Maggie Alarcón

Posts Tagged ‘Cartas desde Cuba’

¿Cómo y por qué regresa EEUU a Cuba?

In Politics on August 13, 2015 at 10:39 pm

1

Tomado de Cartas desde Cuba

EEUU reabre su embajada en La Habana sin haber conseguido ninguna de sus exigencias, Cuba sigue con un sistema socialista, gobernada por el Partido Comunista, con los disidentes fuera de la ley, sin elecciones pluripartidistas, con el grueso de la economía estatal y sin devolver las propiedades estadounidenses confiscadas.

Dicho en palabras del Presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, “La Casa Blanca le ha entregado al régimen Castro una significativa victoria política a cambio de nada”. La pregunta es ¿podría Washington haber obtenido concesiones de La Habana?.

El Presidente Obama demuestra pragmatismo al aceptar el fracaso del bloqueo contra Cuba pero una vez reconocido es imposible sentarse a la mesa de negociación a imponer condiciones, como tampoco pudieron hacerlo al final de la guerra de Vietnam.

Si la imagen de los diplomáticos estadounidenses huyendo de Saigón escenifica su mayor derrota militar, la apertura de la embajada en el malecón habanero, simboliza el fracaso de la guerra económica de Washington contra la revolución cubana.

Tanto Vietnam como Cuba pagaron un altísimo costo humano, material y social. Hubiera sido ilusorio esperar otra cosa cuando dos naciones pequeñas y pobres se enfrentan a la mayor potencia tecnológica, económica y militar de todos los tiempos.

En Cuba, el plan era provocar hambre, miseria y desesperación para empujar a la gente a derrocar la revolución. En 1960 decretan un Embargo parcial y, ante la terquedad cubana, en 1962 lo refuerzan prohibiendo el comercio de alimentos y medicinas.

2

La denuncia del Embargo es una bandera política que ha servido a Cuba para movilizar a la población. Foto: Raquel Pérez Díaz

Tras la caída de la URSS aprueban la Ley Torricelli, que prohíbe a las filiales estadounidenses en terceros países comerciar con Cuba. En 1996, en medio de una brutal crisis económica, cierran el cerco con la Ley Helms Burton, castigando también a empresas de otras naciones.

La estrategia cubana fue resistir, convirtiendo la denuncia del Embargo en una bandera política para unificar a los revolucionarios, marginar a los opositores y ganar aliados internacionales. Además, el bloqueo fue acusado de ser la causa de todos los problemas del país.

En el ámbito internacional EEUU pretendió aislar a Cuba. Si bien lo lograron en un inicio, el gobierno cubano fue, paso a paso, ganando aliados. Finalmente, Washington se quedó solo contra el mundo en su defensa del Embargo Económico a la isla.

América Latina decidió de forma unánime invitar a Cuba a la Cumbre de las Américas del 2015 y lo hizo contra la voluntad expresa de la Casa Blanca. A Obama le quedaban dos opciones, cambiar su política o retirarse y dejar la tribuna de Panamá a Raúl Castro.

Barack Obama no fue “débil”, llevó la presión del bloqueo al extremo, antes de proclamar su fracaso. Sancionó incluso a las empresas que comerciaban con Cuba equipos médicos y fue el presidente que puso las multas más altas a bancos de terceros países.

Sin embargo, cuando comprobó que el bloqueo no doblegaría a La Habana, decidió prescindir de una política que perjudicaba los intereses de EEUU. Ni siquiera contaba ya con el apoyo de sus socios de la OTAN, la Unión Europea o América Latina.

Tampoco dio el paso sin medir las consecuencias internas, sin estar seguro de que la mayoría del electorado estadounidense y cubanoamericano, lo apoyaría. Y aun así preparó a la opinión pública utilizando hábilmente los medios de comunicación.

La agencia de prensa estadounidense AP recibió “filtraciones” que mostraban el fracaso de las acciones encubiertas de la USAID en Cuba y el New York Times publicó una serie de editoriales preparando el terreno para el cambio hacia La Habana.

La estrategia de Obama fue impecable, apenas 6 meses después de hacer público el diálogo con Cuba, y a pesar de la guerra desatada por el Congreso, las encuestas dicen que el 72% de los estadounidenses apoyan la nueva política.

