Maggie Alarcón

Posts Tagged ‘Gerardo Hernandez’

Medal of Friendship for Saul Landau

In Cuba/US, Cuban 5, US on August 12, 2013 at 1:18 pm

 

 

Saul Landau together with Fidel Castro, Havana.

 

Remarks by Ricardo Alarcón de Quesada at the Award Ceremony of the Orden de la Amistad de la República de Cuba [Medal of Friendship].
Havana, August 7, 2013

Saul Landau deserves this recognition and much more. He has given our people a sincere, unlimited, authentic friendship all his life. In his early youth he embraced revolutionary ideas and never abandoned them. He always upheld these ideas far from dogmatism, bureaucratic or sectarian distortions. He has been a loyal friend since the long gone times of Ramparts Magazine and Studies on the Left to Progreso Weekly, and his intense participation in the struggle for the liberation of our five compañeros unjustly punished for fighting against terrorism.

In 2008, Saul received the important Bernardo O’Higgins decoration granted by Chile for his defense of human rights. He also holds the gratitude of the indigenous peoples of Chiapas and Central America, of the Palestinians and the Arabs, of the enslaved in sweat shops, and of the immigrants, the poor, the discriminated and persecuted among the peoples of North America.

His intellectual creation is vast and varied. He has written fourteen books, including one of poems, and his novel Stark in the Bronx will soon see the light. He has published thousands of articles and essays. Of his making are forty documentaries on different conflicts and social, historical and political problems that include his report on Fidel in the 1960’s and his most recent one, dedicated to the Five, about anti-Cuban terrorism. His voice has been heard in countless conferences, acts and interviews; always fighting for truth and justice; the speaker for the oppressed, the neglected and the humble.

An admirable work, enlightened by the style of a true artist, a sharp researcher of lucid thinking; independent, but deeply committed to the betterment of human beings. Thanks to him, the world could listen to Gerardo Hernandez Nordelo exclaiming for justice from his solitary confinement in the desert prison where Saul has visited him so many times. Each visit has been transformed into brilliant journalistic works that push forward the battle to liberate the man to whom he is now bound by a close friendship.

Professor Emeritus of California State University in Ponoma and Vice-Chair of the Institute for Policy Studies, his works have received awards and distinctions. Among these the Letelier-Moffit for Human Rights, the George Polk for Investigative Reporting, and the Edgar Allan Poe for his Murder at Embassy Row, where he clearly reveals the murder of Orlando Letelier and Ronni Moffit. He also received an Emmy for his documentary “Paul Jacobs and the Nuclear Gang”; a Golden Apple for “The Sixth Sun: Mayan Uprising in Chiapas”; the Roxy for “We Don’t Play Golf Here”, and received first prizes in many film festivals for his works on Fidel Castro, Salvador Allende and Subcomandante Marcos.

His links with Cuba go back to his student days. He collaborated with C. Wright Mills in 1960 in the preparation of Listen Yankee, a memorable text that made millions of people aware of the truth about the Cuban Revolution. He stood by his teacher until the end of his days in the midst of the hatred and threats that the Empire and the Batista mafia unleashed against Mills and his work. From those years until “Will the Real Terrorist Please Stand Up” and his frequent trips to Victorville prison to interview Gerardo and rescue him from oblivion, Saul has been a superlative example of solidarity and altruism.

Gore Vidal said of him: “Saul is a man I like to steal ideas from.” Great has been his contribution in the struggle to defeat the media tyranny that spreads ignorance and misinformation everywhere.

But his work was not only from an office, and his risks were not just those of a journalist who reports conflicts. Saul goes far beyond that. He is a real combatant with no other weapons than his talent and his intellectual integrity.

With these weapons he challenged Batista’s terrorists and, half a century later, used them against the butchers of Operation Condor. With these weapons he unmasked the murderers of Orlando Letelier and did not hesitate at the announcement that he would be the next victim.

He’s never lost his joy, his joviality, his youthful spirit. For Saul, the Sixties never ended. The idealism and rebelliousness of that decade live on with him. This, above all, deserves our eternal gratitude. There will be no farewell. We will stay with him and he will live in our hearts hasta la victoria siempre.

