Maggie Alarcón

Notes of A Veteran Fidelista

In Politics on August 15, 2016 at 12:19 pm
fidel-castro-ricardo-alarcon-universidad-popular-9-4-61

Enter a caption

Ricardo Alarcón and Fidel Castro Ruz, Popular University Program, circa 1960-

Photo: Liborio Noval.

 

By Ricardo Alarcón de Quesada

On  March 10, 1952, with a door slam, a chapter of Cuban history came to a close. Fulgencio Batista –who, two decades before, had introduced a harsh dictatorship– seized power once again with a handful of his former collaborators had liquidated the revolutionary government of just one hundred days which had emerged in 1933 after the fall of Gerardo Machado. The new coup took place without major setbacks and thus ended Cuba’s brief experience with “representative democracy”. This had lasted for only two terms of the Cuban Revolutionary Party (Autentico), which had governed for little more than seven years.

The “Autentico” Party presented itself as heir to the Revolution of 1933, in which its leaders had had played an outstanding role, but did not go beyond national-reformism, creating some necessary institutions and showing an independent foreign policy on some important issues at the UN and the OAS. Its work was, however, hampered by government corruption which invaded almost all branches of the administration. Besides, its adherence to McCarthyism led to the division among the trade union and popular movement, and the assassination of some of its main leaders.

The prevailing dishonesty caused the split in the “Autentico” Party and the emergence of the Cuban People’s Party (Orthodox) which raised the slogan “Vergüenza contra Dinero [Shame against money]” as its main banner. Among its founders was a recently graduated lawyer named Fidel Castro Ruz.

The general elections scheduled for June 1952, brought face-to-face, according to all polls, two candidates: the “orthodox”, headed by a respected university professor [Roberto Agramonte], and the government official, led by an “autentico” whose honesty was beyond doubt. A third candidate, Batista, supported by reactionary groups, appeared in a distant last place and no one gave him the slightest chance of winning in the polls. Everyone in Cuba knew this, including Batista who, for that reason, prevented the people from deciding.

080421alarcon-photo

Fidel Castro, Victor Rabinowitz, Juana Vera and the author, Havana.

The coup and its immediate aftermath deeply wounded Cuban society. Batista received immediate support from the big property owners as well as from the conservative political forces and corrupt trade union bureaucracy. Political parties –the ones close to the government as well their opponents– were trapped in inaction and inconsistency. Authenticism and orthodoxy were divided into contradictory trends and new parties emerged from them; some willing to collaborate or compromise with the new regime. These and all other parties engaged in endless controversies unable to articulate a path against tyranny.

Resistance found refuge in the universities. Out of these came the first demonstrations and acts of protest. Among the students there was a growing awareness of the need to act and to do so using methods different from those of the politicians who had failed miserably. There was talk of armed struggle, but nobody knew how to wage it or had the resources to undertake it. There were some isolated attempts while rumors spread about plans led or linked to the president overthrown on March 10.

For those of us who were still in secondary education, the assault on the military barracks in Santiago de Cuba (Moncada) and Bayamo (Carlos Manuel de Cespedes), on July 26, 1953, was a complete surprise. We knew nothing of an event that would change our lives forever.

The news highlighted the name of someone previously unknown to us: Fidel Castro.

The political crisis deepened. The tyranny became even more aggressive. The Communist Party (Partido Socialista Popular [Socialist People’s Party]) was banned and its publications closed, while increased repression against the student movement became the norm. Batista’s accusations against the Communists sought the sympathy of Washington, but had nothing to do with reality. The PSP was not only alien to those events, but rather condemned the action of the young revolutionaries as did the other opponents to Batista, almost without exception.

rcm20irvin20flores20oscar20collazo20lolita20lebrc3b3n20ricardo20alarcc3b3n20pic3b1ero20con20fidel20castro20ruz201979_xlg

 

With Puerto Rican Independentists, Lolita Lebrón, Rafael Cancel Miranda, Irving Flores and Oscar Collazo, Havana 1979.

