Maggie Alarcón

Posts Tagged ‘Puerto Rico’

An Island Adrift

In History, Politics, Politics, Puerto Rico, US on January 30, 2018 at 11:51 am

 

adrift-by-james-mcquaid1

By Ricardo Alarcón de Quesada

 

In 1944, under this title, Juan Bosch published an article in solidarity with the struggle for the independence of Puerto Rico. It was one of the countless journalistic, political and literary works that the great Dominican writer produced during his prolonged Havana exile, several of which he dedicated to the cause of the sister island.

Despite the time elapsed, almost three-quarters of a century ago, a similar text, with the same title, could be written today: “Adrift by the seas of history, without direction, without destination, goes Puerto Rico: for four and a half centuries “


Now it should be added that the situation is worse and the island, hit by fierce hurricanes, especially the most recent and brutal named Donald Trump, faces a decisive moment in its history.

In those days, when Bosch wrote his beautiful prophecy, Franklin Delano Roosevelt, who promised the American people a new deal that benefited the workers and the poor and the peoples of the Continent, governed in Washington and offered a policy of good neighborliness. But his promises did not outlive him.

For a long time now, both projects have been reduced to ashes, swept away by the savage capitalism and unbridled warmongering that has been practiced, in one way or another, with secondary nuances, by all the US administrations since the Second World War.

In the 1940s, Luis Muñoz Marín and his Popular Democratic Party (PPD) still advocated the independence of the island. Later, they would relegate to a secondary level the fundamental question of national sovereignty and would accept, under Washington’s patronage, the so-called “Associated Free State” (ELA), a clumsy disguise that changed nothing in the harsh colonial reality.

Thanks to tax exemptions and other privileges, the territory was flooded by North American capital displacing local producers and promoting a massive emigration to the north. Quantum investments in the infrastructure gave it an air of modernity. Imperial propaganda spared no effort to sell the beautiful island as a paradigm, a model for the rest of the continent. At the same time, they filled the small territory with bases and military installations, turning it into a real fortress that was a key piece in its aggressive and interventionist policy throughout the continent.

That propaganda managed to hide, at the same time, two decisive aspects for understanding the Puerto Rican reality. On the one hand, there is the systematic persecution and repression against the patriotic movement, often violent and open, at other times, covert and more or less subtle, but always overwhelming. And on the other, Washington´s rejection of each and every one of the requests by the Puerto Rican people, including the PPD, to modify the colonial relationship and make it less harmful to their legitimate interests.

In fact, the ELA was a lie from its birth. There was never an “association” between Puerto Rico and the United States and to call “free” the creature thus created was, in addition to an affront to its victim, the Puerto Rican people, a gross insult to language itself. All the efforts promoted from the island to reach spaces of autonomy failed in the face of imperial insolence.

With the passage of time, the colonial metropolis was also changing. The United States continues to be the main economic and military power of the planet but its domain is no longer absolute, undisputed, as it was at the end of the Second World War. It has had to eliminate several important provisions that had favored its investments on the island and these were made in search of other more lucrative markets.

The economic model imposed on the colony ended in a resounding failure. The local authorities had to acknowledge their inability to pay the public debt of more than 70 billion dollars. They struggled uselessly in search of an impossible solution for a country totally subjected to a foreign power.

Denied of its own sovereignty, all negotiation possibilities were closed to Puerto Rico in order to confront a problem that independent countries face every day. In Washington, Congress and the Administration agreed to establish a so-called Fiscal Control Board, which today is the true authority that administers the territory and whose task is to force Puerto Ricans to pay what they supposedly have to by means of imposing draconian measures of austerity that increased unemployment, eliminated basic social services and boosted emigration.

To make matters worse, the island was hit by two hurricanes of great intensity, Irma and Maria, especially the latter which ruined it almost completely. The losses caused by these meteorological phenomena are calculated at more than 90 billion dollars. Thousands of families lost their homes and four months later a large part of the population has no electricity or potable water, many schools have not resumed their activities and nobody knows when or how the collapsed infrastructure will recover.

The precise figure of how many people lost their lives as a result of Maria’s passage is not even known. Independent journalistic investigations calculate that they go upwards of a thousand.

More than 200,000 have sought refuge in the United States in a migratory wave that does not seem to stop.

To top it all, along cameTrump. The unusual character, who has done nothing to alleviate the Puerto Rican tragedy, not only recalled that the supposed debt must be reimbursed, but also promotes a tax reform that, among other things, taxes the products coming from the island with 20% that will make economic recovery an unrealizable chimera.

In the midst of the disaster, the people’s determination to rebuild their country, without federal aid and against the corruption and clumsiness of those who claim to represent it, is moving.

It seems that what Juan Bosch anticipated so long ago may come true. At the time of the wreck it would be the workers, the dispossessed, the downtrodden, finally united in pain and hope, the only ones capable of saving the Homeland.

 

 

http://walterlippmann.com/an-island-adrift/
Translated and edited by Walter Lippmann for CubaNews.

 

Una isla a la deriva

In Human Rights/Derechos Humanos, Politics, Politics, Puerto Rico, US on January 26, 2018 at 4:21 pm

barco-a-la-deriva

Especial para Punto Final

 Por Ricardo Alarcón de Quesada

 

Con este título publicó Juan Bosch en 1944 un artículo en solidaridad con la lucha por la independencia de Puerto Rico. Fue uno de los incontables trabajos periodísticos, políticos y literarios que el gran escritor dominicano produjo durante su prolongado exilio habanero, varios de los cuales dedicó a la causa de la isla hermana.

Pese al tiempo transcurrido, casi ya tres cuartos de siglo, texto semejante, con idéntico título, podría escribirse hoy: “A la deriva por los mares de la historia, sin rumbo, sin destino, va Puerto Rico: desde hace cuatro siglos y medio”.

Ahora habría que agregar que la situación es peor y la isla, azotada por feroces huracanes, sobre todo el más reciente y brutal llamado Donald Trump, encara un momento decisivo de su historia.

Entonces, cuando Bosch redactó su hermosa profecía,  gobernaba en Washington Franklin Delano Roosevelt quien prometía al pueblo norteamericano un nuevo trato que beneficiase a los trabajadores y a los pobres y a los pueblos del Continente ofrecía una política de buena vecindad. Pero sus promesas no le sobrevivieron.

Hace ya mucho tiempo que ambos proyectos fueron reducidos a cenizas, barridos por el capitalismo salvaje y el belicismo desenfrenado que han practicado, de un modo u otro, con matices secundarios, todas las Administraciones estadounidenses después de la Segunda Guerra Mundial.