 

 

 

 

Note from the Council of State of the Republic of Cuba issuing the Medal of Friendship to Saul Landau

Note from Saul Landau

Yesterday I was informed that ICAP, by Agreement of the Council of State, has granted me the Medalla de la Amistad [Medal of Friendship]. I have no way to express properly my appreciation for the decision to give me such a prestigious medal.

The Medal of Friendship and ICAP represent the virtues of the Cuban Revolution as in 1959, when I began supporting the solidarity movement as President of the Students Fair Play for Cuba Committee. Then, Cuba represented, as it does now, justice and equality as a force for global progress toward peace and the end of oppression. These values deserved universal support in the beginnings of the Revolution, in the same way they deserve it in 2013.

I feel deeply honored and touched by this recognition.

With friendship

Saul

American jailed in Cuba wants US to sign ‘non-belligerency pact’ to speed release

In Alan Gross, CAFE, Cuba, Cuba/US, Cuban 5, US on December 3, 2012 at 1:22 pm

Peter Kornbluh , right, stands with Alan Gross, in a picture taken on Kornbluh’s iPhone by a guard during his visit to the Havana prison where Gross is being held.

By Michael Isikoff
NBC News

 

HAVANA, Cuba — Three years after he was arrested in Havana, jailed American contractor Alan Gross is asking the U.S. government to sign a “non-belligerency pact” with Cuba as a first step toward negotiating his release, according to a Cuba policy analyst who just visited him.

Peter Kornbluh, a Cuba specialist at the National Security Archives, a nonprofit research center in Washington, met with Gross for four hours on Wednesday at the military hospital in Havana where the contractor is being held. He said Gross appeared “extremely thin” — he has lost over 100 pounds since his arrest —and dispirited.

“He’s angry, he’s frustrated, he’s dejected — and he wants his own government to step up” and negotiate, said Kornbluh. “His message is that the United States and Cuba have to sit down and have a dialogue without preconditions. … He told me that the first meeting should result in a non-belligerency pact being signed between the United States and Cuba.”

Gross’ comments appear to represent a new tack in an aggressive public relations campaign to win his freedom. His supporters have planned a candlelight vigil outside the Cuban interests section in Washington D.C., on Sunday and the U.S. Senate is poised to take up a resolution Monday demanding his release, Gross’ wife, Judy, has also become increasingly critical of the U.S. government for not doing more to demand that her 63-year-old husband be allowed to return home.

Jose Luis Magana / AP

Judy Gross at her home in Washington, D.C. on Nov. 29.

“He feels like a soldier in the field left to die,” she said at a press conference in Washington last week.

Gross, who worked for an Agency for International Development contractor, was arrested by the Cubans on Dec. 3, 2009, and accused of smuggling sophisticated satellite and other telecommunications equipment into  the country to give to the island’s tiny Jewish community. Gross has said he was only trying to increase Internet access  in Cuba. But he was convicted by a Cuban court in March of last year for crimes “against the independence and territorial integrity of the state” and sentenced to 15 years.

Last month, Gross and his wife filed a $60 million lawsuit against the U.S. government and the contractor he was working for, Development Alternatives, charging he was used as a “pawn” in a U.S. government program to change the Castro regime and never advised about the dangers he faced bringing high tech satellite transmission equipment into Cuba. (The State Department, of which AID is a part and which has repeatedly called for Gross’ release, declined comment. Development Alternatives has released a statement saying it has “no higher priority” than bringing Gross home.)

Kornbluh, who has advocated closer U.S.-Cuba dialogue, was in Havana last week to attend a conference marking the 50th anniversary of the Cuban missile crisis. He was granted permission to visit Gross by Cuban officials. (The Cubans so far have denied all news media requests to meet with him.) He said Gross was most upset about being unable to return home to see members of his family who are ill, especially his 90-year-old mother in Texas who has cancer.

Keystone / Getty Images

Ever since U.S.-backed Cuban President Fulgencio Batista was forced from power by rebels led by Fidel Castro in 1958, the relationship between the two nations has been fraught with difficulties.

