Maggie Alarcón

Posts Tagged ‘EEUU’

La hora de Hillary

In Politics, Politics on October 17, 2016 at 2:59 pm

hillary-clinton

Por Ricardo Alarcón de Quesada

A menos de un mes de las elecciones norteamericanas aun es posible que Donald Trump resulte el ganador. Semejante escenario es contemplado con asombro y preocupación por quienes en Estados Unidos creen todavía en sus instituciones.

Cuando inició su campaña pocos tomaron en serio las aspiraciones del millonario que sintetiza las dos cualidades que para Octavio Paz definían la conducta imperial: arrogancia e ignorancia. De ambas hizo ostentación cuando enfrentó a los otros contendientes republicanos y ahora contra Hillary Clinton. A todo lo largo de esa trayectoria ha tratado de presentarse, demagógicamente, como si fuese un enemigo del “establishment” y portavoz de sus víctimas.

Basta leer sus propuestas para comprender que miente descaradamente. Su plan de reforma impositiva beneficiaría sólo a los que concentran las riquezas y perjudicaría a los que viven de su salario. Para colmo, caso único en toda la historia norteamericana, se niega a divulgar sus informes al Servicio de Rentas Internas, y por si fuera poco, ha alardeado de no pagar sus impuestos durante años. Al Capone fue enviado a la cárcel por ese delito. Pero Trump sigue recorriendo libremente el país donde lo aplauden miles de entusiastas seguidores.

Por todas partes, día tras día, repite un mensaje de odio, prejuicios y violencia. Es larga la lista de quienes son objeto de sus insultos y amenazas: los mejicanos y las mujeres, los musulmanes y quienes padecen discapacidades físicas, los inmigrantes y la comunidad LGTB, los que abogan por limitar el comercio de armas y quienes luchan contra la contaminación atmosférica y un interminable etcétera que incluye a los políticos republicanos que toman distancia de su discurso ultrarreaccionario y su lenguaje procaz.

En un par de ocasiones sugirió el asesinato de Hillary Clinton y en el debate con ella, ante millones de televidentes, la amenazó con encarcelarla caso de llegar él a la presidencia.

En cualquier país del mundo, y en Estados Unidos en situaciones normales, un personaje semejante perdería cualquier elección y probablemente sería recluido en una institución penal o en algún sanatorio. Trump, increíblemente, ha sido el centro de la campaña electoral y aunque muchos lo critican, tiene el respaldo de millones de electores.

La única posibilidad de derrotarlo es Hillary Clinton, la primera mujer en la historia con posibilidades de ser elegida. La diferencia entre ambos es abismal. No exageró Barak Obama cuando dijo que ella estaba más preparada que él -Obama- o su marido -Bill Clinton- para ejercer la presidencia.

Hillary tiene una larga trayectoria política desde sus tiempos juveniles y siempre ha sido vista como una enemiga por los grupos más conservadores que contra ella han desatado una campaña feroz en la que abundan las calumnias. Cometió errores, algunos de trascendencia indudable, hizo concesiones censurables, no siempre se mantuvo fiel a sus ideales de juventud. Pero lo mismo puede decirse de cualquier político norteamericano y ninguno ha sido sometido como ella al escrutinio implacable de todos los medios de comunicación -los de las grandes corporaciones y también los otros que circulan en el universo digital- que han examinado su vida al detalle y no pueden acusarla de haber cometido crimen alguno. El mayor cargo contra ella es haber abrazado el neoliberalismo como hicieron casi todos los de su partido y haber aplicado, como Secretaria de Estado, la línea belicista de la Casa Blanca.

Estados Unidos sigue siendo la potencia más poderosa pero su sociedad atraviesa una profunda crisis. La frustración y el malestar predominan en una ciudadanía cada vez más escéptica ante sus políticos. Donald Trump manipula esa situación y lo hace apelando al racismo, el individualismo brutal, la estulticia y la violencia que han estado presentes, desde su origen, en la nación que se cree superior a todo el mundo. Su candidatura ha sacado a flote lo peor de Norteamérica y lo ha convertido en una fuerza política organizada.

Hillary no representa una alternativa revolucionaria. Elegirla no producirá la transformación radical de la sociedad norteamericana. Pero en este momento ella es la única esperanza para detener la barbarie.

Es posible vencer a Trump. Pero hace falta que sea una derrota aplastante, una avalancha de votos que no solo ponga fuera de combate al inaudito demagogo sino que permita iniciar una etapa nueva en la que pueda ser derrotado también el “trumpismo”, esa enfermedad que corroe a la sociedad norteamericana y amenaza a la Humanidad.

Un Quijote del Siglo XX

In Politics, Social Justice on September 16, 2016 at 11:35 am

pablo_picasso_don_quixote_print_14a

Por Ricardo Alarcón de Quesada

El lunes 12 de septiembre a los 96 años de edad falleció en su hogar de California Stanley K. Sheinbaum. Quiero sumar estas líneas al tributo que seguramente habrá de recibir de muchos en todas partes. Pese a su edad avanzada y los quebrantos de salud sus amigos jamás hallarán consuelo a su partida. Porque Stanley pertenece a la categoría de los que Bertolt Brecht llamó los imprescindibles los que luchan toda la vida.

