencuentra a la familia, y que Puerto Rico y Cuba sean la primera emisión. En mi país hay mucha desinformación, hay mucha gente que ha perdido la educación. En la escuela de allá no se enseña historia latinoamericana. Creo que la comunicación entre los latinoamericanos es muy importante, podemos aprovechar mejor los valiosos recursos que tenemos. Puerto Rico pudiese ser de los más beneficiados con eso, de que se unan y de alguna manera nos sirvan de apoyo, porque la verdad es que no tenemos ninguna ayuda. Hace unos meses atrás la presidenta de Argentina dijo que la única colonia en Latinoamérica eran las islas Malvinas, o sea, desconocía que Puerto Rico también es una colonia. Quizás, si hubiera habido una Latinoamérica unida, ella no se hubiera confundido de esa manera.

¿Cuánto ha aportado Diana a tu manera de ver la música?

Diana me ha acercado a la música. Imagínate, compartir también la música con la persona que amas, que es algo con lo que yo siempre fui muy celoso. A ella le regalé todo, le regalé mi vida entera, le regalé la música, y entonces eso me ha acercado más a la música. Ella la respeta tanto como yo. Entonces se convirtió en eso, en entender más la música y en entenderla a el la que es música viva. Para hacer este disco pasamos tanto tiempo juntos, que de alguna manera ella sabe en lo que yo estoy cuando escucho algo. Yo sé que ella entiende lo que yo estoy tratando de lograr, y lo que estoy pensando. Es otra forma de comunicarnos.

-¿Cómo es Eduardo Cabra?

Un tipo tranquilo que cuando está molesto no se le nota. Me gustan las cosas sencillas, no complicarme la v ida, n i complicársela a la gente tampoco. Me gusta también luchar por las cosas, aunque no sean reconocidas, hacer boberías y hacerme la idea de que en algún momento en la historia serán reconocidas, aunque al final me da igual.

-¿Qué mensaje enviarías a los músicos de América Latina?

Que la música de verdad, la música que sale del corazón y que se está haciendo sin ningún interés, al final triunfa sola, aunque tome cinco, diez, veinte, treinta, cuarenta años, eso solo va a salir para arriba. Pero si tú estás pensando en la música como un medio para lograr algo y te desgastas en pensar en cosas que no son importantes, si estás pensando desde el principio en el dinero, no brother, puede que tengas un golpe de suerte y en un momento te vaya bien, pero eso no va a durar para siempre.

Yo como compositor me imagino haciendo música hasta que me muera, esa es mi meta, que lo que esté haciendo ahora también sea motivo para que cuando yo sea viejo me sienta orgulloso de lo que hice, que cuando yo sea viejo pueda tocar mi propios temas y curarme. Yo creo que de eso se trata la música.

Como han pasado los años…

In Alan Gross, Blockade, Calle 13, Cuba/US, Cuban 5, Puerto Rico on October 4, 2012 at 1:34 pm

 

 

Por María de los Ángeles Vázquez

                                                                                                                                                                                                                        /Especial para CLARIDAD

Con motivo de cumplirse 14 años del injusto encarcelamiento de los cinco antiterroristas cubanos, el Comité Internacional por la Libertad de los Cinco Cubanos, que coordina la compañera y amiga Alicia Jrapko, organizó una gira por las ciudades estadounidenses de Washington, D.C., Nueva York y San Francisco, del 12 al 20 de septiembre. Desde Cuba llegó uno de los creadores de la nueva trova cubana, Vicente Feliú, acompañado del maestro guitarrista Alejandro Valdés; y desde Puerto Rico, el ex prisionero político Rafael Cancel Miranda. Feliú y Valdés ofrecieron conciertos en las tres ciudades y Cancel Miranda fue el orador principal en un panel sobre el caso de Los Cinco en Washington, D.C., que incluyó, entre otros, al reputado abogado cubano José Pertierra y al ex senador Demócrata Tom Hayden.