“He really wants to see his mother, who is quite old and infirm,” said Kornbluh. When Kornbluh had his photo taken with Gross, the contractor held up a photo that read: “Hi Mom.” When he asked Gross what he wanted to get out of the lawsuit, the contractor replied: “I want to see my wife and I want to see my mother.”

To accomplish that, Gross is seeking to nudge the Obama administration, according to Kornbluh. Gross knows that his freedom “is going to depend on his government negotiating in good faith with the Cubans,” said Kornbluh. “His message to Barack Obama is: I’m fired up and ready to go. Where are you at this moment?”

Michael Isikoff is NBC News’ national investigative correspondent; NBC News producer Mary Murray also contributed to this report.

El Habeas Corpus de Gerardo Hernández

In Alan Gross, CAFE, Cuba, Cuban 5, Cuban Americans, Politics, Press, US on August 23, 2012 at 12:18 pm

 

Por Fernando Ravsberg

Tomado del blog Cartas desde Cuba

 

La relatora especial de la ONU sobre la independencia de jueces y abogados, Gabriela Knaul, expresó oficialmente  su inquietud por la falta de trasparencia legal y de procedimientos en los juicios contra 5 agentes cubanos detenidos en EEUU desde hace más de una década.

Al parecer la fiscalía y la jueza jugaron con cartas escondidas en la manga, impidiendo que la defensa tuviera “acceso a todas las pruebas disponibles y a los archivos documentales”. Es una violación de procedimiento tan elemental que aparece hasta en las series de TV.

Pero los desaciertos procesales no se quedan ahí, según la relatora de la ONU los Habeas Corpus presentados por la defensa son valorados “por la misma jueza que previamente estuvo a cargo de los casos”, con lo cual la convierten en juez y parte.

Para colmo de males se vislumbra la mano del gobierno de EEUU presionando a los tribunales para conseguir las condenas más duras. Antes y durante el juicio, varios periodistas de Miami habrían recibido dinero para escribir artículos contra los 5 agentes cubanos.

Realmente no parece muy legal que el Poder Ejecutivo intente influir sobre el Poder Judicial ni tampoco resulta muy ético que un periodista acepte recibir dinero del gobierno con el fin de escribir artículos para influir en el resultado de un juicio en curso.

El abogado norteamericano Martin Garbus asegura que en el periodo 1998-2001 la comunidad miamense recibió a través de la prensa escrita, radial y televisiva un arsenal de propaganda pagada por el gobierno para interferir en el proceso y persuadir al jurado.

Según Garbus, una quincena de periodistas recibieron dinero para escribir contra los 5 agentes. Al parecer algunos cobraban en secreto, ni siquiera en sus medios de prensa sabían que trabajaban para otro patrón más generoso, tanto que le pagó a uno de ellos U$D 175 000.

La Oficina de Transmisiones a Cuba del gobierno de EEUU (OCB) se vio obligada a aceptar la acusación, cuando el periodista Oscar Corral reveló que 50 de sus colegas en la Florida eran pagados por Radio Martí para hacer materiales apoyando la postura del Departamento de Estado contra Cuba.

El escándalo fue tal que el editor del mayor periódico de Miami, Jesús Díaz, despidió a varios periodistas aduciendo que no se puede “garantizar la objetividad ni integridad si alguno de nuestros reporteros o reporteras reciben compensación monetaria de cualquier entidad, en especial de una agencia de Gobierno”.

A pesar de las duras palabras del editor, la falta ético-profesional no parece haber sido considerada demasiado grave porque unos meses después algunos de esos periodistas volvieron a trabajar en la redacción como si nada hubiera pasado.

Sin duda, se han dado tantas anomalías legales y éticas que parece lógico que la Relatora de la ONU, Gabriela Knaul, mire con recelo la independencia de los jueces en este caso. De todas formas era de esperar que fuera así, teniendo en cuenta donde se realizó el juicio.