Desde su infancia neoyorquina bajo la Gran Depresión hasta la era de la dominación global de la plutocracia norteamericana recorrió un largo camino que lo llevó no sólo a atravesar su país sino también a conocer el resto del mundo. Aprendió a interesarse, como pocos compatriotas suyos, por los conflictos y problemas de los demás y a involucrarse y tomar partido, “tratando de crear un poco de paz y justicia en este injusto mundo” como escribió en sus Memorias publicadas hace cinco años (“A 20th Century Knight’s quest for peace, civil liberties and economic justice”)

Descubrió en 1959 que el programa que dirigía en la Universidad Estatal de Michigan era una actividad encubierta de la Agencia Central de Inteligencia y se convirtió en la primera persona que denunció públicamente las acciones ilegales de la CIA dentro de Estados Unidos.

En los años Sesenta articuló la campaña para la liberación de Andreas Papandreu encarcelado por la junta militar en Grecia. Encabezó el movimiento para la recaudación de los fondos necesarios y la defensa de Daniel Elsberg arrestado en 1971 por revelar los llamados Papeles del Pentágono sobre la agresión a Viet Nam, emblemática pelea con la destacada participación de Leonard Boudin y su discípulo el joven Leonard Weinglass, ambos brillantes defensores de los derechos humanos y las libertades civiles. Si no hubiera sido por Stanley, según el propio Elsberg “el juicio hubiera terminado, Nixon permanecería hasta el final de su mandato y la guerra habría continuado”.

Impulsó las labores de la Unión Americana de Derechos Civiles en el sur de California para poner fin a la segregación racial en las escuelas y luchar contra los métodos represivos de la policía de Los Ángeles mientras dirigía los esfuerzos contra el régimen del Apartheid de Sudáfrica.

En 1988 organizó un grupo de dirigentes judíos norteamericanos que el 6 de diciembre se reunió en Estocolmo con Yaser Arafat para iniciar un proceso hacia el entendimiento y la paz en Palestina. El gesto le ganó no pocos enemigos. “Por un tiempo fui el judío más odiado en Norteamérica…por otros judíos” anotó en su Autobiografía.

Asumió un papel valeroso en el enfrentamiento a la brutalidad policial y la golpiza de Rodney King. Lo hizo desde su responsabilidad en la Comisión de la policía de Los Ángeles y en las calles de la ciudad. “Era”, en palabras de la Congresista Afroamericana Maxine Waters, “un ser humano extraordinario”.

También se ocupó de Cuba. Nos visitó aquí y mantuvimos comunicación a la distancia hasta el final. Se opuso al bloqueo, luchó por la normalización de las relaciones y fue decisivo en la batalla por la liberación de nuestros Cinco Héroes antiterroristas cuya situación ayudó a divulgar en Estados Unidos. Lo que fue anunciado el 17 de diciembre de 2014 era también fruto de su empeño solidario que no siempre trascendía a los grandes titulares mediáticos.

Al final de su vida pudo afirmar: “Aun me intereso, aun me involucro, aun creo que el mañana será mejor. Y por eso sigo siendo muy optimista. Si algo he aprendido a lo largo de los años es que no es tan importante si ganamos o no las batallas lo que es realmente importante es que continuamos librando las batallas por la justicia, por la igualdad, por la equidad”.

Stanley sigue cabalgando.

¿Cómo y por qué regresa EEUU a Cuba?

In Politics on August 13, 2015 at 10:39 pm

1

Tomado de Cartas desde Cuba

EEUU reabre su embajada en La Habana sin haber conseguido ninguna de sus exigencias, Cuba sigue con un sistema socialista, gobernada por el Partido Comunista, con los disidentes fuera de la ley, sin elecciones pluripartidistas, con el grueso de la economía estatal y sin devolver las propiedades estadounidenses confiscadas.

Dicho en palabras del Presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, “La Casa Blanca le ha entregado al régimen Castro una significativa victoria política a cambio de nada”. La pregunta es ¿podría Washington haber obtenido concesiones de La Habana?.

El Presidente Obama demuestra pragmatismo al aceptar el fracaso del bloqueo contra Cuba pero una vez reconocido es imposible sentarse a la mesa de negociación a imponer condiciones, como tampoco pudieron hacerlo al final de la guerra de Vietnam.

Si la imagen de los diplomáticos estadounidenses huyendo de Saigón escenifica su mayor derrota militar, la apertura de la embajada en el malecón habanero, simboliza el fracaso de la guerra económica de Washington contra la revolución cubana.

Tanto Vietnam como Cuba pagaron un altísimo costo humano, material y social. Hubiera sido ilusorio esperar otra cosa cuando dos naciones pequeñas y pobres se enfrentan a la mayor potencia tecnológica, económica y militar de todos los tiempos.

En Cuba, el plan era provocar hambre, miseria y desesperación para empujar a la gente a derrocar la revolución. En 1960 decretan un Embargo parcial y, ante la terquedad cubana, en 1962 lo refuerzan prohibiendo el comercio de alimentos y medicinas.

2

La denuncia del Embargo es una bandera política que ha servido a Cuba para movilizar a la población. Foto: Raquel Pérez Díaz

Tras la caída de la URSS aprueban la Ley Torricelli, que prohíbe a las filiales estadounidenses en terceros países comerciar con Cuba. En 1996, en medio de una brutal crisis económica, cierran el cerco con la Ley Helms Burton, castigando también a empresas de otras naciones.

La estrategia cubana fue resistir, convirtiendo la denuncia del Embargo en una bandera política para unificar a los revolucionarios, marginar a los opositores y ganar aliados internacionales. Además, el bloqueo fue acusado de ser la causa de todos los problemas del país.