Once again it fell to the students to replace the parties that had proved incapable of fulfilling their role. The Federation of University Students (FEU) sympathized with the attackers of the Moncada garrison and called for a campaign for their release. This soon acquired a national dimension and forced the dictatorship to grant them amnesty in 1955.

That same year, Fidel founded the July 26th Movement. Along with the survivors of the initial action, it counted especially on young people who, in neighborhoods and study centers, identified themselves with that heroic deed against tirades and criticism from Tiryns and Trojans.

Their ranks were filled with youths, no few of them teenagers, who rebelled amid frustration, inertia and division, inspired by a feat that had shaken the tyranny and its opponents as well. Antonio López (Ñico), who had led the attack on the barracks in Bayamo, was responsible for organizing the youth brigades of the M-26-7 until he went to Mexico to return with Fidel and die fighting in the Sierra Maestra. He was replaced in Havana by Gerardo Abreu (Fontán), a black man of very humble origin, who had not completed primary school. He managed, on his own, to acquire a broad cultural background and a poetic sensibility that caused astonishment among us college students who had the privilege of fighting under his leadership. Ñico and Fontán –both from the Orthodox Youth– knew Marxism, shared socialist ideals, and were profoundly anti-imperialist. They were determined to create an organization that would massively bring in the new generation. They succeeded. Their followers were identified with a single word: “fidelistas”.

The presence of the Brigades was felt quickly by sending their message directly to the people. While the press and politicians criticized Fidel and the Moncada action, everywhere, in every corner of the capital –on walls and facades– using very modest resources, Brigade members painted a brief slogan which everyone understood: M-26-7, or a name that others wanted to silence: Fidel.

In view of the hostile environment which made it impossible to wage open political struggle, Fidel went to Mexico in order to organize the return to carry out the battle that would end the tyranny. He proclaimed it openly, undertaking a historic commitment: “In ’56, we will be free or we will be martyrs” thus challenging the followers of inaction and despair once again. And also their jokes: a government newspaper carried on its front page every day the number of days which had elapsed that year without the defiant promise being kept. epa00601693-cuban-president-fidel-castro-r-and-cubas-national-assembly-fh10p0

Well into November, the propaganda against the Moncadistas intensified. Demonstrations, organized by the FEU and the newly created Revolutionary Directorate, climaxed and led to the closure of the university. The last day of the month, to support the landing [of the Granma expedition], the M-26-7 carried out an uprising in Santiago de Cuba. Two days later Fidel and his companions arrived at the eastern shores aboard the yacht Granma, in what Che described as a “shipwreck”.

Scattered and persecuted by the Army, a small group finally managed to reunite in the Sierra Maestra. Many members of the expedition died fighting, or were assassinated.

Among these, as the US news agencies reported, was its main leader. Fidel’s death was reported on the front page of every newspaper. Anguish and uncertainty remained until after a passage of time that seemed endless. Gradually and by clandestine channels, the truth came to be known.

The last two years of the dictatorship were rife with crimes and abuses in the urban areas while the initial guerrilla force grew to become the Rebel Army.

“Fidelismo” reached massiveness. On the night of November 8, 1957, one hundred simultaneous explosions rocked Havana, each in a different neighborhood and distant from one another. They were practically heavy firecrackers –rather homemade devices– that only made noise. No one was injured and no one was arrested by the police who went around frantically from one place to the other. It was sound evidence that the “26th” was everywhere and showed the youth brigades’ efficient organization.

The murder of Fontan, on February 7, 1958, sparked a students’ general strike which lasted until May. It paralyzed all education centers, including private universities and academies, and led to the consecutive resignations of two of Batista’s Education Ministers of Batista.

Never before had such a movement occurred in Cuba to such extent and for so long. For three months, all attempts, violent or “peaceful” to end it failed. The student walkout continued, even several weeks after the movement suffered in its most painful and bloody defeat in Havana.