Miami es una ciudad en la que los exiliados cubanos tienen un enorme poder político, económico y mediático. Era muy improbable que obtuvieran un trato justo estos 5 agentes confesos de vigilar e informar a Cuba de las actividades de esa misma comunidad.

El ambiente de Miami sobrepasa incluso el odio a Fidel Castro y se extiende a los ciudadanos que viven en la isla. En el mayor periódico de la ciudad aparecen diatribas asegurando que cualquier acercamiento “lo tienen que construir los cubanos sumisos del interior”.

A los que describe como “los que lo han aguantado todo, los que han colaborado en todo, los que apalean a los cubanos insumisos, los que delatan a sus compatriotas, los que los torturan, los que los arrojan al mar, los que llevan cincuenta años llenando la Plaza de Fidel y aplaudiéndolo y oliéndole el culo”.

Pero parece que a Washington no le bastaba ambiente natural de la ciudad, entonces decidieron que su aparato de información oficial “quemara” cientos de miles de dólares para inflamarlo aún más y crear un incendio de grandes proporciones a través de la prensa.

En medio de ese ambiente Gerardo Hernández fue condenado a 2 cadenas perpetuas, como para garantizar que seguirá tras las rejas aún si lograse reencarnar en otra vida. Ahora su defensa reclama un juicio justo, en una ciudad desprejuiciada, sin presiones del gobierno ni campañas de prensa.

El tema preocupa incluso a las Naciones Unidas porque como expresara el abogado estadounidense Martin Garbus “cada dólar por cada artículo, imagen o programa de radio o televisión que se gastó en este programa secreto, violó la integridad del juicio”.

Vivir y dejar vivir en paz

In Alan Gross, CAFE, Cuba, Cuba/US, Cuban 5, Cuban Americans, Politics, US on July 20, 2012 at 2:57 pm

Esta imagen se titula “Un Cambio”, un cambio hacia un equilibrio que traeria paz…

Por Alina M. López Marín

Publicado originalmente en inglés en CAFE.

Cuando mis padres llegaron a los Estados Unidos en el año sesenta, ellos se dieron cuenta que no regresarían a Cuba en el futuro. Estaban muy desilusionados con su salida forzosa de Cuba y también con los exiliados. Supieron desde el principio que no regresarían en lo que les quedaba de vida. No guardaron resentimiento pues no perdimos propiedad o riqueza. Mi mamá estuvo muy dolida porque no pudo regresar a ver a mi abuelo antes de morir de cáncer o regresar a la isla que la vio nacer. Mi abuela materna vino para los Estados Unidos en 1966 después que mi abuelo murió. Cuando llegó, mi abuela vivió con nosotros, mis padres y mi hermano por un año en Baltimore y después se mudó para Miami.

Mientras asistí a la Universidad de Maryland en el condado de Baltimore, me uní a un grupo fundado por estudiantes, grupo adjunto al partido demócrata. Este grupo llevó a cabo la campaña y ganó la elección de Parren Mitchell, el primer congresista afro americano del estado de Maryland. Mitchell decía libremente que su primera victoria fue gracias a los jóvenes blancos de Catonsville. El ganó por un margen de solo 35 votos. Un grupo de estudiantes y profesores de la universidad hicieron historia. Dos de este grupo ganaron elecciones posteriores y fueron representantes de la legislatura en Maryland.

Después de mi graduación yo fui reclutada a que me presentara ante el gobierno federal en Los Ángeles, California, para optar por una carrera como investigadora. Como parte del servicio civil yo estaba sujeta al Hatch Act. Una ley que prohibía el ejercicio de la libre expresión sobre candidatos políticos. Esta ley ha sido enmendada y es mucho mas liberal en estos momentos. En 1972 me convertí  en alguien que no podía decir que partido o candidato apoyaba aunque si podía votar. De manera que me acostumbre a ser neutral hasta 1983 cuando fui a trabajar con el gobierno del estado de California.

Mi inocencia sobre la política llegó un punto culminante durante los tres años que trabaje con el estado. Aprendí demasiado sobre cuán malvada podía ser la política y aprendí  más en tres años que en todos los años anteriores de mi vida.