En el ámbito internacional EEUU pretendió aislar a Cuba. Si bien lo lograron en un inicio, el gobierno cubano fue, paso a paso, ganando aliados. Finalmente, Washington se quedó solo contra el mundo en su defensa del Embargo Económico a la isla.

América Latina decidió de forma unánime invitar a Cuba a la Cumbre de las Américas del 2015 y lo hizo contra la voluntad expresa de la Casa Blanca. A Obama le quedaban dos opciones, cambiar su política o retirarse y dejar la tribuna de Panamá a Raúl Castro.

Barack Obama no fue “débil”, llevó la presión del bloqueo al extremo, antes de proclamar su fracaso. Sancionó incluso a las empresas que comerciaban con Cuba equipos médicos y fue el presidente que puso las multas más altas a bancos de terceros países.

Sin embargo, cuando comprobó que el bloqueo no doblegaría a La Habana, decidió prescindir de una política que perjudicaba los intereses de EEUU. Ni siquiera contaba ya con el apoyo de sus socios de la OTAN, la Unión Europea o América Latina.

Tampoco dio el paso sin medir las consecuencias internas, sin estar seguro de que la mayoría del electorado estadounidense y cubanoamericano, lo apoyaría. Y aun así preparó a la opinión pública utilizando hábilmente los medios de comunicación.

La agencia de prensa estadounidense AP recibió “filtraciones” que mostraban el fracaso de las acciones encubiertas de la USAID en Cuba y el New York Times publicó una serie de editoriales preparando el terreno para el cambio hacia La Habana.

La estrategia de Obama fue impecable, apenas 6 meses después de hacer público el diálogo con Cuba, y a pesar de la guerra desatada por el Congreso, las encuestas dicen que el 72% de los estadounidenses apoyan la nueva política.

Con semejante respaldo los Demócratas no tienen nada que temer. Su plan parece ser erosionar el Embargo hasta transformarlo en un cascarón vacío, mientras los Republicanos se desgastan enfrentándose a la opinión pública y los empresarios.

Los estadounidenses ya viajan a la isla gracias a que su propio gobierno les permite violar la ley que prohíbe hacer turismo en Cuba. Mientras, a los empresarios se les dice que busquen las fisuras legales del Embargo para invertir y comerciar con La Habana.

Obama no se ha convertido al socialismo, lo que hace es poner los intereses de su país por encima de los de un anticastrismo que se ha gastado ya cientos de millones de dólares del contribuyente para solo obtener una interminable cosecha de derrotas.

El Presidente de EEUU propone una política diferente, una invasión de turistas y empresarios que carcoma los cimientos de la revolución. Lo hace además en un momento clave, en medio de un cambio generacional en la dirección del gobierno y el Partido Comunista.

Es difícil saber si la nueva estrategia resultará más efectiva pero Barack Obama será recordado como el primer presidente que, en el caso de Cuba, comprendió a Einstein cuando dijo que para lograr resultados distintos, hay que actuar de forma diferente.

Diosdado somos todos

In Politics, US, Venezuela on May 29, 2015 at 12:42 pm

Ricardo Alarcón de Quesada

 

La Orden Ejecutiva del Presidente Obama definiendo a Venezuela como “una inusual y extraordinaria amenaza a la seguridad nacional de los Estados Unidos” y declarando “una emergencia nacional para tratar con esta amenaza” el pasado 9 de marzo provocó la alarma justificada y el rechazo unánime en todo el Continente y más allá. No era la primera vez que Washington empleaba un lenguaje tan arrogante como irracional. La historia está repleta de agresiones militares y otras violaciones al derecho internacional cometidas por el Imperio valiéndose de semejante formulación. Con esas palabras justificaron brutales invasiones armadas contra Panamá y la diminuta isla de Granada entre otros atropellos con los que aplastaron pueblos inermes y causaron muerte y destrucción en naciones que fueron despojadas de su independencia.

Pese a la desaprobación universal, desde esa fecha se ha intensificado la campaña mediática contra Venezuela. El aparato propagandístico dirigido por Estados Unidos concentra ahora sus ataques especialmente contra Diosdado Cabello, Presidente de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela a quien acusan calumniosamente de vínculos con el narcotráfico internacional. Sin presentar prueba alguna el infundio es repetido rápidamente por centenares de periódicos y otros medios de comunicación en todo el mundo.

¿Quién es Diosdado Cabello y por qué lo atacan?

Unido a Hugo Chávez desde que era un joven oficial lo acompañó en su lucha contra los desmanes y la corrupción de la Cuarta República y después en la obra transformadora y pacífica de la Revolución Bolivariana. Fue pieza clave en la resistencia popular que en 2002 derrotó al golpe fascista y reinstauró a Chávez en la jefatura del Estado para la que había sido elegido democráticamente con el voto de la mayoría de los venezolanos.

Cuando se produjo la desgraciada desaparición física de Chávez y la misma derecha ultramontana que ahora lo denigra quiso, en una torpe maniobra para dividir al chavismo, que Diosdado asumiera la Presidencia de la República encontró en él el rechazo más vigoroso. Diosdado Cabello dio un ejemplo extraordinario de firmeza revolucionaria y espíritu unitario. Demostró que no lo doblegan las lisonjas ni las amenazas.

La derecha reaccionaria y el imperialismo no le perdonaron una conducta que lo hace hoy sintetizar la voluntad de un pueblo dispuesto a preservar la independencia y la soberanía. Defender a Diosdado Cabello es defender a Venezuela, es cumplir un deber de solidaridad inexcusable para todo latinoamericano. Porque Diosdado somos todos.