Con semejante respaldo los Demócratas no tienen nada que temer. Su plan parece ser erosionar el Embargo hasta transformarlo en un cascarón vacío, mientras los Republicanos se desgastan enfrentándose a la opinión pública y los empresarios.

Los estadounidenses ya viajan a la isla gracias a que su propio gobierno les permite violar la ley que prohíbe hacer turismo en Cuba. Mientras, a los empresarios se les dice que busquen las fisuras legales del Embargo para invertir y comerciar con La Habana.

Obama no se ha convertido al socialismo, lo que hace es poner los intereses de su país por encima de los de un anticastrismo que se ha gastado ya cientos de millones de dólares del contribuyente para solo obtener una interminable cosecha de derrotas.

El Presidente de EEUU propone una política diferente, una invasión de turistas y empresarios que carcoma los cimientos de la revolución. Lo hace además en un momento clave, en medio de un cambio generacional en la dirección del gobierno y el Partido Comunista.

Es difícil saber si la nueva estrategia resultará más efectiva pero Barack Obama será recordado como el primer presidente que, en el caso de Cuba, comprendió a Einstein cuando dijo que para lograr resultados distintos, hay que actuar de forma diferente.

Menos voces en BBC Mundo.

In Politics on March 28, 2014 at 2:54 pm

 

 

Me llamó la atención que en la entrada del Sr. Hernando Álvarez de la BBC http://www.bbc.co.uk/mundo/blogs/2014/03/140328_blog_cartas_desde_cuba_nuevas_voces.shtml no hubiera comentario alguno e intenté enviar uno.

Más abajo verán el comentario que intenté publicar en el sitio de BBC Mundo.

No hay forma que lo publiquen. Al parecer, quieren más voces desde Cuba pero en la BBC no quieren oír más que sus propias memeces.

 

“Me van a tener que disculpar los directivos de la BBC y con el mayor respeto, no entiendo. Cómo el Sr. Álvarez nos cuenta que con Cartas desde Cuba, “Hubo polémica, debates y muchos comentarios a favor y en contra. Es decir, un éxito” para luego decirnos, “Queremos escuchar voces críticas de la revolución que no encuentran espacio en los medios cubanos, pero también a aquellas que apoyan el proceso y de jóvenes que sueñan con mejorar el sistema desde dentro.”

Cartas desde Cuba precisamente se plasma como un éxito gracias a que a través de la buena redacción, una que fue siempre, directa, precisa y oportuna, se logró establecer un dialogo a partir de los comentarios, entre todos; individuos a favor de la Revolución Cubana a ultranza, aquellos que la desprecian visceralmente y los que conforman esa inmensa gama de grises en el medio, todos, participaban. Me parece que lo que BBC Mundo no nos está diciendo es que el problema no es con el contenido de Cartas… el problema es con el creador.

Y si quieren,  considérenme creyente en las teorías de la conspiración, pero me resulta muy interesante que el “fin” de Cartas se produzca justo después de que BBC se negara a publicar la entrada EEUU y la paja en el ojo ajeno | http://cartasdesdecuba.com/eeuu-y-la-paja-en-el-ojo-ajeno/ Un escrito donde el autor, arremete contra la doble moral del gobierno de los Estados Unidos respecto al tema de los derechos humanos y hace referencia al caso de los Cinco Agentes cubanos encarcelados en esa misma nación. Es realmente lamentable que la BBC haya caído tan bajo y le brinden tan poco respeto a sus lectores.

Señores míos, no hay peor ciego que el que no quiere ver, mantuvieron a Ravsberg mientras tocaba temas “políticamente correctos” para los intereses allende los mares, en cuanto mencionó algo que no gustó, se acabó la fiesta.

Verdaderamente lamentable. y con los documentales tan buenos que hacen, …  di tu!”

The US and the speck in your neighbor’s eye

In Cuban 5, Politics, US on March 14, 2014 at 2:32 pm

 

By Fernando Ravsberg

Originally published in Spanish in Cartas desde Cuba 

 

Cuban-American congresswoman,  Ileana Ros-Lehtinen (R-FL), surprised many by recently questioning the US justice system when she said it was “extremely disappointing” that the courts had freed one of the 5 Cuban agents, after serving his sentence.

She doesn’t explain what else they could have done, maybe an alternative would have been to send him off to the US Military Base in Guantanamo Bay, where he would have had no legal rights or lawyers to reclaim him, nor would he have been subject to a judicial process..