The failure of the attempted general strike by the workers, on April 9, was a very severe blow. It decimated urban militancy, almost completely destroyed the underground structures, and allowed the dictatorship to mobilize thousands of troops to launch what it thought would be the final battle in the Sierra. Once again everything depended on Fidel and his leadership.

1024x1024

 

PHOTO Elian and Juan Miguel Gonzalez, at the Celebration of the 50th Anniversary of the Moncada assault.

Batista’s offensive proved a complete failure. The Rebel Army –well-established in the East– sent two columns led by Che and Camilo Cienfuegos, which crossed half the island and won many battles in its central region. The rebels were close to liberating the cities of Santiago de Cuba and Santa Clara. The last day of December, the dictator arranged his escape and –in close coordination with the US Ambassador– left behind a military junta in Havana that would have been the continuity of his regime. To thwart the maneuver, Fidel called for a general strike.

In the early hours of the first day of the New Year, the people took over the streets in the capital. The youth brigades –almost totally unarmed– occupied all police stations without meeting resistance from the demoralized and nervous troops of the regime. However, in other parts of the city, armed paramilitary groups of Batista henchmen had to be confronted. The strike continued until the total collapse of the tyranny. On January 8, Fidel rode triumphantly into a city that was already and finally “Fidelista”.

The victorious Revolution would have to face more powerful obstacles and even greater risks for over half a century: Political, diplomatic and propaganda aggression, armed attacks, subversion and sabotage, and the economic blockade that is still ongoing and is the longest genocide in history. Another blow was the collapse of the U.S.S.R. and the disappearance of allies and trading partners plus the complete isolation of the island. It has been a long and stormy path that the people have weathered under Fidel’s guidance.

Ninety years of age has now come to the man who had to face more than six hundred assassination plots against his life and whose death has been announced countless times by imperialist propaganda. Maybe someday his enemies will have to admit that they were never able to kill him. This is because Fidel and his people are one and the same. And that people, largely thanks to him, is invincible.

fidel-asamblea-05

 

 

A CubaNews translation.
Edited by Walter Lippmann.

Apuntes de un veterano Fidelista

In Asamblea Nacional/National Assembly, Cuba, Fidel Castro Ruz, Historia on August 5, 2016 at 2:49 pm

 

fidel-castro-ricardo-alarcon-universidad-popular-9-4-61

Ricardo Alarcón de Quesada y Fidel Castro Ruz, Programa Universidad Popular, circa 1960- foto Liborio Noval.

Ricardo Alarcón de Quesada

El 10 de marzo de 1952, de un portazo, se cerró un capítulo de la historia de Cuba. Fulgencio Batista –quien dos décadas atrás implantó una férrea dictadura y liquidó al Gobierno Revolucionario de apenas cien días surgido en 1933 a la caída de Gerardo Machado- con un puñado de sus antiguos colaboradores se hizo otra vez del poder. El nuevo golpe de estado se llevó a cabo sin mayores tropiezos. Concluyó así la breve experiencia cubana con la “democracia representativa” la cual duró sólo los dos períodos del Partido Revolucionario Cubano (Auténtico), que había gobernado poco más de siete años.

El “autenticismo” se presentaba como heredero de la Revolución del 33 en la que sus principales dirigentes habían tenido una participación destacada pero no avanzó más allá del nacional-reformismo, creó algunas instituciones necesarias y dio muestras de una política exterior independiente en algunos temas importantes en la ONU y la OEA. Pero su obra de gobierno estuvo lastrada por la corrupción que invadió casi todas las ramas de la administración y su adhesión al macartismo que propició la división del movimiento sindical y popular y al asesinato de algunos de sus principales líderes.

La deshonestidad imperante provocó la escisión del autenticismo y el surgimiento del Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo) que levantó como principal bandera la consigna de “Vergüenza contra Dinero”. Entre sus fundadores estuvo un abogado recién graduado llamado Fidel Castro Ruz.