Menos voces en BBC Mundo.

In Politics on March 28, 2014 at 2:54 pm

 

 

Me llamó la atención que en la entrada del Sr. Hernando Álvarez de la BBC http://www.bbc.co.uk/mundo/blogs/2014/03/140328_blog_cartas_desde_cuba_nuevas_voces.shtml no hubiera comentario alguno e intenté enviar uno.

Más abajo verán el comentario que intenté publicar en el sitio de BBC Mundo.

No hay forma que lo publiquen. Al parecer, quieren más voces desde Cuba pero en la BBC no quieren oír más que sus propias memeces.

 

“Me van a tener que disculpar los directivos de la BBC y con el mayor respeto, no entiendo. Cómo el Sr. Álvarez nos cuenta que con Cartas desde Cuba, “Hubo polémica, debates y muchos comentarios a favor y en contra. Es decir, un éxito” para luego decirnos, “Queremos escuchar voces críticas de la revolución que no encuentran espacio en los medios cubanos, pero también a aquellas que apoyan el proceso y de jóvenes que sueñan con mejorar el sistema desde dentro.”

Cartas desde Cuba precisamente se plasma como un éxito gracias a que a través de la buena redacción, una que fue siempre, directa, precisa y oportuna, se logró establecer un dialogo a partir de los comentarios, entre todos; individuos a favor de la Revolución Cubana a ultranza, aquellos que la desprecian visceralmente y los que conforman esa inmensa gama de grises en el medio, todos, participaban. Me parece que lo que BBC Mundo no nos está diciendo es que el problema no es con el contenido de Cartas… el problema es con el creador.

Y si quieren,  considérenme creyente en las teorías de la conspiración, pero me resulta muy interesante que el “fin” de Cartas se produzca justo después de que BBC se negara a publicar la entrada EEUU y la paja en el ojo ajeno | http://cartasdesdecuba.com/eeuu-y-la-paja-en-el-ojo-ajeno/ Un escrito donde el autor, arremete contra la doble moral del gobierno de los Estados Unidos respecto al tema de los derechos humanos y hace referencia al caso de los Cinco Agentes cubanos encarcelados en esa misma nación. Es realmente lamentable que la BBC haya caído tan bajo y le brinden tan poco respeto a sus lectores.

Señores míos, no hay peor ciego que el que no quiere ver, mantuvieron a Ravsberg mientras tocaba temas “políticamente correctos” para los intereses allende los mares, en cuanto mencionó algo que no gustó, se acabó la fiesta.

Verdaderamente lamentable. y con los documentales tan buenos que hacen, …  di tu!”

El Mandela de Obama

In Politics on September 18, 2013 at 1:31 pm

Image

 

 

 

 

Ricardo Alarcón de Quesada

 

Cuando en 1986 la Organización de Solidaridad de los Pueblos de África, Asía y América Latina y el Caribe instituyó esta distinción, ya Oscar López Rivera llevaba cinco años de prisión que se ha prolongado por 32 años y hace de él el preso político más antiguo de nuestro Continente.

Entregarle la Orden de la Solidaridad El Mehdi Ben Barka honra a la OSPAAAL y a su inspirador y fundador a quien el colonialismo asesinó e hizo desaparecer hace ya casi medio siglo. Oscar se la ganó hace tiempo con su vida, consagrada a la independencia y la libertad de su pueblo. Él ha sido y es ejemplo supremo de la continuidad del movimiento emancipador tricontinental. Con esta ceremonia Cuba expresa también su solidaridad con la causa puertorriqueña a la que nos une un mandato de la historia que ningún cubano deberá olvidar jamás. Reafirmémoslo aquí junto al Apóstol: “Una son en el pasado como una serán en el porvenir el alma de Lares y el alma de Yara”.

Oscar sintetiza hoy esa lucha que nos hermanó para siempre hace 145 años. Lo dijo, mejor que nadie, Rafael Cancel Miranda: “¿Por qué te temen tanto Oscar? Porque eres Betances, porque eres Filiberto, porque eres Corretjer, porque eres Albizu, porque eres todo puertorriqueño y toda puertorriqueña que no se doblega. Tú eres ese poder contra el cual no hay fuerza posible, el poder de la dignidad, de la verticalidad, de la integridad”.

Sea, pues, este homenaje a Oscar un tributo a su Patria y a su pueblo. Y sea igualmente la reafirmación del compromiso con una brega cuya intensidad debe crecer hasta derrotar completamente el coloniaje.

Hace poco leí en la Sección En Rojo de Claridad lo que dijo una puertorriqueña: “todos los días, al levantarme, me pregunto ¿qué puedo hacer hoy por Oscar?

Que esa interrogante se multiplique para que seamos capaces de desatar la solidaridad y convertirla en una fuerza arrolladora que llegue a la Casa Blanca y obligue al Presidente Obama a hacer lo que él sabe es su obligación inexcusable: poner en libertad a Oscar ya, inmediatamente, sin condiciones, sin más dilación.

Son ya 32 años de injusta prisión y casi quince años han pasado desde que el Presidente Clinton dispuso que Oscar fuese liberado. ¿Hasta cuándo habrá que recordárselo al actual inquilino de la Casa Blanca? ¿Por qué no escucha la petición unánime que acaba de hacerle la Convención de la AFL-CIO?

Se lo ha reclamado toda la sociedad puertorriqueña. Es preciso levantar esa exigencia hasta lograr que Oscar regrese libre a su tierra, a la isla irredenta que lo espera para continuar la lucha hasta que ella toda sea libre.