En los años cuarenta Luis Muñoz Marín y su Partido Popular Democrático (PPD) todavía abogaban por la independencia de la Isla. Más tarde relegarían a un plano secundario la cuestión fundamental de la soberanía nacional y darían paso, con el patrocinio de Washington, al llamado “estado libre asociado” (ELA), torpe disfraz que en nada cambió la cruda realidad colonial.

Gracias a exenciones tributarias y otros privilegios el territorio fue inundado por capitales norteamericanos desplazando a los productores locales e impulsando una emigración masiva hacia el norte. Cuantiosas inversiones en la infraestructura le dieron un aire de modernidad y la propaganda imperial no escatimó esfuerzos para vender a la hermosa isla como un paradigma, un modelo para el resto del Continente.  Paralelamente llenaron el pequeño territorio de bases e instalaciones militares convirtiéndolo en un verdadero fortín que fue pieza clave para su política agresiva e intervencionista en todo el Continente.

Esa propaganda logró ocultar, al mismo tiempo, dos aspectos decisivos para entender la realidad puertorriqueña. Por un lado la persecución y represión sistemática contra el movimiento patriótico, muchas veces violenta y abierta, otras, encubierta y más o menos sutil, pero siempre avasalladora. Y por el otro el rechazo de Washington a todas y cada una de la peticiones del pueblo puertorriqueño, incluyendo el PPD, para modificar la relación colonial y hacerla menos lesiva a sus legítimos intereses.

En rigor el ELA fue un embuste desde su nacimiento.  Jamás hubo una “asociación” entre Puerto Rico y Estados Unidos y llamar “libre” al engendro así creado era, además de una afrenta a su víctima, el pueblo boricua, un grosero insulto al lenguaje.  Todos los esfuerzos promovidos desde la isla para alcanzar espacios de autonomía fracasaron ante la insolencia imperial.

Con el paso del tiempo la metrópoli colonial también fue cambiando.  Estados Unidos sigue siendo la principal potencia económica y militar del planeta pero su dominio ya no es absoluto, indiscutido, como lo fue al concluir la Segunda Guerra Mundial.  Tuvo que eliminar varias disposiciones importantes que había favorecido a sus inversiones en la isla y estas fueron en busca de otros mercados más lucrativos.

El modelo económico impuesto a la colonia terminó en un fracaso estrepitoso y las autoridades locales debieron reconocer su incapacidad para pagar la deuda pública de más de 70 mil millones de dólares y se afanaron inútilmente en busca de una solución imposible para un país sometido totalmente a un poder extranjero.

Carente de soberanía propia a Puerto Rico se le cerraron todas las posibilidades de negociación para enfrentar un problema que encaran todos los días los países independientes.  En Washington  el Congreso y la Administración se pusieron de acuerdo para establecer una llamada Junta de Control Fiscal la cual es hoy la verdadera autoridad que administra el territorio y cuya tarea es obligar a los puertorriqueños a pagar lo que supuestamente deben imponiendo para ello draconianas medidas de austeridad que aumentaron el desempleo, eliminaron servicios sociales básicos e incrementaron la emigración.

Por si fuera poco la isla fue azotada por dos huracanes de gran intensidad, Irma y María, sobre todo este último que la arruinó casi por completo.  Se calculan en más de 90 mil millones de dólares las pérdidas ocasionadas por estos fenómenos meteorológicos.  Miles de familias perdieron sus viviendas y cuatro meses después una gran parte de la población no tiene electricidad ni agua potable, muchas escuelas no han reiniciado sus actividades y nadie sabe cuándo ni cómo se recuperará la infraestructura derrumbada.

Ni siquiera se sabe con precisión cuántas personas perdieron la vida como consecuencia del paso de María.  Investigaciones periodísticas independientes calculan que pasan de mil.

Más de 200 mil han buscado refugio en Estados Unidos en una ola migratoria que no parece detenerse.

Para colmo llegó Trump. El insólito personaje, que nada ha hecho siquiera para aliviar la tragedia boricua, no sólo recordó que hay que reembolsar la supuesta deuda sino que impulsa una reforma tributaria que, entre otras cosas, grava con un 20% los productos procedentes de la isla con lo que hará de la recuperación económica una quimera irrealizable.

En medio del desastre resulta conmovedor el empeño del pueblo por reconstruir su país, sin ayuda federal y frente a la corrupción  y la torpeza de quienes dicen representarlo.

Parece cumplirse lo que Juan Bosch anticipó hace tanto tiempo.  A la hora del naufragio serían  los trabajadores, los desposeídos, los de abajo, finalmente unidos en el dolor y la esperanza, los únicos capaces de salvar la Patria.

puertorico_6

Notes of A Veteran Fidelista

In Politics on August 15, 2016 at 12:19 pm
fidel-castro-ricardo-alarcon-universidad-popular-9-4-61

Enter a caption

Ricardo Alarcón and Fidel Castro Ruz, Popular University Program, circa 1960-

Photo: Liborio Noval.

 

By Ricardo Alarcón de Quesada

On  March 10, 1952, with a door slam, a chapter of Cuban history came to a close. Fulgencio Batista –who, two decades before, had introduced a harsh dictatorship– seized power once again with a handful of his former collaborators had liquidated the revolutionary government of just one hundred days which had emerged in 1933 after the fall of Gerardo Machado. The new coup took place without major setbacks and thus ended Cuba’s brief experience with “representative democracy”. This had lasted for only two terms of the Cuban Revolutionary Party (Autentico), which had governed for little more than seven years.

The “Autentico” Party presented itself as heir to the Revolution of 1933, in which its leaders had had played an outstanding role, but did not go beyond national-reformism, creating some necessary institutions and showing an independent foreign policy on some important issues at the UN and the OAS. Its work was, however, hampered by government corruption which invaded almost all branches of the administration. Besides, its adherence to McCarthyism led to the division among the trade union and popular movement, and the assassination of some of its main leaders.

The prevailing dishonesty caused the split in the “Autentico” Party and the emergence of the Cuban People’s Party (Orthodox) which raised the slogan “Vergüenza contra Dinero [Shame against money]” as its main banner. Among its founders was a recently graduated lawyer named Fidel Castro Ruz.

The general elections scheduled for June 1952, brought face-to-face, according to all polls, two candidates: the “orthodox”, headed by a respected university professor [Roberto Agramonte], and the government official, led by an “autentico” whose honesty was beyond doubt. A third candidate, Batista, supported by reactionary groups, appeared in a distant last place and no one gave him the slightest chance of winning in the polls. Everyone in Cuba knew this, including Batista who, for that reason, prevented the people from deciding.

080421alarcon-photo

Fidel Castro, Victor Rabinowitz, Juana Vera and the author, Havana.