080421alarcon-photo

Fidel Castro, Juana Vera, Victor Rabinowitz y el autor en la Habana

Las elecciones generales, previstas para junio de 1952, enfrentaban, según todas las encuestas, a dos candidaturas: la “ortodoxa” encabezada por un respetable profesor universitario y la gubernamental liderada por un “auténtico” cuya honestidad no era cuestionada. Un tercer candidato, Batista, respaldado por grupos reaccionarios, aparecía en un lejano último lugar y nadie le concedía la más mínima posibilidad de vencer en las urnas. Lo sabía en Cuba todo el mundo incluido Batista quien por eso impidió que el pueblo pudiera decidir.

El Golpe de Estado y sus secuelas inmediatas hirieron profundamente a la sociedad cubana. Batista recibió el apoyo inmediato de los grandes propietarios así como el de las fuerzas políticas conservadoras y la corrupta burocracia sindical. Los partidos políticos, tanto los agrupados alrededor del gobierno derrocado como sus oponentes, quedaron atrapados en la inacción y la incoherencia. El autenticismo y la ortodoxia se dividieron en tendencias contradictorias y de ellos surgieron nuevos partidos, algunos dispuestos a colaborar o transigir con el nuevo régimen. Ellos y todos los demás partidos se enzarzaron en polémicas interminables incapaces de articular un camino frente a la tiranía.

La resistencia encontró refugio en las Universidades. De ellas surgieron las primeras manifestaciones y actos de protesta. Entre los estudiantes crecía la conciencia de la necesidad de actuar y de hacerlo de otro modo empleando métodos diferentes a los de los políticos que habían fracasado estrepitosamente. Se hablaba entonces de la lucha armada pero nadie sabía cómo hacerla ni poseía los recursos para emprenderla. Hubo algunos intentos aislados mientras circulaban rumores acerca de planes dirigidos o vinculados al Presidente depuesto el 10 de marzo.

Para quienes aun cursábamos la enseñanza secundaria el asalto a los cuarteles militares de Santiago de Cuba (el Moncada) y Bayamo (Carlos Manuel de Céspedes), el 26 de julio de 1953, fue una sorpresa absoluta. Nada sabíamos de un acontecimiento que, sin embargo, marcaría para siempre nuestras vidas.

En las noticias brotó el nombre de alguien antes desconocido para nosotros: Fidel Castro.

Se ahondó la crisis política. La tiranía se volvió aun más agresiva. Ilegalizó al partido de los comunistas (PSP, Partido Socialista Popular) y clausuró sus publicaciones y aumentó la represión contra el movimiento estudiantil. Las acusaciones de Batista contra los comunistas buscaban las simpatías de Washington pero nada tenían que ver con la realidad. El PSP no sólo fue ajeno a aquellos sucesos sino que condenó la acción de los jóvenes revolucionarios como lo hicieron, casi sin excepción, los demás opositores a Batista.

rcm20irvin20flores20oscar20collazo20lolita20lebrc3b3n20ricardo20alarcc3b3n20pic3b1ero20con20fidel20castro20ruz201979_xlg

Compartiendo con los Independentistas Boricuas, Lolita Lebrón, Rafael Cancel Miranda, Irving Flores y Oscar Collazo, la Habana 1979.

Nuevamente correspondió al estudiantado reemplazar a los partidos incapaces de cumplir su función. La Federación Estudiantil Universitaria (FEU) se solidarizó con los asaltantes del Moncada y convocó a una campaña por su liberación que pronto adquirió una dimensión nacional y obligó a la dictadura a amnistiarlos en 1955.