Oscar López Rivera es paradigma insuperable de sacrificio y resistencia. Culpable sólo de ser un patriota irreductible, el Imperio le robó su juventud y le ha impuesto condiciones carcelarias especialmente duras, con largos períodos de aislamiento y tratando de restringir su comunicación con el mundo exterior.

Su existencia toda es testimonio imborrable de altruismo, de entrega a los demás. Pocas personas, en condiciones tan difíciles, han sido capaces como él de dar tanta solidaridad. Allá en la dura prisión de Terre Haute ha sido y es maestro y guía de muchos desdichados que de él han recibido educación, consuelo y esperanza.

Realizamos esta ceremonia en medio del renovado empeño por la liberación de Gerardo, Ramón, Antonio y Fernando. Las cintas amarillas que hoy expresan el reclamo de nuestro pueblo se alzan igualmente por la libertad de Oscar.

El próximo febrero Fernando habrá concluido su injusta sanción. Confiamos que regrese a su patria de inmediato y que aquí pueda abrazar, ya libres ambos, al hermano boricua con quien compartió celda y de quien recibió siempre apoyo y amistad.

En la entrevista que le hizo Claridad, la primera que le permitieron en 32 años de encierro Oscar declaró: “yo estoy listo para lo que venga, siempre voy a estar listo para lo que venga”.

Nosotros debemos estar listos y no descansar hasta liberarlo.

La primera Orden otorgada por la OSPAAAL en 1986 fue para Nelson Mandela quien tuvo que esperar el fin del apartheid para recibirla en 1991.

Hoy la de Oscar la recibe Clarissa, su hija. Juremos estar listos para luchar hasta que Oscar venga a recibirla personalmente.

En vísperas del 23 de septiembre comprometámonos a perseverar en el empeño. Esa fecha nos recuerda la batalla de siglo y medio por la independencia de Puerto Rico. Y nos recuerda también el vil y cobarde asesinato de Filiberto Ojeda que nos sigue convocando a luchar hasta la victoria siempre.

 

Que viva Puerto Rico Libre.

 

 La Habana septiembre 18, 2013

Ceremonia de entrega a Oscar López Rivera de la Orden de la Solidaridad “El Mehdi Ben Barka”

¿Es pragmática la política estadounidense en el caso Alan Gross?