Mi mamá murió en 1985. Yo no estuve con ella cuando murió de cáncer y su muerte me afectó mucho. Caí en una depresión la cual me imposibilitó trabajar por tres años entre 1986 y 1989. En julio 1989 regresé a trabajar para el estado como una diputada comisionada de trabajo hasta que me retiré del estado en el año 1999. Regresé a trabajar con el gobierno federal y me fui de California por dos años mientras vivía cerca de Fort Lauderdale, en el estado de la Florida. Regresé a California en 2002 y me retiré en 2010.

Mis padres, en realidad mi mamá, me enseñaron a no hablar sobre política en Miami y durante todo ese tiempo no discutía de política con mis familiares en Miami.

Cuando supe que mi abuela materna tenía cáncer del pulmón, yo fui a visitarla durante una semana en 1974, al principio de su enfermedad. Lo que más recuerdo de nuestras conversaciones fue algo sorprendente para mi, que ella había sentido mucho haberse ido de Cuba, que si pudiese hacerlo de nuevo ella se hubiese quedado. Esta declaración, la cual mantuve privada hasta que ella murió, me dejó meditando.

En 2008 yo me fui de vacaciones a Belice a mi regreso al aeropuerto de Miami volamos sobre Cuba. Volamos sobre Guanahacabibes en Pinar del Río. La tierra me tiró como un imán mientras que volaba sobre mi isla que lucia tan aislada.  Cuando regresé a mi casa comencé a leer todo lo que encontré sobre la vida y la política en la isla.

Averigüe sobre el caso de los 5 Cubanos y sobre Alberto Coll. Los cinco cubanos son 5 hombres que eran agentes del gobierno Cubano y que habían infiltrado los Hermanos del Rescate antes de la destrucción causada por José Basulto. El propósito del grupo era el monitorear las actividades de los exiliados y prevenir actos terroristas contra la isla. También averigüé que se habían llevado a cabo actos terroristas contra de la isla tanto como el incidente en La Habana del Remolcador 13. También averigüé sobre el ataque en parte provocado por José Basulto que resultó en la muerte de 4 pilotos mientras que Basulto resultó ileso. Sobre la ley Helms Burton, sobre la política de Clinton y sobre diferentes versiones del caso de Elian González, etc., etc.

Me dio tanta vergüenza no haberle prestado atención al desastre creado por unos pocos. Me dio vergüenza que Alberto Coll fuera tan perseguido y destruido porque solo cambio su posición sobre la eficiencia del embargo y su propósito. Me dio vergüenza que cinco hombres que de verdad tienen el bienestar de los ciudadanos en Cuba en mente hayan arriesgado su vida para protegerlos y nosotros lo que hicimos fue destruir  a los mensajeros en lugar de combatir el terrorismo. Todo esto se llevó a cabo mientras personas que son mercenarias en ambos lados hicieron todo lo posible por destruir a Cubanos solo porque no simpatizaban con su causa. Me di cuenta de la política siniestra que ha dominado los últimos 53 años y el fracaso tan grande que esta política nos ha traído, tanto como a los 11000000 Cubanos en la isla.

Mi conocimiento se fomento con la correspondencia con Gerardo Hernández, el jefe de los Avispas, del grupo de los Cinco Cubanos. Gerardo tiene una sentencia medieval de dos vidas y 15 años. Una sentencia creada por el odio y la inquina en lugar de la justicia,  por un crimen en el cual el no participó.

Nuestra correspondencia me hizo darme cuenta que los Cubanos no nos conocen y que poco yo sabia de la vida en la isla que dejé a los doce años de edad.  Gerardo pensaba que mi mamá había sido una terrorista. !Imagínese tal cosa!. Nuestra amistad y la fe creada por nuestro contacto me dejó claro que tenemos que comunicarnos como personas normales en lugar de continuar con el odio y la inquina por el cual se nos destaca debido a los congresistas de la Florida y  New Jersey.  Ellos no nos representan y solo crean una mala reputación para la comunidad Cubano Americana. Dejemos la generación del odio hacia Fidel y Raúl Castro con la generación de nuestros padres. No tenemos que estar de acuerdo para comunicarnos. Solo tenemos que respetar la soberanía de nuestras naciones y el derecho de pensar por uno mismo para enfrentar el futuro.