Ese mismo año Fidel fundó el Movimiento 26 de Julio que, junto a los sobrevivientes de la acción inicial contó, sobre todo, con jóvenes que en los barrios y en los centros de estudio se identificaron con aquel gesto heroico frente a las diatribas y las críticas de tirios y troyanos. Sus filas se nutrían con muchachos, no pocos adolescentes, que insurgían en medio de la frustración, la inercia y la división, inspirados por una hazaña que había estremecido a la tiranía pero también a sus oponentes. Antonio López (Ñico) quien había dirigido el ataque al cuartel de Bayamo se encargó de organizar las Brigadas Juveniles del M-26-7 hasta que marchó a México para regresar con Fidel y morir combatiendo en la Sierra Maestra. Lo reemplazó en La Habana Gerardo Abreu (Fontán) un negro de origen muy humilde que no había concluido la enseñanza primaria pero supo adquirir por sí mismo una amplia formación cultural y una sensibilidad poética que causaba asombro entre los universitarios que tuvimos el privilegio de luchar bajo su jefatura. Tanto Ñico como Fontán, ambos procedentes de la Juventud Ortodoxa, conocían el marxismo, compartían los ideales socialistas y eran profundamente antimperialistas. Se empeñaron en crear una organización que incorporase masivamente a la nueva generación y lo lograron. A sus seguidores se les identificaba con una palabra: “fidelistas”.

La presencia de las Brigadas se hizo sentir rápidamente enviando su mensaje directamente al pueblo. Mientras la prensa y los políticos criticaban a Fidel y al Moncada, por todas partes, en cada rincón de la capital, en muros y paredes, empleando recursos muy modestos, sus miembros pintaron una consigna breve pero que todos entendían -M-26-7- o un nombre que otros querían silenciar: Fidel.

Frente al ambiente hostil que hacía imposible la lucha política abierta, Fidel se marchó a México con el fin de organizar el regreso para llevar a cabo la batalla que pondría fin a la tiranía. Lo proclamó abiertamente asumiendo un compromiso histórico –“en el 56 seremos libres o mártires”- y afrontando nuevamente a los cultores de la inacción y el desánimo. Y también sus burlas: un periódico gubernamental encabezaba su portada cada día con la cifra que marcaba los días transcurridos de 1956 sin que se hubiera cumplido la desafiante promesa.epa00601693-cuban-president-fidel-castro-r-and-cubas-national-assembly-fh10p0

Avanzaba noviembre y se intensificaba la propaganda contra los moncadistas. Las manifestaciones organizadas por la FEU y el recién creado Directorio Revolucionario alcanzaron su clímax y provocaron el cierre de la Universidad. El último día del mes, como acción de apoyo al desembarco, el M-26-7 llevó a cabo la insurrección en Santiago de Cuba. Dos días después arribaron a las costas orientales Fidel y sus compañeros en el yate Granma en lo que el Che describió como un “naufragio”. Dispersos y perseguidos por el Ejército un pequeño grupo logró finalmente reencontrarse en la Sierra Maestra. Una buena parte de los expedicionarios murieron combatiendo o fueron asesinados.

Entre ellos, según dieron cuenta las Agencias noticiosas norteamericanas, su principal líder. La muerte de Fidel fue reportada en primera plana por todos los medios informativos. La angustia y la incertidumbre se mantuvo hasta que, pasado un tiempo que parecía interminable, poco a poco, por los canales clandestinos, se fue conociendo la verdad.

Los últimos dos años de la dictadura fueron de crímenes y atropellos generalizados en las zonas urbanas mientras el foco guerrillero inicial crecía hasta transformarse en el Ejército Rebelde.

El “fidelismo” alcanzó masividad. En la noche del 8 no noviembre de 1957 se produjeron en La Habana cien explosiones simultáneamente cada una en un barrio diferente y distante del otro.  Eran petardos, artefactos más bien artesanales, que sólo produjeron ruido.  No hubo heridos y nadie fue detenido por la policía que se desplazaba frenética de un lado a otro.  Fue una demostración sonora de que el 26 estaba en todas partes y de la eficaz organización de sus brigadas juveniles.

El asesinato de Fontán, el 7 de febrero de 1958, desató una huelga general estudiantil, que se extendió hasta mayo, paralizó todos los centros de enseñanza, incluidos las universidades y academias privadas y provocó las renuncias de dos ministros batistianos de Educación.