In Alan Gross, CAFE, Cuba/US, Cuban 5 on January 28, 2013 at 2:00 pm
Por Arturo López- Levy 
El tema peor manejado en las relaciones Cuba-EE.UU durante los primeros periodos presidenciales de Barack Obama y Raúl Castro ha sido la detención del subcontratista de la Agencia estadounidense para el desarrollo internacional (USAID) Alan Gross. Este norteamericano cumple una sentencia de quince años a partir de su arresto en Cuba el 3 de Diciembre de 2009, y luego juzgado por actos contra la independencia o la integridad del estado cubano. Evadiendo el primer requerimiento de una postura pragmática, “reconocer los hechos”, la Administración Obama  ha creado su propia ficción en contradicción hasta con sus propios documentos[i] [1], ahora disponibles al público.
Gross no es un espía sino un experto en comunicación que fue a Cuba como un agente extranjero no registrado. Su misión era crear una red inalámbrica de acceso a internet por satélite, basado en centros comunitarios judíos, evadiendo la detección por parte del gobierno cubano. El programa de la USAID fue aprobado bajo la sección 109 de la ley Helms-Burton, que al decir de su autor, el senador Jesse Helms, fija el embargo contra Cuba (incluida la prohibición de vender equipos de computación) como la ley de EE.UU.
Las acciones de Gross fueron secretas. Su programa nunca obtuvo el consentimiento informado de la comunidad judía cubana, que siempre se ha opuesto a la politización de las congregaciones de fe como instrumentos de subversión. Alan Gross no es un experto en Cuba y ni siquiera habla español.  Le encanta la música cubana pero eso no califica a nadie para la misión encubierta que le asignó Development Alternatives Initiatives, a nombre de la USAID.
Todo eso es bien conocido pero la USAID insiste que Gross estaba en Cuba solo haciendo trabajo humanitario. El Departamento de Estado insiste que la comunidad internacional malinterpreta la ley Helms-Burton; que no viola la soberanía cubana. El problema de las relaciones con Cuba parece más de psiquiatría que de política. La sociedad civil cubana, los grupos religiosos y hasta los disidentes que critican el embargo no se percatan que la ley Helms-Burton existe para ayudarlos.
Un documento recientemente desclasificado del equipo de la USAID[ii] [2] asociado al trabajo de Gross revela un patrón consistente de desinformación. El programa recomienda a Babalu Blog, un sitio web irrelevante, manejado por defensores rabiosos del embargo, como la primera fuente de  información sobre Cuba. Babalu blog no se focaliza en estudiar Cuba sino en propagar insultos contra el presidente Obama y cualquiera que no concuerde con el macartismo de los escritores de Babalu Blog.  Según uno de sus artículos menos ofensivos,
Obama es un “tirano marxista”, en la tradición de Stalin, Mao y Fidel Castro[iii] [3]El mero recomendar a Babalu blog como fuente de estudio es razón suficiente para congelar el programa hasta tanto no se garantice un mínimo de supervisión adulta.
Hacia una política pragmática:
Solo en el planeta Babalu, la política de embargo no tiene responsabilidad moral por el encarcelamiento de Alan Gross.  Si alguien quiere saber por qué la Habana se opone a la creación por la USAID de redes fuera de su monitoreo debe leer el libro de David Sanger “Confront and Conceal: Obama’s Secret War and Surprising Use of American Power”. “Olympic Games” fue el código para Stuxnet, un virus informático, que causó severos daños al programa nuclear secreto iraní. Según Sanger, fue el “ataque cibernético más complejo y sofisticado que Estados Unidos haya lanzado”.
¿Deben los participantes en los programas de la USAID en Cuba preocuparse por eso? Si los funcionarios cubanos no leyeran los periódicos capitalistas no sería necesario.  El problema es que los leen. Hay analistas del gobierno cubano que siguen la prensa estadounidense y alertan a sus superiores sobre potenciales amenazas a la seguridad nacional cubana. Aunque el libro de Sanger fue publicado después del arresto de Gross, en Cuba los análisis sobre el uso de las nuevas tecnologías como arma están en el orden del día.
Pero Cuba no es Irán. La Habana no tiene un programa nuclear y todo el que en Washington no se “informa” con Babalu Blog sabe que la designación de Cuba como país terrorista es una farsa. El uso del gusano cibernético Stuxnet contra Irán está justificado. La Republica Islámica ha mentido a la organización internacional de la energía atómica. Su programa nuclear es una amenaza existencial a Israel y desestabilizaría el balance de poder en el golfo afectando la relación estadounidense con sus aliados petroleros de la zona. ¿Por qué EE.UU usaría algo así contra Cuba?
Un enfoque pragmático requiere comprender las percepciones del gobierno cubano. Los Castro no han mantenido el poder sin estudiar el tratamiento estadounidense a Cuba por décadas. Sucede que los documentos desclasificados por EE.UU revelan que varias veces los esfuerzos para derrocar el gobierno de Cuba han sido más sofisticados que lo que la propia propaganda comunista denunció.  Todo ha estado sobre la mesa, incluido usar a la mafia para matar a Fidel Castro. El Departamento de Estado puede considerar pacifico el programa Cuba de la USAID, pero esperar que Cuba se acomode a sus designios de cambio de régimen no es realista.
La demanda de que Cuba libere a Alan Gross unilateralmente hace lucir amateur a la diplomacia estadounidense. Es cierto que el Grupo de Naciones Unidas sobre detenciones arbitrarias ha instado a liberar a Alan Gross argumentando que no recibió un juicio justo, pero eso mismo dijo sobre los cinco agentes cubanos arrestados en Florida y EE.UU no acató la decisión. Incluso si Washington considera irracional la negociación de la liberación de Gross a cambio de la de los cinco agentes cubanos, no tiene sentido paralizar el mejoramiento de relaciones en otras áreas.  Obama no debe desperdiciar  con expectativas irracionales la flexibilidad derivada de  su segundo mandato para mejorar las relaciones con Cuba y la región latinoamericana. Incidentalmente, una mejoría general de las relaciones mejorara también las probabilidades de que Gross sea liberado.
Una característica central del pragmatismo es el análisis de cada reto en sus meritos sin litigar de nuevo las batallas del pasado. La estrategia norteamericana de cambio de régimen hacia Cuba es una pérdida de tiempo y oportunidades. Ignora que al no estar Fidel Castro al timón, el régimen ya se está adaptando a nuevas condiciones y cambiará más cuando pronto pase la generación de los revolucionarios históricos. Transitar cuanto antes hacia una política integral de intercambio[iv] [4] sirve a los intereses de EE.UU, a los de Cuba y todo el hemisferio occidental, y seguro a los de Alan Gross.

[i] [5] http://alongthemalecon.blogspot.com/2013/01/secrecy-politics-at-heart-of-cuba.html

Los cambios en Cuba y los “peros” de EEUU

In CAFE, Cuba/US, Travel, US on January 20, 2013 at 9:32 am

 

Por Fernando Ravsberg

Tomado del sitio Cartas desde Cuba

 

El presidente Barack Obama acaba de anunciar que permitirá a los ciudadanos estadounidenses viajar libremente a Cuba. La medida fue adoptada en respuesta a la apertura migratoria masiva decretada por La Habana a partir del pasado 14 de enero.

En realidad la noticia no es cierta pero bien podría serlo si existieran intentos serios de acercamiento. No sería una mala política dar pasos simultáneos, sobre todo porque ya se ha demostrado que exigírselo solo a una parte no funciona.

Y si finalmente no se logra un entendimiento, por lo menos ganarían los 2 pueblos, el cubano que ya tiene derecho de viajar al extranjero y los estadounidenses que podrían recuperar la libertad de visitar Cuba sin tener que pedir permiso a Washington.

En pocos países unos y otros están tan tranquilos. Culturalmente Miami es casi una provincia de la isla, donde los visitantes cubanos se sienten como en casa, mientras Cuba se ha convertido en uno de los países más seguros para los ciudadanos de los EEUU.

A pesar del histórico enfrentamiento político bilateral, en la isla no existen los sentimientos anti estadounidenses que abundan en otros países del mundo. Los “yumas” son tratados con cordialidad y pueden pasearse por las calles sin el menor temor.

La llegada de John Kerry al Departamento de Estado podría ser un buen presagio. Aseguran que este político estadounidense, excombatiente de Vietnam, fue uno de los promotores de la normalización del restablecimiento de las relaciones con esa nación asiática.