Viajemos, aprendemos los unos de los otros y lo más importante, vivíamos y dejemos vivir en paz.

Las turbulentas aguas del estrecho de Florida

In Alan Gross, Blockade, Cuba, Cuba/US, Cuban 5, Cuban Embargo, Politics, US on June 28, 2012 at 2:58 pm

Inspirado en la Divina Comedia de Dante, el Pensador de Rodin parece estar “pensando” como entender el enrredo entre Cuba y EEUU…

Por Rafael Chacón

Tomado de Cartas desde Cuba 

Estados Unidos se queja porque el sistema bancario de Cuba no es trasparente y eso habría permitido que unos cubanos -refugiados de “la persecución comunista”- estafen al sistema de salud y saquen el dinero a través de un banco extranjero que también opera en la isla.

Es sorprendente que Washington le pida a Cuba trasparencia bancaria a pocos días de sancionar a un banco holandés por hacer negocios con La Habana. Antes ya habían castigado a otro suizo y, si no recuerdo mal, también a uno de la lejana Australia.

Pero parece que andar persiguiendo los negocios de la isla por todo el mundo los agota y quieren simplificar las cosas: el Banco Central de Cuba debe trasparentar todas sus actividades para que a ellos les resulte más sencillo castigar a los socios financieros de la isla.

Mal vista esa propuesta de trasparencia bancaria puede parecer hasta tonta, sin embargo, vista desde el optimismo -mucho optimismo- podría ser el primer paso hacia un acuerdo de colaboración bilateral en la lucha contra el lavado de dinero.

Si las autoridades estadounidenses están tan interesadas en perseguir ese delito tienen la opción de comprometerse a cesar la persecución financiera mundial de Cuba y, entonces sí, solicitar a este país que siga las normas internacionales de trasparencia bancaria.

Claro que La Habana se lo va a pensar muy bien, no sea que les ocurra como cuando comunicaron al FBI sobre las acciones violentas que se fraguaban en el exilio de Miami y al final sirvió para que capturaran a los agentes cubanos que consiguieron la información.

Sus juicios estuvieron tan viciados que Gabriela Knaul, relatora de la ONU sobre la independencia de jueces y abogados, acaba de expresar a Washington su preocupación por el proceso judicial contra los 5 cubanos encarcelados en EE.UU. por conspiración para cometer espionaje.

La ingenuidad de Cuba con el FBI los llevó a la cárcel. Cuatro de ellos aún permanecen en prisión y el quinto está en libertad vigilada en Miami.

Y parece que no habrá cambios en su situación legal, La Casa Blanca rechaza la oferta cubana de liberar a los 5 a cambio de Alan Gross.

Washington asegura que ellos son espías y Alan solo es un inocente “contratista”. Es verdad que trabajaba por “contrato” pero al servicio del gobierno de EE.UU. y contrabandeando a Cuba equipos de comunicación tan sofisticados que algunos solo los usa la CIA y el Pentágono.

En la negociación para liberar a Gross EE.UU. apostó todo el tiempo a “caballo ganador” porque conocían de antemano cada intención cubana. Sin embargo, desde hace unos meses perdieron sus ojos y oídos y la reacción parece ser dar palos de ciego.

Un buen ejemplo son las declaraciones de la Secretaria de Estado Hilary Clinton, anunciando que intensificará el programa de desarrollo de comunicaciones clandestinas en Cuba, lo cual es un golpe a las esperanzas de una salida humanitaria para Gross y su familia.

Para evitar más estadounidenses presos, ahora intentarán extender internet a partir de equipos que se venden en las tiendas cubanas. Es difícil que tengan éxito, salvo que sus objetivos reales sean que La Habana limite más el uso de las nuevas tecnologías y reprima a la ciberoposición.

Porque hay una evidente contradicción entre una Hilary Clinton que pretende promover internet en la isla y su colegas del Departamento del Tesoro, que ordenan a Google prohibir a todos los cubanos el uso de algunas de sus herramientas.