Nunca antes se había producido en Cuba movimiento semejante, de tal amplitud y por tanto tiempo.  Durante tres meses fracasaron todos los intentos, violentos o “pacíficos”, para ponerle fin.  El paro estudiantil continuó incluso varias semanas después que el movimiento sufriese en La Habana su más dolorosa y sangrienta derrota.

Pero el fracaso del intento de huelga general obrera, el 9 de abril, fue un golpe muy severo que diezmó a la militancia urbana, desbarató casi por completo el aparato clandestino y permitió a la dictadura movilizar miles de soldados para lanzar contra la Sierra Maestra lo que imaginaba sería su ataque final. Otra vez todo dependía de Fidel y su liderazgo.

1024x1024

Elian y Juan Miguel Gonzalez, celebracion por el 50 Aniversario del Asalto al Cuartel Moncada

La ofensiva batistiana fracasó completamente.  El Ejército Rebelde, consolidado en Oriente, envió dos columnas, dirigidas por el Che y Camilo Cienfuegos, que atravesaron la mitad de la isla y vencieron en numerosos combates en su región central.  Los rebeldes estaban próximos a liberar las ciudades de Santiago de Cuba y Santa Clara.  El último día de diciembre el dictador preparó su fuga y en estrecha coordinación con el Embajador norteamericano, dejó instalada en La Habana una Junta Militar que hubiera sido la continuidad de su régimen.  Para frustrar la maniobra, Fidel convocó a la huelga general.

El primer día del nuevo año, desde muy temprano el pueblo se hizo dueño de las calles en la capital.  Las brigadas juveniles, desprovistas casi completamente de armas, ocuparon todas las estaciones de la policía sin encontrar resistencia de una tropa desmoralizada y nerviosa.  Hubo que enfrentar, sin embargo, en otras partes de la ciudad, los disparos de grupos paramilitares del batistato.  La huelga continuó hasta el derrumbe total de la tiranía.  El 8 de enero Fidel entró triunfante en una ciudad que era ya, finalmente, “fidelista”.

La Revolución triunfante debería encarar obstáculos más poderosos y riesgos aun mayores durante más de medio siglo.  La agresión política, diplomática y propagandística, los ataques armados, la subversión y los sabotajes y el bloqueo económico que aun continúa y es el genocidio más prolongado de la historia.  Y también el derrumbe de la U.R.S.S. y la desaparición de aliados y socios comerciales y el aislamiento total de la Isla.  Ha sido un camino largo y tormentoso que el pueblo recorrió guiado por Fidel.

Cumple ahora noventa años el hombre que debió enfrentar más de seiscientos planes de atentados contra su vida y cuya muerte ha sido anunciada en incontables ocasiones por la propaganda imperialista.  Quizá algún día sus enemigos deberán admitir que nunca lo podrán matar.  Porque Fidel y su pueblo son uno y lo mismo.  Y ese pueblo, en gran medida gracias a él, es invencible. fidel-asamblea-05

 

EL FINAL DE UNA FARSA

In Politics, Puerto Rico, US on July 22, 2016 at 12:41 pm

Puerto Rican boy

 

Ricardo Alarcón de Quesada

La leyenda parecía eterna pero, sin embargo, se disolvió en la nada, en apenas poco más de una semana.

A mediados del pasado siglo Estados Unidos había anunciado a bombo y platillo que Puerto Rico dejaba de ser una colonia y se transformaba en un socio con el que habría suscrito un Pacto, supuestamente entre iguales, bautizado como “estado libre asociado”.

Como mago que saca un conejo del sombrero, Washington mostró orgulloso la nueva criatura ante la Asamblea General de la ONU y advirtió que en lo adelante no le rendiría cuentas sobre la situación de un territorio que ya no estaría bajo su dominio. La Asamblea, que en 1953 era ampliamente controlada por Estados Unidos, endosó esa posición en una votación de 26 a favor, 16 en contra y 18 abstenciones. En otras palabras a pesar de la Guerra Fría y del poderío entonces indiscutido que ejercía sobre un Foro en el que aun no participaban la mayoría de sus doscientos miembros actuales, el mago no pudo convencer siquiera a la mitad de la Asamblea.