De camino a Washington, D. C. junto a Rafael en la mañana del 12 de septiembre, pensaba en aquel otro viaje—el de ida—del 1 de marzo de 1954. Desde entonces habían transcurrido 58 años, y como dice aquel viejo bolero que popularizó Rocío Durcal, “Como han pasado los años, como han cambiado las cosas”. Por mi mente pasaba la imagen de un Rafael de 23 años, parado en la acera frente al capitolio estadounidense, esposado, desgarbado, mirando fijamente hacia el enjambre de fotógrafos para enunciar su declaración al mundo: “I’m not sorry”. La prensa estadounidense tildó al comando boricua que atacó el Congreso estadounidense ese día (Lolita Lebrón, Andrés Figueroa Cordero, Irvin Flores Rodríguez y Rafael Cancel Miranda) de “locos”, “fanáticos”, “terroristas” y, por supuesto, “comunistas”. Las embajadas de los países sujetos al poder político y económico de los Estados Unidos se apresuraron a emitir declaraciones de solidaridad con su país huésped, paladín incuestionable en esa época “de la democracia y el progreso”. Cabe notar que eran los tiempos de las dictaduras de Marcos Pérez Jiménez en Venezuela y Fulgencio Batista en Cuba. Desde este último país, un teniente coronel del régimen batistero, de nombre José María Ignacio Salas Cañizares, fue presto en declarar que su gobierno había expulsado al “delincuente” Cancel Miranda de Cuba en agosto de 1952 bajo cargos de conspirar contra el gobierno de Batista. Se refería al hecho de que tan pronto como Batista usurpó el poder el 10 de marzo de 1952, accedió al reclamo de la embajada estadounidense de detener y deportar a Cancel Miranda a Puerto Rico.

Volviendo al 2012, en la noche del 12 de septiembre, Vicente Feliú y Alejandro Valdés ofrecieron el primero de su ciclo de conciertos en la magnífica Sala Bolivariana de la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela. Funcionarios de la embajada venezolana y de la Sección de Intereses de Cuba —esta última presidida por el embajador Jorge A. Bolaños— recibieron a la delegación del Comité Internacional por la Libertad de los Cinco, junto a los artistas cubanos y el otrora “delincuente” Cancel Miranda. Compañeras y compañeros solidarios de países hermanos abarrotaron la sala para escuchar las interpretaciones de Vicente Feliú y Alejandro Valdés. Al día siguiente el embajador Bolaños ofreció un cóctel en su residencia donde nuevamente los hermanos caribeños y latinoamericanos se reunieron en apoyo a Los Cinco.

El viernes 14 de septiembre, se llevó a cabo un foro en el Freedom Hall de Washington, D.C. Allí se leyó un mensaje de solidaridad enviado por la activista estadounidense Ángela Davis; el abogado José Pertierra explicó el estado actual del caso de Los Cinco desde la perspectiva legal; y el ex senador Demócrata por California y activista político Tom Hayden, entre otros planteamientos, reafirmó su compromiso con la campaña por la libertad de los cinco hermanos cubanos. Cancel Miranda, el orador final de la noche, hizo referencia a la campaña por la excarcelación de los cinco nacionalistas puertorriqueños, la cual logró la liberación incondicional de estos en septiembre de 1979. Puntualizó, además, cómo la solidaridad internacional fue un elemento clave en el proceso de liberación.

El sábado 14 de septiembre, Rafael y yo salimos temprano en la mañana para Nueva York. Distinto al viaje de 1954, esta vez Rafael dejaba atrás la ciudad de Washington, D.C. después de tres días de recibir la más fuerte solidaridad con Puerto Rico y con los Cinco Hermanos Cubanos. Esta vez Rafael no iba a enfrentar un segundo juicio en Nueva York, ni dormiría en una fría celda, ni recibiría una golpiza inmisericorde. Esta vez el viaje de Washington, D.C. a Nueva York sería acompañado de seres muy queridos. Iba feliz, fuerte y triunfante.

Volviendo al bolero, finaliza con las siguientes líneas: “….habrán pasado los años/ pero el tiempo no ha podido/ hacer que pase lo nuestro”. Ciertamente han pasado los años y han cambiado muchas cosas. Hoy día, Cuba y Venezuela son países estandartes de una nueva Latinoamérica. Por otra parte, hay cosas que jamás deben cambiar. La lucha y la solidaridad lograron abrir las puertas de las mazmorras imperiales en 1979, y esa misma lucha y solidaridad traerá la libertad a nuestros cinco hermanos cubanos. Así fue y así volverá a ser porque nada hará que cambie “lo nuestro”, que es el triunfo de la verdad y la justicia. ¡Libertad para Los Cinco!

28 de septiembre de 2012