Y no hay la menor duda, Christine Chen, gerente de Comunicaciones Globales y Asuntos Públicos de Google lo dejó muy claro: “tenemos que cumplir con las políticas del Departamento del Tesoro (…) no se puede usar Google Analytics en los países sometidos a embargos”.

Washington carga así las armas de los inmovilistas de esta orilla. La censura de Google y los millones de dólares regalados por Hilary a la ciberdisidencia son la justificación perfecta para que algunos propongan nuevas restricciones “que nos permitan enfrentar esta agresión imperialista”.

Ahora les resultará mucho más sencillo justificar la censura y la existencia misma del Ministerio del Silencio, limitar el acceso de los ciudadanos a internet, mantener en secreto el destino del cable submarino y declarar hostil a todo el que no les sea incondicional en la red.

Cuando llegué a la isla, Victorio Copa -un colega muy cubano a pesar del nombre- me dio un sabio consejo: “si quieres entender lo que sucede en Cuba estudia sus relaciones con EE.UU. porque casi nada de lo que ocurre es ajeno a ese conflicto centenario”.

Love Letter/Carta de amor

In Cuba, Cuba/US, Cuban 5, Politics, Social Justice, US on February 13, 2012 at 2:22 pm

From  Adriana Pérez to  Gerardo Hernández

My love, Valentine’s Day is around the corner and once again we are apart; every year we repeat the same phrase, this year will be the last!

I wish to wake by your side and hold you the way lovers do, and I envy them all so.  A right that has been taken from us for so very long; over fourteen years without kissing you, touching you, making do with your voice over the phone, -when you can-, a postcard or some gesture thanks to your wonderful creativity and the solidarious support of those who lend their help to us unveil a wondrous smile.

Going through papers and old pictures I found the last ones we took on my birthday in January of 1998 and I couldn’t but recall how happy we were then, how our eyes revealed it all.

“Where has my springtime gone? Where is the hidden sun that my garden has forgotten, that has left a wilted soul?”,  as the song goes.

I found myself dreaming you were free, back home with me, and in a strong embrace I begged you never to leave me again. “Oh time come quickly!”,  as you often say.

Because of this, on this day of happiness, romance and gifts I have nothing better to offer you than my future, you are already the owner of my present and my past.

Happy Valentines Day!!!

Please, come back soon, I need you, I love you.  
Your Bonsai,
February 7th, 2012

_______________________________________________________________________________________________________

De Adriana Pérez a Gerardo Hernández

Amor, se acerca la fecha de los enamorados y una vez más continuamos separados; todos los años decimos lo mismo, ¡este será el último!

Deseo despertar a tu lado y abrazarte como lo harán la mayoría de las parejas, de las que hoy siento envidia. Derecho que nos han arrebatado por mucho tiempo; más de catorce años sin besarte, sin tocarte, conformándome solo con oír tu voz en una llamada, cuando se puede, una postal o algún detalle gracias a la creatividad que te caracteriza y al apoyo solidario de quienes brindan sus esfuerzos por arrancarnos una sonrisa de felicidad.

Revisando unos papeles y fotos me detuve en las últimas que nos tomamos el día de mi cumpleaños en enero de 1998 y no pude dejar de pensar en lo felices que estábamos y éramos en ese entonces, nuestros ojos lo decían todo.

“¿Dónde está mi primavera? ¿Dónde se ha escondido el sol que mi jardín olvidó, que el alma me marchitó?”, como dice la canción.

Me descubrí soñando que ya estabas libre, de vuelta en casa junto a mí, y en un fuerte abrazo te pedía que no volvieras a dejarme sola. ¡Llega tiempo!, como sueles expresar.

Por eso en este día de felicidad, romance y regalos no encuentro mejor obsequio para ti que ofrecerte mi futuro, porque ya eres dueño de mi pasado y de mi presente.

¡¡¡FELICIDADES!!!

Por favor, regresa pronto, te necesito, te amo.
Tu Bonsai,
7 de febrero de 2012