Al interior de la isla los nacionalistas e independentistas sufrieron la más brutal represión. Muchos cayeron combatiendo o asesinados, no pocos perdieron sus trabajos y sufrieron persecución y discriminación. Otros fueron condenados a largas sentencias en prisiones federales, entre ellos, Pedro Albizu Campos, quien sólo fue liberado cuando estaba al borde de la muerte.

Año tras año los patriotas denunciaron la farsa y reclamaron la solidaridad internacional pero su reclamo parecía encarar la sordera universal.

Entretanto la ONU fue cambiando. A ella entraron decenas de países, de África, Asia, el Caribe y Oceanía, provenientes de un proceso que desmanteló a los viejos imperios coloniales. A casi todos. Washington se las arregló para seguir practicando el colonialismo como si nada hubiese ocurrido en el mundo.

La ONU adoptó en 1960 la Declaración 1514 (XV) proclamando el derecho inalienable a la independencia de todos los pueblos aun sometidos al dominio foráneo y estableciendo la obligación de las potencias coloniales a transferirles el poder para que pudiesen disfrutar de “una independencia y libertad absoluta”.

Desde la creación del Comité Especial de la ONU encargado de aplicar esa Declaración los boricuas trataron de ser escuchados. No lo lograron hasta 1973. A partir de ahí cada año el Comité aprobó resoluciones que, siempre adoptadas también por la Asamblea, le reconocieron a Puerto Rico ese derecho y exhortaron a Estados Unidos a actuar en consecuencia. Washington tercamente insistió en que el asunto había sido resuelto con la creación del “estado libre asociado”. Este año, en la discusión del Comité, participaron los representantes de todos los sectores puertorriqueños absolutamente, sin excepción, incluyendo al actual Gobernador de la isla y a quienes abogan por su anexión a los Estados Unidos y todos, sin excluir a alguno, admitieron que es una situación colonial que debe ser resuelta con urgencia y de acuerdo con el mandato de la ONU.

Una cuestión gravitaba sobre este debate. La crisis económica de la isla, consecuencia del fracaso del modelo económico que se le impuso, había conducido a una deuda colosal y la insolvencia. Las autoridades locales quisieron encontrar remedios por sí mismas imaginando que tenían capacidad para hacerlo pues así lo sugería el viejo mito. Ensayaron también, inútilmente, que se les permitiese acogerse a los procedimientos de bancarrota como hizo, por ejemplo, Detroit. Pero en pocos días fueron obligadas a despertar. La Corte Suprema, el Congreso y la Administración norteamericana solemnemente y en términos inequívocos dijeron lo que los patriotas nunca se cansaron de denunciar: Puerto Rico carece de soberanía propia y está sujeta completamente a los poderes de Washington, o sea, es una posesión norteamericana, un territorio colonial. Para colmo el Presidente Obama sancionó una ley que crea una Junta de Control Fiscal que se ocupará de cobrar la deuda y dirigirá las finanzas y la economía puertorriqueñas. Los siete miembros de la Junta serán designados por Washington. Sin contar para nada con el imaginario “socio” le despojaron de sus escasos atributos.

Como era de suponer la situación ha generado un rechazo unánime.

El telón finalmente ha caído sobre la farsa del “estado libre asociado”.

Dando muestras de altura y generosidad las fuerzas independentistas han propuesto una salida posible. Por su iniciativa, además de la Resolución anual, el Comité aprobó por unanimidad un Acuerdo especial encargando a su Presidente emprender sus buenos oficios para promover un diálogo entre Washington y quienes buscan la descolonización con el fin de resolver este caso conforme a lo que la ONU ha demandado por muchos años ya. Obama tiene la palabra.

Publicado originalmente en Por Esto!

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 1,896 other followers