The coup and its immediate aftermath deeply wounded Cuban society. Batista received immediate support from the big property owners as well as from the conservative political forces and corrupt trade union bureaucracy. Political parties –the ones close to the government as well their opponents– were trapped in inaction and inconsistency. Authenticism and orthodoxy were divided into contradictory trends and new parties emerged from them; some willing to collaborate or compromise with the new regime. These and all other parties engaged in endless controversies unable to articulate a path against tyranny.

Resistance found refuge in the universities. Out of these came the first demonstrations and acts of protest. Among the students there was a growing awareness of the need to act and to do so using methods different from those of the politicians who had failed miserably. There was talk of armed struggle, but nobody knew how to wage it or had the resources to undertake it. There were some isolated attempts while rumors spread about plans led or linked to the president overthrown on March 10.

For those of us who were still in secondary education, the assault on the military barracks in Santiago de Cuba (Moncada) and Bayamo (Carlos Manuel de Cespedes), on July 26, 1953, was a complete surprise. We knew nothing of an event that would change our lives forever.

The news highlighted the name of someone previously unknown to us: Fidel Castro.

The political crisis deepened. The tyranny became even more aggressive. The Communist Party (Partido Socialista Popular [Socialist People’s Party]) was banned and its publications closed, while increased repression against the student movement became the norm. Batista’s accusations against the Communists sought the sympathy of Washington, but had nothing to do with reality. The PSP was not only alien to those events, but rather condemned the action of the young revolutionaries as did the other opponents to Batista, almost without exception.

rcm20irvin20flores20oscar20collazo20lolita20lebrc3b3n20ricardo20alarcc3b3n20pic3b1ero20con20fidel20castro20ruz201979_xlg

 

With Puerto Rican Independentists, Lolita Lebrón, Rafael Cancel Miranda, Irving Flores and Oscar Collazo, Havana 1979.

Once again it fell to the students to replace the parties that had proved incapable of fulfilling their role. The Federation of University Students (FEU) sympathized with the attackers of the Moncada garrison and called for a campaign for their release. This soon acquired a national dimension and forced the dictatorship to grant them amnesty in 1955.

That same year, Fidel founded the July 26th Movement. Along with the survivors of the initial action, it counted especially on young people who, in neighborhoods and study centers, identified themselves with that heroic deed against tirades and criticism from Tiryns and Trojans.

Their ranks were filled with youths, no few of them teenagers, who rebelled amid frustration, inertia and division, inspired by a feat that had shaken the tyranny and its opponents as well. Antonio López (Ñico), who had led the attack on the barracks in Bayamo, was responsible for organizing the youth brigades of the M-26-7 until he went to Mexico to return with Fidel and die fighting in the Sierra Maestra. He was replaced in Havana by Gerardo Abreu (Fontán), a black man of very humble origin, who had not completed primary school. He managed, on his own, to acquire a broad cultural background and a poetic sensibility that caused astonishment among us college students who had the privilege of fighting under his leadership. Ñico and Fontán –both from the Orthodox Youth– knew Marxism, shared socialist ideals, and were profoundly anti-imperialist. They were determined to create an organization that would massively bring in the new generation. They succeeded. Their followers were identified with a single word: “fidelistas”.

The presence of the Brigades was felt quickly by sending their message directly to the people. While the press and politicians criticized Fidel and the Moncada action, everywhere, in every corner of the capital –on walls and facades– using very modest resources, Brigade members painted a brief slogan which everyone understood: M-26-7, or a name that others wanted to silence: Fidel.

In view of the hostile environment which made it impossible to wage open political struggle, Fidel went to Mexico in order to organize the return to carry out the battle that would end the tyranny. He proclaimed it openly, undertaking a historic commitment: “In ’56, we will be free or we will be martyrs” thus challenging the followers of inaction and despair once again. And also their jokes: a government newspaper carried on its front page every day the number of days which had elapsed that year without the defiant promise being kept. epa00601693-cuban-president-fidel-castro-r-and-cubas-national-assembly-fh10p0

Well into November, the propaganda against the Moncadistas intensified. Demonstrations, organized by the FEU and the newly created Revolutionary Directorate, climaxed and led to the closure of the university. The last day of the month, to support the landing [of the Granma expedition], the M-26-7 carried out an uprising in Santiago de Cuba. Two days later Fidel and his companions arrived at the eastern shores aboard the yacht Granma, in what Che described as a “shipwreck”.

Scattered and persecuted by the Army, a small group finally managed to reunite in the Sierra Maestra. Many members of the expedition died fighting, or were assassinated.

Among these, as the US news agencies reported, was its main leader. Fidel’s death was reported on the front page of every newspaper. Anguish and uncertainty remained until after a passage of time that seemed endless. Gradually and by clandestine channels, the truth came to be known.

The last two years of the dictatorship were rife with crimes and abuses in the urban areas while the initial guerrilla force grew to become the Rebel Army.

“Fidelismo” reached massiveness. On the night of November 8, 1957, one hundred simultaneous explosions rocked Havana, each in a different neighborhood and distant from one another. They were practically heavy firecrackers –rather homemade devices– that only made noise. No one was injured and no one was arrested by the police who went around frantically from one place to the other. It was sound evidence that the “26th” was everywhere and showed the youth brigades’ efficient organization.

The murder of Fontan, on February 7, 1958, sparked a students’ general strike which lasted until May. It paralyzed all education centers, including private universities and academies, and led to the consecutive resignations of two of Batista’s Education Ministers of Batista.

Never before had such a movement occurred in Cuba to such extent and for so long. For three months, all attempts, violent or “peaceful” to end it failed. The student walkout continued, even several weeks after the movement suffered in its most painful and bloody defeat in Havana.

The failure of the attempted general strike by the workers, on April 9, was a very severe blow. It decimated urban militancy, almost completely destroyed the underground structures, and allowed the dictatorship to mobilize thousands of troops to launch what it thought would be the final battle in the Sierra. Once again everything depended on Fidel and his leadership.

1024x1024

 

PHOTO Elian and Juan Miguel Gonzalez, at the Celebration of the 50th Anniversary of the Moncada assault.

Batista’s offensive proved a complete failure. The Rebel Army –well-established in the East– sent two columns led by Che and Camilo Cienfuegos, which crossed half the island and won many battles in its central region. The rebels were close to liberating the cities of Santiago de Cuba and Santa Clara. The last day of December, the dictator arranged his escape and –in close coordination with the US Ambassador– left behind a military junta in Havana that would have been the continuity of his regime. To thwart the maneuver, Fidel called for a general strike.