But it would have been diplomatically incorrect to have done so on the same week that Washington was publishing their list of nations that violate human rights. Every year it highlights the name of Cuba, without mentioning Guantanamo, although that is where the largest number of political prisoners on the island is concentrated.

Secretary of State Kerry didn’t say anything either in spite of the fact that his President opposes the existence of that prison camp and promised to close it down during his first year in office, a time frame long overdue.

The violation of human rights by some does not justify that others do the same. It is absurd that the nation which possesses the most infamous prison in the world, due to the lack of rights offered those detained there, write up a list of violators world wide and not include itself.

But wait, there is more. Beijing also published a report on human rights where the US does appear,  accused of “having perpetrated 376 drone attacks in Pakistan and Yemen, killing 929 people, most of whom were civilians, various children among them.”

It is always easier to see the speck in your neighbor’s eye than the log in your own or in the eyes of “friends”. Thus the governments most vehemently denounced in the US report happen to be “enemies” of Washington, while the human rights violators that are “friends” are barely mentioned.

It wasn’t by coincidence that it was in the US where they said that you can protect an “SOB” as long as he’s “our SOB.” The statement is the best example of a double standard used by the international community and a disservice to the struggle for human rights the world over.

Now things are getting more complicated because the Russian Defense Minister announced that his country is negotiating with Cuba the possibility of establishing Russian military bases on the island. In case anyone has any doubts that they are serious, the next day a Russian navy warship anchored in Havana harbor.

The  students of the University of Computer Sciences (UCI) must be trembling. What if the Russians were  to reclaim their teaching facilities? The current site where the school of higher education resides was previously the Soviet base known as Lourdes, used for  spying on US communications.

It will be difficult for Washington to protest a Russian military presence in Cuba when they maintain a base on the island and subject the rest of the world to illegal eavesdropping, including its European and Latin American allies.

Things have gone so far that the EU and Brazil have agreed to lay a submarine telephone cable between the two continents one which the US will not have access to, and thus avoid the temptation of spying on the official communications of other nations.

Some analysts wonder whether the world will return to a new “Cold War” and nobody knows how all this will be framed within the efforts of the Community of Latin American and Caribbean States, CELAC, to turn the region into a “Peace Zone.”

Latin America has been free of nuclear weapons for a long time. This year, at the CELAC summit, it decided that all disputes must be resolved peacefully and in the future may well close foreign military bases to avoid getting involved in other nation´s conflicts.

In Cuba´s case, if Washington were to agree to return the Guantanamo Naval Base it would then have the moral authority needed to demand that Havana not allow the installation of military units of other countries on its territory.

This would then be tantamount to a dream come true for two presidents. It would put an end to the military occupation of Guantanamo, a constant  demand made by Raul Castro, and Barack Obama would fulfill his promise of eliminating the prison that has brought the United States so much criticism.

 

Note: AjiacoMix regrets that this past Thursday marks the first time in seven years that a post from  Cartas desde Cuba does not appear on the BBC site.

Political faux pas or was something lost in translation? …

El Habeas Corpus de Gerardo Hernández

In Alan Gross, CAFE, Cuba, Cuban 5, Cuban Americans, Politics, Press, US on August 23, 2012 at 12:18 pm

 

Por Fernando Ravsberg

Tomado del blog Cartas desde Cuba

 

La relatora especial de la ONU sobre la independencia de jueces y abogados, Gabriela Knaul, expresó oficialmente  su inquietud por la falta de trasparencia legal y de procedimientos en los juicios contra 5 agentes cubanos detenidos en EEUU desde hace más de una década.

Al parecer la fiscalía y la jueza jugaron con cartas escondidas en la manga, impidiendo que la defensa tuviera “acceso a todas las pruebas disponibles y a los archivos documentales”. Es una violación de procedimiento tan elemental que aparece hasta en las series de TV.

Pero los desaciertos procesales no se quedan ahí, según la relatora de la ONU los Habeas Corpus presentados por la defensa son valorados “por la misma jueza que previamente estuvo a cargo de los casos”, con lo cual la convierten en juez y parte.