En el caso de Cuba solicitó investigaciones sobre los fondos que Washington entrega a los exiliados cubanos para derrocar a Raúl Castro. Se atrevió incluso a cuestionar el presupuesto millonario que gasta TV Martí, una emisora que nadie ve en la isla.

Me imagino que no se trata de que Kerry apoye el socialismo cubano sino de que le duele que se gasten tantos recursos del bolsillo del contribuyente en programas que producen los efectos contrarios a los que en realidad pretende Washington.

Difícilmente la visita de un par de jubilados estadounidenses a Cuba provocará un alzamiento pero puede contribuir a una ampliación de debate interno.Al parecer, el Senador Demócrata cree que el aislamiento no es una herramienta eficaz para lograr cambios en la isla. Por el contrario, considera que la visita de millones de estadounidenses podría provocar a la larga una mayor apertura.

Es difícil saber si tiene razón pero, tras 50 años de fracasos, no vendría mal probar nuevos métodos. Yo realmente no creo que los turistas gringos sirvan para hacer proselitismo político pero el fin de la agresividad externa ampliaría el debate interno.

Sin dudas, el enfrentamiento con EEUU es uno de los factores que más estanca ese debate. Pocos en Cuba están dispuestos a sumarse a las posiciones de Washington, algunos para no ser acusados de mercenarios pero otros por puro nacionalismo.

La Revolución Cubana no es la causa sino el resultado de las políticas de Washington en Cuba durante siglos: de “la fruta madura”, de la exclusión de los mambises de la declaración de independencia, de la enmienda Platt y de las invasiones militares.

Para limar estas asperezas hará falta mucho más que la visita de una pareja de jubilados de Michigan a La Habana. Será necesario irse aproximando paso a paso, cediendo un poco de cada parte, sin esperar que el otro sea el único que se acerque.

Cierto es que Obama eliminó las restricciones que su antecesor, George W. Bush, había aplicado a los viajes de los emigrados a la isla y también liberó el envío de remesas  pero ahí se ha quedado mientras la sociedad cubana sigue transformándose.

EEUU está perdiendo oportunidades, la apertura económica de Cuba –trabajadores autónomos, entrega de tierras, acceso de capitales extranjeros a la agricultura- merecía una respuesta que podría haber pasado por algún tipo de flexibilización del Embargo.

También la liberación masiva de presos políticos cubanos se quedó sin respuesta práctica por parte de Washington, a pesar de que la excarcelación de estos prisioneros fue durante años una de las principales exigencias públicas de la Casa Blanca.

Y ahora Victoria Nuland, portavoz del Departamento de Estado, se limita a reconocer que la reforma migratoria cubana es positiva pero inmediatamente la descalifica afirmando que “Cuba se mantiene como uno de los países más represivos del planeta”.

Cada nuevo cambio le resta argumentos a Washington en su enfrentamiento con La Habana. La llegada de Kerry podría traer pasos de acercamiento o, cuando menos, renovar la producción de “peros” para cuestionar las reformas con más originalidad.

Damocles entre Cuba y EEUU

In Alan Gross, Blockade, Cuba/US, Cuban 5, Cuban Embargo, Politics on October 9, 2012 at 10:22 am

Margarita Alarcón Perea

Judy Gross, visitó a su esposo Alan hace unas semanas. Pudo verlo  en tres ocasiones durante su corta estadía en la isla. Luego de estos encuentros y a su regreso a los EEUU,  la Sra. Gross hizo declaraciones públicas a través de su abogado. En las mismas planteó que su esposo estaba en una situación de salud muy precaria y que debería ser puesto en libertad por razones humanitarias.

Alan Gross, diabético e hipertenso, ha perdido mucho peso desde su encarcelamiento. Reside en un hospital militar en la Ciudad de la Habana y comparte su espacio con otros reos en condiciones similares (todos cubanos). Está bajo una dieta estrictamente controlada y es monitoreado a diario por los médicos del hospital. Su pérdida de peso es probablemente debida a dos factores fundamentales: la dieta estricta para tratar y controlar su diabetes e hipertensión y la afectación emocional obvia que produce el hecho de estar encarcelado, sea uno quien sea.

Gross ha dicho públicamente que su situación puede dar un vuelco radical si los EEUU y Cuba hicieran lo que Israel y Palestina el año pasado: canjear a 1000 por un preso.  Él,  (Gross),  ha dicho públicamente que su libertad sería tan sencillo como canjearlo por los Cinco Cubanos presos en los EEUU.

El gobierno cubano por su parte ha sido cauteloso ante la posibilidad de promover abiertamente una acción tal y lo que ha hecho es hablar de promover conversaciones abiertas con los Estados Unidos respecto a hallar una “solución” a la situación.

La directora del departamento de EEUU del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Josefina Vidal, dijo la semana pasada que Cuba ha enviado múltiples mensajes al Departamento de Estado proponiendo sostener conversaciones y ofreciendo una solución al dilema. Los EEUU hasta el momento han respondido a la prensa a través de un vocero que “no cree que Cuba quiera hablar sobre el tema de Alan Gross.”

En una entrevista radial, Judy Gross dijo que su gobierno “tiene una responsabilidad moral” por haber enviado a su marido a Cuba. (Arturo López –Levy in THN)

Sin embargo, el Departamento de Estado no ha dado respuesta alguna y lo que vemos hoy es la noticia de una reacción de miembros del Congreso de esa nación, exigiendo la liberación inmediata de Alan Gross por razones humanitarias.