In the early hours of the first day of the New Year, the people took over the streets in the capital. The youth brigades –almost totally unarmed– occupied all police stations without meeting resistance from the demoralized and nervous troops of the regime. However, in other parts of the city, armed paramilitary groups of Batista henchmen had to be confronted. The strike continued until the total collapse of the tyranny. On January 8, Fidel rode triumphantly into a city that was already and finally “Fidelista”.

The victorious Revolution would have to face more powerful obstacles and even greater risks for over half a century: Political, diplomatic and propaganda aggression, armed attacks, subversion and sabotage, and the economic blockade that is still ongoing and is the longest genocide in history. Another blow was the collapse of the U.S.S.R. and the disappearance of allies and trading partners plus the complete isolation of the island. It has been a long and stormy path that the people have weathered under Fidel’s guidance.

Ninety years of age has now come to the man who had to face more than six hundred assassination plots against his life and whose death has been announced countless times by imperialist propaganda. Maybe someday his enemies will have to admit that they were never able to kill him. This is because Fidel and his people are one and the same. And that people, largely thanks to him, is invincible.

fidel-asamblea-05

 

 

A CubaNews translation.
Edited by Walter Lippmann.

EL FINAL DE UNA FARSA

In Politics, Puerto Rico, US on July 22, 2016 at 12:41 pm

Puerto Rican boy

 

Ricardo Alarcón de Quesada

La leyenda parecía eterna pero, sin embargo, se disolvió en la nada, en apenas poco más de una semana.

A mediados del pasado siglo Estados Unidos había anunciado a bombo y platillo que Puerto Rico dejaba de ser una colonia y se transformaba en un socio con el que habría suscrito un Pacto, supuestamente entre iguales, bautizado como “estado libre asociado”.

Como mago que saca un conejo del sombrero, Washington mostró orgulloso la nueva criatura ante la Asamblea General de la ONU y advirtió que en lo adelante no le rendiría cuentas sobre la situación de un territorio que ya no estaría bajo su dominio. La Asamblea, que en 1953 era ampliamente controlada por Estados Unidos, endosó esa posición en una votación de 26 a favor, 16 en contra y 18 abstenciones. En otras palabras a pesar de la Guerra Fría y del poderío entonces indiscutido que ejercía sobre un Foro en el que aun no participaban la mayoría de sus doscientos miembros actuales, el mago no pudo convencer siquiera a la mitad de la Asamblea.

Al interior de la isla los nacionalistas e independentistas sufrieron la más brutal represión. Muchos cayeron combatiendo o asesinados, no pocos perdieron sus trabajos y sufrieron persecución y discriminación. Otros fueron condenados a largas sentencias en prisiones federales, entre ellos, Pedro Albizu Campos, quien sólo fue liberado cuando estaba al borde de la muerte.

Año tras año los patriotas denunciaron la farsa y reclamaron la solidaridad internacional pero su reclamo parecía encarar la sordera universal.

Entretanto la ONU fue cambiando. A ella entraron decenas de países, de África, Asia, el Caribe y Oceanía, provenientes de un proceso que desmanteló a los viejos imperios coloniales. A casi todos. Washington se las arregló para seguir practicando el colonialismo como si nada hubiese ocurrido en el mundo.

La ONU adoptó en 1960 la Declaración 1514 (XV) proclamando el derecho inalienable a la independencia de todos los pueblos aun sometidos al dominio foráneo y estableciendo la obligación de las potencias coloniales a transferirles el poder para que pudiesen disfrutar de “una independencia y libertad absoluta”.

Desde la creación del Comité Especial de la ONU encargado de aplicar esa Declaración los boricuas trataron de ser escuchados. No lo lograron hasta 1973. A partir de ahí cada año el Comité aprobó resoluciones que, siempre adoptadas también por la Asamblea, le reconocieron a Puerto Rico ese derecho y exhortaron a Estados Unidos a actuar en consecuencia. Washington tercamente insistió en que el asunto había sido resuelto con la creación del “estado libre asociado”. Este año, en la discusión del Comité, participaron los representantes de todos los sectores puertorriqueños absolutamente, sin excepción, incluyendo al actual Gobernador de la isla y a quienes abogan por su anexión a los Estados Unidos y todos, sin excluir a alguno, admitieron que es una situación colonial que debe ser resuelta con urgencia y de acuerdo con el mandato de la ONU.

Una cuestión gravitaba sobre este debate. La crisis económica de la isla, consecuencia del fracaso del modelo económico que se le impuso, había conducido a una deuda colosal y la insolvencia. Las autoridades locales quisieron encontrar remedios por sí mismas imaginando que tenían capacidad para hacerlo pues así lo sugería el viejo mito. Ensayaron también, inútilmente, que se les permitiese acogerse a los procedimientos de bancarrota como hizo, por ejemplo, Detroit. Pero en pocos días fueron obligadas a despertar. La Corte Suprema, el Congreso y la Administración norteamericana solemnemente y en términos inequívocos dijeron lo que los patriotas nunca se cansaron de denunciar: Puerto Rico carece de soberanía propia y está sujeta completamente a los poderes de Washington, o sea, es una posesión norteamericana, un territorio colonial. Para colmo el Presidente Obama sancionó una ley que crea una Junta de Control Fiscal que se ocupará de cobrar la deuda y dirigirá las finanzas y la economía puertorriqueñas. Los siete miembros de la Junta serán designados por Washington. Sin contar para nada con el imaginario “socio” le despojaron de sus escasos atributos.

Como era de suponer la situación ha generado un rechazo unánime.

El telón finalmente ha caído sobre la farsa del “estado libre asociado”.

Dando muestras de altura y generosidad las fuerzas independentistas han propuesto una salida posible. Por su iniciativa, además de la Resolución anual, el Comité aprobó por unanimidad un Acuerdo especial encargando a su Presidente emprender sus buenos oficios para promover un diálogo entre Washington y quienes buscan la descolonización con el fin de resolver este caso conforme a lo que la ONU ha demandado por muchos años ya. Obama tiene la palabra.

Publicado originalmente en Por Esto!

Puerto Rico: la hora de la verdad

In Cuba, Elecciones, History, Politics, Puerto Rico, US on July 22, 2016 at 12:23 pm

puerto_rico_1

Por Ricardo Alarcón de Quesada

A mediados del pasado siglo la diplomacia estadounidense se anotó uno de sus mayores triunfos. Hizo creer al mundo que Puerto Rico había dejado de ser una colonia para transformarse en un ente extraño al que nombraron “Estado Libre Asociado (ELA)”. Se dijo entonces que la isla después de alcanzar plenamente su autonomía decidió suscribir con su antigua metrópolis un pacto libremente convenido entre iguales.