Para colmo de males se vislumbra la mano del gobierno de EEUU presionando a los tribunales para conseguir las condenas más duras. Antes y durante el juicio, varios periodistas de Miami habrían recibido dinero para escribir artículos contra los 5 agentes cubanos.

Realmente no parece muy legal que el Poder Ejecutivo intente influir sobre el Poder Judicial ni tampoco resulta muy ético que un periodista acepte recibir dinero del gobierno con el fin de escribir artículos para influir en el resultado de un juicio en curso.

El abogado norteamericano Martin Garbus asegura que en el periodo 1998-2001 la comunidad miamense recibió a través de la prensa escrita, radial y televisiva un arsenal de propaganda pagada por el gobierno para interferir en el proceso y persuadir al jurado.

Según Garbus, una quincena de periodistas recibieron dinero para escribir contra los 5 agentes. Al parecer algunos cobraban en secreto, ni siquiera en sus medios de prensa sabían que trabajaban para otro patrón más generoso, tanto que le pagó a uno de ellos U$D 175 000.

La Oficina de Transmisiones a Cuba del gobierno de EEUU (OCB) se vio obligada a aceptar la acusación, cuando el periodista Oscar Corral reveló que 50 de sus colegas en la Florida eran pagados por Radio Martí para hacer materiales apoyando la postura del Departamento de Estado contra Cuba.

El escándalo fue tal que el editor del mayor periódico de Miami, Jesús Díaz, despidió a varios periodistas aduciendo que no se puede “garantizar la objetividad ni integridad si alguno de nuestros reporteros o reporteras reciben compensación monetaria de cualquier entidad, en especial de una agencia de Gobierno”.

A pesar de las duras palabras del editor, la falta ético-profesional no parece haber sido considerada demasiado grave porque unos meses después algunos de esos periodistas volvieron a trabajar en la redacción como si nada hubiera pasado.

Sin duda, se han dado tantas anomalías legales y éticas que parece lógico que la Relatora de la ONU, Gabriela Knaul, mire con recelo la independencia de los jueces en este caso. De todas formas era de esperar que fuera así, teniendo en cuenta donde se realizó el juicio.

Miami es una ciudad en la que los exiliados cubanos tienen un enorme poder político, económico y mediático. Era muy improbable que obtuvieran un trato justo estos 5 agentes confesos de vigilar e informar a Cuba de las actividades de esa misma comunidad.

El ambiente de Miami sobrepasa incluso el odio a Fidel Castro y se extiende a los ciudadanos que viven en la isla. En el mayor periódico de la ciudad aparecen diatribas asegurando que cualquier acercamiento “lo tienen que construir los cubanos sumisos del interior”.

A los que describe como “los que lo han aguantado todo, los que han colaborado en todo, los que apalean a los cubanos insumisos, los que delatan a sus compatriotas, los que los torturan, los que los arrojan al mar, los que llevan cincuenta años llenando la Plaza de Fidel y aplaudiéndolo y oliéndole el culo”.

Pero parece que a Washington no le bastaba ambiente natural de la ciudad, entonces decidieron que su aparato de información oficial “quemara” cientos de miles de dólares para inflamarlo aún más y crear un incendio de grandes proporciones a través de la prensa.

En medio de ese ambiente Gerardo Hernández fue condenado a 2 cadenas perpetuas, como para garantizar que seguirá tras las rejas aún si lograse reencarnar en otra vida. Ahora su defensa reclama un juicio justo, en una ciudad desprejuiciada, sin presiones del gobierno ni campañas de prensa.

El tema preocupa incluso a las Naciones Unidas porque como expresara el abogado estadounidense Martin Garbus “cada dólar por cada artículo, imagen o programa de radio o televisión que se gastó en este programa secreto, violó la integridad del juicio”.

Las turbulentas aguas del estrecho de Florida

In Alan Gross, Blockade, Cuba, Cuba/US, Cuban 5, Cuban Embargo, Politics, US on June 28, 2012 at 2:58 pm

Inspirado en la Divina Comedia de Dante, el Pensador de Rodin parece estar “pensando” como entender el enrredo entre Cuba y EEUU…

Por Rafael Chacón

Tomado de Cartas desde Cuba 

Estados Unidos se queja porque el sistema bancario de Cuba no es trasparente y eso habría permitido que unos cubanos -refugiados de “la persecución comunista”- estafen al sistema de salud y saquen el dinero a través de un banco extranjero que también opera en la isla.