Esta jugarreta es de doble filo, socava la posibilidad de un paso positivo,  a la vez que disminuye la probabilidad de que ambas naciones lleguen a un consenso sobre el tema y mejorar las relaciones bilaterales, y no es más que la prueba que la jugada está en manos de EEUU y que este simplemente no quiere jugar. En buen cubano: “quieren trancar el dominó.”

Al presidente Raúl Castro, le falta poco para andar gritando a los cuatro vientos que su gobierno está dispuesto a dialogar con el gobierno de los EEUU sobre todo lo que concierne a ambas naciones, sin restricciones, sin quid pro quo. Una vez más, como en el caso de Alan Gross, la respuesta ha sido cero, nula, silencio total.

La realidad es esta: por un lado tenemos a Alan Gross, que vino contratado por una empresa para entrar de manera ilegal a la isla equipamiento electrónico que en Cuba es considerado ilegal. Hizo esto porque ese fue el trabajo que le encomendaron y por el cual le pagó US AID. En el caso de Cuba, esta acción iba dirigida a “promover” la democracia. Mi pregunta es esta: ¿Quien le dijo a los EEUU que queríamos que nos exportaran su forma de gobierno? ¿Fueron acaso los nativos y yo no me enteré de la reunión? ¿Fueron las Naciones Unidas o su Consejo de Seguridad? No, para nada. Los que lo piden a gritos son en su mayoría miembros del cabildeo legislativo y político Cubano Americano, que lamentablemente tiene las riendas en las manos cuando de la política de EEUU hacia Cuba se trata.

Por otra parte, Cuba tiene a cinco hombres presos injustamente en los Estados Unidos. No eran espías, ni intentaban derrocar al gobierno de los EEUU. Simplemente estaban protegiendo a su patria de los actos perpetrados por individuos radicados en los EEUU, específicamente en el Sur de la Florida y Nueva Jersey.

¿Acaso no ven la diferencia, o será que nada más la vemos Judy, Alan Gross y yo?

El gobierno de los Estados Unidos en el pasado ha puesto en libertad a inculpados que han hecho mucho daño a esa nación. Los Cinco Cubanos no le hicieron NADA a los EEUU; en última instancia le hicieron bienes y evitaron males.

Lamentablemente, todo apunta a que una solución en un año electoral será imposible. A menos que ocurra un tsunami de apoyo nacional e internacional, algo que agite al gobierno de los EEUU, el caso de Alan Gross y de los Cinco se convertirá en la espada de Damocles en el conflicto entre los dos países, peor aun de lo que lo ha sido el bloqueo en toda su triste historia.

Oidos Sordos…

In Alan Gross, Blockade, CAFE, Cuba/US, Cuban 5, Cuban Embargo, US on September 25, 2012 at 11:44 am

 

Margarita Alarcón Perea

 

El ministro religioso y líder de la Nación del Islam en los EEUU visitó Cuba como parte de una gira que está haciendo por el Caribe.

El 19 de septiembre sostuvo un encuentro con los familiares de los Cinco Cubanos presos en cárceles norteamericanas y durante el mismo manifestó su total apoyo a la causa por la liberación de estos hombres y dijo que haría todo lo posible por difundir el caso dentro de los EEUU, lugar “donde hay que librar la batalla para liberarlos”, dijo el líder religioso.

Farrakhan se reunió el 20 de septiembre con Esteban Lazo Morales vicepresidente de la República de Cuba y luego esa misma tarde con el Presidente Raúl Castro.

Durante el encuentro de cerca de una hora con Raúl Castro hablaron sobre los efectos nocivos que había tenido y tiene el bloqueo económico, político y comercial impuesto por el gobierno de EEUU contra el gobierno de la isla de Cuba y su pueblo. “El [el presidente cubano Raúl Castro] quiso que le dejara saber al mundo que Cuba está lista para hablar con las autoridades apropiadas dentro de los EEUU y que todo lo que divide a los dos países sería puesto sobre la mesa sin precondición alguna.”  dijo Farrakhan durante una conferencia de prensa en la Habana.

La visita de un hombre como Farrakhan que goza de gran prestigio dentro de la comunidad negra masculina en los EEUU pero que no está exento de controversia tanto él como la organización que dirige, inicialmente provocó desatención en los medios extranjeros y dudas para aquellos que no entendían porque Cuba iba a desear verse unida a una organización tan radical dentro de los EEUU, para muchos considerado el tema como “una papa caliente.”

La respuesta está en el encuentro con Raúl Castro.

El Presidente Castro desde que asumiera la presidencia Barack Obama ha estado declarando públicamente que el gobierno de Cuba está dispuesto a conversar sobre cualquier y todo tema con el gobierno de los EEUU, y ningún medio norteamericano se ha hecho eco de esto. Han pasado cuatro años, lo ha dicho publicamente año tras año, al menos una vez por año, y nada, cero, silencio absoluto. Ahora, ha aprovechado la  visita de Farrakhan a la Habana para pedirle a esta figura histórica controversial, que le sirva de emisario ante el mundo.

El Washington Post editó, de su única cobertura sobre la visita del Ministro Farrakhan a Cuba, la parte del mensaje de Raúl Castro. Hasta el momento solo las agencias cablegráficas y Al Arabiya a través de un cable de Reuters ha sido el medio que ha divulgado la noticia.

Puede que no venga por la vía más idónea para el gobierno y el pueblo de los EEUU, pero lo cierto es que por primera vez en la historia de las dos naciones, el presidente de la isla le ha extendido –de manera verbal- la mano a su más grande e histórico rival.

David hace por guardar la honda; Goliat insiste en la necedad.