En su momento el engendro fue presentado como punto de referencia, como modelo a seguir por otros. El territorio fue invadido por capitales norteños que se beneficiaron de privilegios y exenciones impositivas y exhibió índices de crecimiento notables. Se hablaba incluso del “milagro” económico puertorriqueño.

La realidad profunda iba por otros caminos. Las producciones autóctonas -la agricultura, la industria, los servicios- fueron aplastadas por las del poderoso “socio”. Para muchos emigrar a Estados Unidos fue la única salida mientras su tierra se extranjerizaba sin remedio. El incesante éxodo muestra cifras elocuentes, quedan en la isla alrededor de 3 millones de habitantes mientras ya son 5 millones los que malviven en la Norteamérica que los discrimina y desprecia.

Para imponer ese modelo Washington persiguió con saña a los nacionalistas e independentistas. La “vitrina democrática” negaba al pueblo su derecho inalienable a la libertad y para ello recurrió a todos los métodos entre los que no faltó la violencia represiva

Los patriotas no cesaron nunca en su lucha por la independencia y se empeñaron por desenmascarar la farsa colonial y alcanzar la indispensable solidaridad internacional. Lo hicieron con tenacidad admirable en la Organización de Naciones Unidas desde que la ONU, en 1960, proclamó el derecho de todos los pueblos a la autodeterminación e independencia. Consiguieron desde 1973 que el Comité de Descolonización favoreciera su reclamo año tras año.

Entretanto el diseño económico del ELA entró en una crisis cada vez más profunda y encara hoy la bancarrota y la insolvencia. Las autoridades locales -el Gobernador y la Asamblea Legislativa- trataron de encontrar soluciones imaginando que tenían potestad para hacerlo y que podrían contar con el apoyo de quien se suponía era su “socio”.

La verdad, sin embargo, se impuso de modo sorprendente y brutal. En pocos días, casi al mismo tiempo, el Tribunal Supremo de Estados Unidos, el Congreso Federal y el Presidente Obama lo dijeron alto y claro para que todos lo entiendan: Puerto Rico carece de soberanía propia, no es más que un territorio colonial y está completamente sometido a las decisiones de su dueño. Y para que nadie se confunda promulgaron una ley creando la Junta de Control Fiscal. Sus siete miembros, designados por Washington, se encargarán de administrar y dirigir la colonia.

La indignación generalizada estalló con fuerza este verano en la sesión del Comité de la ONU. Allá fueron decenas de representantes de todas las tendencias y todos los sectores de la sociedad incluyendo al Gobernador García Padilla.

El Comité además de aprobar una vez más la Resolución que sostiene el derecho a la independencia de Puerto Rico, dio un paso adelante y por unanimidad decidió encargar a su Presidente que promueva un diálogo entre Washington y los boricuas para lograr la descolonización de la isla. De ese modo se ofrece una salida constructiva que Obama debería aprovechar. Habiendo reconocido que engañó al mundo y que Puerto Rico es aun la principal colonia del planeta, Estados Unidos tiene la obligación ineludible de poner fin a una situación violatoria del Derecho Internacional que ha durado ya demasiado tiempo.

 

Publicado originalmente en Por Esto!

El mensaje de una ceremonia inolvidable

In Politics on July 29, 2015 at 2:45 pm

Por Ricardo Alarcón de Quesada

Ver la bandera de la estrella solitaria otra vez alzada en la Embajada cubana en Washington trae inevitablemente el recuerdo de quienes no pudieron asistir a una ceremonia por cuya realización, sin embargo, dieron generosamente sus vidas. Son muchos, cubanos, estadounidenses, puertorriqueños e hijos de otras tierras, los ausentes que asaltan la memoria, y vencedores del olvido, incitan a escribir estas rápidas reflexiones.

Embajada cubana en Washington DC.

Mencionaré sólo a uno que a todos sintetiza. Carlos Muñiz Varela quien hizo suyas y defendió hasta el último aliento dos insignias hermanas. Él tampoco asistirá, pero su presencia será imborrable, el día no lejano en que la enseña boricua se levante, libre, orgullosa y solitaria, en la capital norteamericana.

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos es ante todo una gran victoria del pueblo cubano y también de la solidaridad internacional. No se habría llegado a ese día sin la abnegada y heroica resistencia antillana frente al bloqueo económico que aún persiste y constituye el genocidio más prolongado de la Historia. Tampoco habría sido posible sin la exigencia unánime de los países de América Latina y el Caribe y de incontables amigos solidarios en Norteamérica y en otras partes.

Se pudo alcanzar este acuerdo, sobre todo, porque el continente vive una época nueva y los intentos por aislar a Cuba fueron derrotados y terminaron aislando totalmente a Washington. Hace medio siglo el Imperio forzó a todos los miembros de la OEA, salvo a México, a romper con Cuba, pero ahora, cuando reabre su Embajada en La Habana encontrará aquí que, desde hace tiempo, todos los demás habían regresado y el poderoso vecino era quien estaba en la absoluta soledad que ahora quiere superar.

Habrá que continuar la lucha para eliminar completamente una política que el mundo entero rechaza y el Presidente Obama reconoció había fracasado, pero será necesario asimismo que Estados Unidos devuelva el territorio que usurpa en Guantánamo, abandone sus programas subversivos y compense a los cubanos por los cuantiosos daños causados durante más de medio siglo. Sólo después podrá hablarse de una relación normal entre los dos países.

Cuba ha obtenido este triunfo sin renunciar a ninguno de sus principios. Seguirá empeñada en el desarrollo de su proyecto socialista, buscará el socialismo realizable en el mundo de hoy, continuará practicando la política internacionalista y solidaria con otros pueblos que bregan por sus derechos nacionales y guardará fidelidad a la promesa de José Martí quien al convocar a la Guerra Necesaria dejó este mandato: “Conquistaremos toda la justicia”.

De Martí viene a los cubanos la obligación de respaldar el derecho de Puerto Rico a su independencia. Que Cuba flaquease en el cumplimiento de ese deber fue durante muchos años una de las principales demandas norteamericanas para normalizar las relaciones. De hecho, esa fue la exigencia más duradera pues otras condiciones igualmente inaceptables, como los vínculos con la URSS o el apoyo a los movimientos de liberación en África y Centroamérica, hace décadas fueron superadas por la historia.

Cuba nunca renunció a la solidaridad con la causa nacional puertorriqueña. No lo hará jamás y Washington lo sabe.

Por eso esta victoria cubana pertenece también a Puerto Rico y se produce cuando la isla hermana enfrenta una coyuntura definitoria, luego que la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe ha reafirmado que el caso de Puerto Rico es parte de su propia Agenda y avanza un apoyo internacional indispensable que debe hacerse cada vez más resuelto y eficaz.