Es sorprendente que Washington le pida a Cuba trasparencia bancaria a pocos días de sancionar a un banco holandés por hacer negocios con La Habana. Antes ya habían castigado a otro suizo y, si no recuerdo mal, también a uno de la lejana Australia.

Pero parece que andar persiguiendo los negocios de la isla por todo el mundo los agota y quieren simplificar las cosas: el Banco Central de Cuba debe trasparentar todas sus actividades para que a ellos les resulte más sencillo castigar a los socios financieros de la isla.

Mal vista esa propuesta de trasparencia bancaria puede parecer hasta tonta, sin embargo, vista desde el optimismo -mucho optimismo- podría ser el primer paso hacia un acuerdo de colaboración bilateral en la lucha contra el lavado de dinero.

Si las autoridades estadounidenses están tan interesadas en perseguir ese delito tienen la opción de comprometerse a cesar la persecución financiera mundial de Cuba y, entonces sí, solicitar a este país que siga las normas internacionales de trasparencia bancaria.

Claro que La Habana se lo va a pensar muy bien, no sea que les ocurra como cuando comunicaron al FBI sobre las acciones violentas que se fraguaban en el exilio de Miami y al final sirvió para que capturaran a los agentes cubanos que consiguieron la información.

Sus juicios estuvieron tan viciados que Gabriela Knaul, relatora de la ONU sobre la independencia de jueces y abogados, acaba de expresar a Washington su preocupación por el proceso judicial contra los 5 cubanos encarcelados en EE.UU. por conspiración para cometer espionaje.

La ingenuidad de Cuba con el FBI los llevó a la cárcel. Cuatro de ellos aún permanecen en prisión y el quinto está en libertad vigilada en Miami.

Y parece que no habrá cambios en su situación legal, La Casa Blanca rechaza la oferta cubana de liberar a los 5 a cambio de Alan Gross.

Washington asegura que ellos son espías y Alan solo es un inocente “contratista”. Es verdad que trabajaba por “contrato” pero al servicio del gobierno de EE.UU. y contrabandeando a Cuba equipos de comunicación tan sofisticados que algunos solo los usa la CIA y el Pentágono.

En la negociación para liberar a Gross EE.UU. apostó todo el tiempo a “caballo ganador” porque conocían de antemano cada intención cubana. Sin embargo, desde hace unos meses perdieron sus ojos y oídos y la reacción parece ser dar palos de ciego.

Un buen ejemplo son las declaraciones de la Secretaria de Estado Hilary Clinton, anunciando que intensificará el programa de desarrollo de comunicaciones clandestinas en Cuba, lo cual es un golpe a las esperanzas de una salida humanitaria para Gross y su familia.

Para evitar más estadounidenses presos, ahora intentarán extender internet a partir de equipos que se venden en las tiendas cubanas. Es difícil que tengan éxito, salvo que sus objetivos reales sean que La Habana limite más el uso de las nuevas tecnologías y reprima a la ciberoposición.

Porque hay una evidente contradicción entre una Hilary Clinton que pretende promover internet en la isla y su colegas del Departamento del Tesoro, que ordenan a Google prohibir a todos los cubanos el uso de algunas de sus herramientas.

Y no hay la menor duda, Christine Chen, gerente de Comunicaciones Globales y Asuntos Públicos de Google lo dejó muy claro: “tenemos que cumplir con las políticas del Departamento del Tesoro (…) no se puede usar Google Analytics en los países sometidos a embargos”.

Washington carga así las armas de los inmovilistas de esta orilla. La censura de Google y los millones de dólares regalados por Hilary a la ciberdisidencia son la justificación perfecta para que algunos propongan nuevas restricciones “que nos permitan enfrentar esta agresión imperialista”.

Ahora les resultará mucho más sencillo justificar la censura y la existencia misma del Ministerio del Silencio, limitar el acceso de los ciudadanos a internet, mantener en secreto el destino del cable submarino y declarar hostil a todo el que no les sea incondicional en la red.

Cuando llegué a la isla, Victorio Copa -un colega muy cubano a pesar del nombre- me dio un sabio consejo: “si quieres entender lo que sucede en Cuba estudia sus relaciones con EE.UU. porque casi nada de lo que ocurre es ajeno a ese conflicto centenario”.