El actual status colonial fue rechazado por la mayoría absoluta de la población en el plebiscito de noviembre de 2012 y todos reconocen que su modelo económico se derrumba y Puerto Rico sufre una profunda crisis de la que sólo podrá salir con el pleno ejercicio de la soberanía y la independencia.

Estados Unidos tiene una responsabilidad insoslayable y debe ejercerla si quiere mejorar sus vínculos con nuestro Continente. El imperio yanqui se apoderó de Puerto Rico por la fuerza en 1898 y desde entonces la trata como territorio que le pertenece, como a una posesión suya, es decir, una colonia. El Presidente Obama, profesor de Derecho Constitucional, conoce que el colonialismo es ilegal y que las potencias coloniales de acuerdo con las normas internacionales tienen el mandato de devolver a los pueblos sometidos todos los poderes que detentan. Debe dar los pasos que le incumben para que el pueblo puertorriqueño asuma sus inalienables derechos nacionales y lo haga por sí mismo, libremente, sin intromisiones ni presiones foráneas. Debería apoyar una fórmula que cuenta hoy con muy amplio consenso, la realización de una Asamblea Constituyente en la que participen todas las corrientes de opinión boricuas y cuyos trabajos y resultados Estados Unidos se comprometa a respetar.

Hay otras cuestiones que el Presidente Obama está en plena capacidad de resolver y respecto a las que igualmente tiene una obligación ineludible. Poner en libertad inmediatamente a Oscar López Rivera, disponer que el FBI entregue toda la información que aun oculta respecto a los asesinatos de Santiago Mari Pesquera y de Carlos Muñiz Varela son decisiones que dependen enteramente de él y debe tomarlas ya, sin más dilación.

Estas medidas son acciones que puede emprender fácilmente ahora y están en sus manos precisamente porque Puerto Rico todavía es una colonia del Imperio que él preside. Sí se puede y él lo sabe.

… y el Presidente lo sabe.

La voz de Puerto Rico: su larga marcha

In Calle 13, Puerto Rico on February 12, 2015 at 1:11 pm

Por Ricardo Alarcón de Quesada

Algo inesperado sucedió el 28 de enero en la primera sesión plenaria de la más reciente Conferencia Cumbre de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (CELAC), celebrada en San José, Costa Rica: Rubén Berríos, Presidente del Partido Independentista de Puerto Rico (PIP), hablando desde el escaño nicaragüense en tiempo que le cedió el Comandante Daniel Ortega, hizo un breve y sólido alegato por la independencia de su Patria y llamó a la solidaridad concreta de la CELAC.

En la Cumbre anterior, en La Habana en 2014, se había acordado atender el caso de Puerto Rico pero estaban ausentes los que luchan por la liberación de ese territorio latinoamericano y caribeño que es colonia de Estados Unidos desde 1898.

Nunca antes los representantes de ese pueblo habían podido participar en reuniones semejantes de las tantas realizadas en el Continente durante más de un siglo.

Su presencia en otros foros, sin embargo, ha sido notable. El propio Berríos es bien conocido en la Internacional Socialista cuya Vicepresidencia ha ocupado por largos períodos.

En el Movimiento de los Países No Alineados desde la Conferencia de 1964 en el Cairo han ocupado su asiento, junto a los movimientos de liberación nacional de otros Continentes, los que en Puerto Rico siguen la corriente de la nueva lucha que durante muchos años dirigió Juan Mari Bras. Figura imprescindible de la historia latinoamericana, Juan se ganó el reconocimiento y el respeto de los líderes del Tercer Mundo con quienes compartió en sus principales eventos internacionales.

Juan y Rubén eran continuadores de la búsqueda incesante de la solidaridad para la pequeña isla del Caribe, sometida al Imperio más poderoso jamás conocido el cual se ha empeñado además, infructuosamente, en despojarla de su cultura, su idioma, su identidad. Estuvieron presentes, cabildeando sin pausa, en la Sociedad de las Naciones, primero y después de la Segunda Guerra Mundial en San Francisco y en los años fundadores de la ONU. Fue una tradición ininterrumpida que inició Pedro Albizú Campos antes de su largo encierro en las prisiones federales.

Tras incontables esfuerzos, en 1972 el Comité Especial de Descolonización reconoció el derecho inalienable de Puerto Rico a la autodeterminación y la independencia y así lo ha reiterado en informes que anualmente son aprobados por la Asamblea General. En 1973 y en varias ocasiones posteriores Mari Bras y Berríos intervinieron en los debates junto con portavoces de una amplia gama de opiniones del territorio. La batalla diplomática en la ONU fue durante mucho tiempo un empeño casi exclusivo de Cuba aunque en los últimos años las resoluciones son promovidas por un grupo de países de la región y aprobadas por consenso, sin oposición, por todos los miembros del Comité.

A partir del triunfo de 1959 el Gobierno revolucionario convirtió el apoyo a la independencia de la isla hermana en una prioridad de su política exterior que ha sostenido consecuentemente rechazando las presiones de Washington. Para los cubanos se trata de un compromiso ineludible que viene de los tiempos en que José Martí dirigió la lucha común de los dos pueblos.

Pese a los defectos y mutilaciones de la república pre-revolucionaria esa solidaridad se mantuvo viva, si bien no siempre se alzó con la entereza que demandaba el mandato histórico. En Cuba hallaron refugio y ayuda los patriotas de la Antilla menor que sólo fueron reprimidos y perseguidos cuando en La Habana se impusieron los peores regímenes, especialmente durante las tiranías de Gerardo Machado y Fulgencio Batista.

El respaldo nacional a esa causa alcanzó gran relieve, en el primer tercio del Siglo XX con la labor de la Sociedad pro Independencia de Puerto Rico, fundada y dirigida hasta su muerte por el eminente intelectual cubano Enrique José Varona quien fue también Vicepresidente de la República.

Desde su creación en 1922 la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) ha mantenido un Comité pro independencia de Puerto Rico, su único de carácter permanente, que en su tiempo lideró Fidel Castro Ruz.

En 1949 en una reunión de la OEA en La Habana el gobierno del Presidente Carlos Prío Socarrás propuso incluir a Puerto Rico entre los territorios coloniales de cuya independencia la recién creada Organización debería ocuparse. La propuesta, respaldada por la Guatemala de Arévalo y la Argentina de Perón, generó un forcejeo diplomático prolongado y a veces sórdido en el que se impuso la voluntad norteamericana. Aunque la moción fue derrotada, vale la pena recordar que en aquel encuentro participó, como miembro de la delegación cubana, Juan Juarbe y Juarbe, dirigente del Partido Nacionalista de Puerto Rico exilado en Cuba hasta su expulsión después del golpe de estado batistiano. El mismo Juarbe que en 1964 integraría la delegación oficial cubana a la Asamblea General de la ONU que encabezó Ernesto Che Guevara.

Durante una etapa que parecía interminable y en la que se les obligó al silencio, Cuba trató de ser la voz de los boricuas. Por eso causa especial alegría a los cubanos lo ocurrido en San José precisamente en el aniversario del natalicio de José Martí.

Finalmente, por primera vez en un evento oficial latinoamericano al más alto nivel, Puerto Rico pudo expresarse por sí mismo.

En ocho minutos Berríos, dijo lo que había que decir. Sin Puerto Rico libre no habrá verdadera independencia latinoamericana. Su discurso fue ajeno a todo sectarismo. Habló en nombre de la inmensa mayoría del pueblo que en el plebiscito de 2012 rechazó el status colonial de la Isla. Sus palabras sintetizaban una marcha larga y azarosa que aun no concluye.

La imagen de las mil palabras

In Musica, Puerto Rico, US on November 22, 2013 at 1:43 pm

Ricky Mano

La mano de un gran puertorriqueño @ricky_martin, reclamando Libertad y Justicia para Óscar López Rivera  anoche durante la celebración en Las Vegas de los  Premios Latin Grammy.

El Mandela de Obama

In Politics on September 18, 2013 at 1:31 pm

Image

 

 

 

 

Ricardo Alarcón de Quesada

 

Cuando en 1986 la Organización de Solidaridad de los Pueblos de África, Asía y América Latina y el Caribe instituyó esta distinción, ya Oscar López Rivera llevaba cinco años de prisión que se ha prolongado por 32 años y hace de él el preso político más antiguo de nuestro Continente.

Entregarle la Orden de la Solidaridad El Mehdi Ben Barka honra a la OSPAAAL y a su inspirador y fundador a quien el colonialismo asesinó e hizo desaparecer hace ya casi medio siglo. Oscar se la ganó hace tiempo con su vida, consagrada a la independencia y la libertad de su pueblo. Él ha sido y es ejemplo supremo de la continuidad del movimiento emancipador tricontinental. Con esta ceremonia Cuba expresa también su solidaridad con la causa puertorriqueña a la que nos une un mandato de la historia que ningún cubano deberá olvidar jamás. Reafirmémoslo aquí junto al Apóstol: “Una son en el pasado como una serán en el porvenir el alma de Lares y el alma de Yara”.

Oscar sintetiza hoy esa lucha que nos hermanó para siempre hace 145 años. Lo dijo, mejor que nadie, Rafael Cancel Miranda: “¿Por qué te temen tanto Oscar? Porque eres Betances, porque eres Filiberto, porque eres Corretjer, porque eres Albizu, porque eres todo puertorriqueño y toda puertorriqueña que no se doblega. Tú eres ese poder contra el cual no hay fuerza posible, el poder de la dignidad, de la verticalidad, de la integridad”.

Sea, pues, este homenaje a Oscar un tributo a su Patria y a su pueblo. Y sea igualmente la reafirmación del compromiso con una brega cuya intensidad debe crecer hasta derrotar completamente el coloniaje.

Hace poco leí en la Sección En Rojo de Claridad lo que dijo una puertorriqueña: “todos los días, al levantarme, me pregunto ¿qué puedo hacer hoy por Oscar?

Que esa interrogante se multiplique para que seamos capaces de desatar la solidaridad y convertirla en una fuerza arrolladora que llegue a la Casa Blanca y obligue al Presidente Obama a hacer lo que él sabe es su obligación inexcusable: poner en libertad a Oscar ya, inmediatamente, sin condiciones, sin más dilación.

Son ya 32 años de injusta prisión y casi quince años han pasado desde que el Presidente Clinton dispuso que Oscar fuese liberado. ¿Hasta cuándo habrá que recordárselo al actual inquilino de la Casa Blanca? ¿Por qué no escucha la petición unánime que acaba de hacerle la Convención de la AFL-CIO?

Se lo ha reclamado toda la sociedad puertorriqueña. Es preciso levantar esa exigencia hasta lograr que Oscar regrese libre a su tierra, a la isla irredenta que lo espera para continuar la lucha hasta que ella toda sea libre.

Oscar López Rivera es paradigma insuperable de sacrificio y resistencia. Culpable sólo de ser un patriota irreductible, el Imperio le robó su juventud y le ha impuesto condiciones carcelarias especialmente duras, con largos períodos de aislamiento y tratando de restringir su comunicación con el mundo exterior.

Su existencia toda es testimonio imborrable de altruismo, de entrega a los demás. Pocas personas, en condiciones tan difíciles, han sido capaces como él de dar tanta solidaridad. Allá en la dura prisión de Terre Haute ha sido y es maestro y guía de muchos desdichados que de él han recibido educación, consuelo y esperanza.

Realizamos esta ceremonia en medio del renovado empeño por la liberación de Gerardo, Ramón, Antonio y Fernando. Las cintas amarillas que hoy expresan el reclamo de nuestro pueblo se alzan igualmente por la libertad de Oscar.

El próximo febrero Fernando habrá concluido su injusta sanción. Confiamos que regrese a su patria de inmediato y que aquí pueda abrazar, ya libres ambos, al hermano boricua con quien compartió celda y de quien recibió siempre apoyo y amistad.

En la entrevista que le hizo Claridad, la primera que le permitieron en 32 años de encierro Oscar declaró: “yo estoy listo para lo que venga, siempre voy a estar listo para lo que venga”.

Nosotros debemos estar listos y no descansar hasta liberarlo.

La primera Orden otorgada por la OSPAAAL en 1986 fue para Nelson Mandela quien tuvo que esperar el fin del apartheid para recibirla en 1991.

Hoy la de Oscar la recibe Clarissa, su hija. Juremos estar listos para luchar hasta que Oscar venga a recibirla personalmente.

En vísperas del 23 de septiembre comprometámonos a perseverar en el empeño. Esa fecha nos recuerda la batalla de siglo y medio por la independencia de Puerto Rico. Y nos recuerda también el vil y cobarde asesinato de Filiberto Ojeda que nos sigue convocando a luchar hasta la victoria siempre.

 

Que viva Puerto Rico Libre.

 

 La Habana septiembre 18, 2013

Ceremonia de entrega a Oscar López Rivera de la Orden de la Solidaridad “El Mehdi Ben Barka”

From the heart of Cuba/Del Corazón de Cuba Diana Fuentes

In Calle 13, Cuba, Puerto Rico on August 15, 2013 at 12:03 pm

 It is undeniable that Diana Fuentes is one of the most prolific and interesting artists of her generation. A unique voice with a remarkable interpretive power, the Cuban singer-songwriter is set to introduce one of the most impressive albums within the Latin genre. The new album is a milestone, a colorful all-encompassing and original production that explores a wide range of sounds.  It will be released in Latin America and the United States through Sony Music Latin.

 ‘Planeta Planetario’ includes 12 songs and was recorded in Havana (Cuba) and San Juan (Puerto Rico), where Diana currently resides.  Under the production of Eduardo Cabra (‘Visitante’ from Calle 13) and with the collaboration of a select group of musical guests, this album is unsurprisingly one of the most noteworthy albums of all time.

 Diana captures the tradition of great singers, musicians and Cuban artists integrating it into her own style of composing, performing and expression through her music.  By fusing Afro-Cuban rhythms, pop, folk and electronic music among others, Diana created an eclectic group of songs that comprise ‘Planeta Planetario’.

“It’s been years of hard work. It’s been a long wait, especially for the fans that have followed me since the beginning, but I’m certain that everything comes at the right time. I am very happy with the final result.  It is an album that marks a time in my life with many changes, mostly positive.  I hope to perform live very soon because it will be a very special moment for my musicians, fans, and myself.  Being part of the Sony Music Latin family is a great opportunity for me as a Cuban artist.  I will be eternally grateful to Afo Verde for his support and trust, as well as to his entire team”, reveals Diana.

“Working with Diana has been very interesting…very intense. As a producer I have guidelines, but this has been a real mutual collaboration; Diana has broad experience as a singer, songwriter and also on stage.  She dresses each song not only with her voice but with her interpretive strength”, explains Eduardo Cabra, producer of ‘Planeta Planetario’.  “Personally, it was a discovery of many sounds from Cuba.   When you have the time to explore a country you can dive into its musical traditions and in the end you realize that you have added many new elements to your musical knowledge,” affirmed Cabra.

During the process of creating the album, Diana also had time to write and compose. On the piano with a pencil in hand, she delivered new songs that were added to the previous repertoire of ‘Planeta Planetario’.Diana and Eduardo’s idea was to recreate a unique atmosphere for each song, recording her vocals on different days in order to capture the essence and feeling of each track.  During the recording process, guest musicians were invited to participate in the project as it developed.  Friends of Eduardo and Diana’s such as Sebastian Paz, Carlos Varela and others would drop in the studio to collaborate on songs or create original compositions.  Another special guest on the album was Martin Ferres (Bajofondo), who made an amazing contribution to the bandoneón on the song “Ritmo Sexual”.

The album is finished and the expectations continue to rise.  Diana Fuentes fans anxiously await the album and her radiant on-stage presence.  It is time to discover Diana Fuentes and her ‘Planeta Planetario’.

For more information about Diana Fuentes please visit:

www.dianafuentes.com 

 ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

 Diana Fuentes es sin dudas una de las artistas más prolíficas e interesantes de su generación.  De voz única y con una gran potencia interpretativa, la cantautora cubana llega para presentar uno de los discos más impactantes dentro de la música Latina.  Su nuevo álbum es original, completo y explora una amplia gama de sonidos y colores y que, además, marcará un hito en la industria, una artista y álbum que llegan a Latinoamérica y Estados Unidos a través de Sony Music Latin.

‘Planeta Planetario’ es un álbum de 12 canciones, grabado en La Habana (Cuba) y San Juan (Puerto Rico) donde actualmente reside Diana.  Bajo la producción de Eduardo Cabra (‘Visitante’ de Calle 13), con la colaboración de un selecto grupo de músicos invitados, este disco se convierte en uno de los trabajos más interesantes de los último tiempos.

Diana captura la tradición de grandes cantantes, músicos y artistas cubanos integrándolo en su propia forma de componer, interpretar y expresar sus propias canciones.  De esta forma ha creado un sonido ecléctico, en el que explora con los sonidos afrocubanos, pop, folklor y música electrónica, entre otros, para crear este exquisito grupo de canciones que conforman ‘Planeta Planetario’.

“Han sido tiempos de mucho trabajo. Para el público que me ha seguido durante todos los años anteriores, ha sido una larga espera, pero tengo la total convicción de que todo cae en su tiempo.  Estoy muy feliz con el resultado final, es un disco que marca una época en mi vida de muchos cambios, en la mayoría positivos. Espero presentarlo muy pronto en vivo, porque los músicos que me acompañen, el publico y yo viviremos un momento bien especial.  Llegar a la familia de Sony Music Latin, es una gran oportunidad para mí como artista cubana. Le estaré eternamente agradecida a Afo Verde por su apoyo y su confianza, al igual que a todo el equipo que lo acompaña”, dice Diana.

“El trabajo con Diana ha sido muy interesante, muy intenso.  Como productor tengo lineamientos, pero esto ha sido una verdadera colaboración mutua; Diana tiene muchísima experiencia como cantante, compositora y además en el escenario. Ella interpreta, ella viste cada canción no solo con su voz sino con su fuerza interpretativita”, explica Eduardo Cabra, productor de ‘Planeta Planetario’.  “Personalmente fue un descubrimiento de muchos sonidos de Cuba, como en cada país cuando tienes el tiempo puedes sumergirte en su tradición musical y al final dimensionas que sumas muchos elementos nuevos a tu conocimiento musical”, afirmó Cabra.

Durante el proceso de creación del álbum, Diana también tuvo tiempo de escribir y componer.  En el piano y con un lápiz surgieron nuevas canciones que se sumaron a las que previamente habían elegido para‘Planeta Planetario’.  La idea de Diana y Eduardo fue la de recrear un ambiente exclusivo para cada canción, grabando las voces en días diferentes para capturar la esencia y sentimiento de cada tema. Así se fueron sumando los músicos invitados, llegaron al proyecto a medida que se desarrollaba el proceso de grabación.  De esta manera pasaron por el estudio muchos amigos de Diana y Eduardo, para plasmar esas composiciones originales y otras en las que colaboraron cantautores como Sebastian Paz, Carlos Varela entre otros.  Un invitado especial fue Martín Ferrés (Bajofondo) quien hizo su gran aporte en el bandoneón en “Ritmo Sexual”, una de las canciones del álbum.

El disco ya está finalizado y la expectativa sigue creciendo por conocer el talento de Diana Fuentes, su álbum y esa energía que irradia desde el escenario. Ha llegado el momento de descubrir a Diana Fuentes y su ‘Planeta Planetario’.

Para más información sobre Diana Fuentes visite:

www.dianafuentes.com