Maggie Alarcón

Archive for the ‘Cuba/US’ Category

Cuba and the United States: a new era?

In Blockade, Cuba/US on February 12, 2015 at 1:33 pm

By Ricardo Alarcón de Quesada

On December 17, by freeing the five Cubans imprisoned for more than 16 years in the United States, President Barack Obama put an end to an excessively prolonged injustice and, at the same time, gave a change of direction to history.

By recognizing the failure of the anti-Cuban policy, restoring diplomatic relations, abolishing all restrictions within his reach, proposing the complete lifting of the blockade and the beginning of a new era in relations with Cuba –all in one speech– he broke all predictions and surprised everyone, including the brainiest analysts.
The hostile policy established by President Dwight Eisenhower(1953-1961), before the current President was born, was the rule applied–only with secondary sharing s– by Republican and Democratic administrations alike. It was eventually codified in the Helms-Burton Act, signed by Bill Clinton in 1996.

In the early years they practiced it quite successfully. In 1959, at the triumph of the Cuban Revolution, the US was at the zenith of its power and exercised unchallenged hegemony over much of the world and especially the Western Hemisphere. This allowed it to secure the exclusion of Cuba from the Organization of American States (OAS) and granting the almost total isolation of the island. Cuba could count only with the help of the Soviet Union and its partners in the Council for Mutual Economic Assistance (CMEA), formed by the Warsaw Pact countries.

The collapse of “real socialism” created in many the illusion that this would bring the end of the Cuban revolution.

They anticipated the advent of a long period of “uni-polar” dominance. Drunk with victory, they failed to assess correctly the depth of what was happening: the end of the Cold War opened up new spaces for social struggle, and presented capitalism with increasingly difficult challenges.
The fall of the Berlin Wall prevented them from seeing that, at the same time, in February 1989, Venezuela was shaken by a social uprising called “el Caracazo“, a sign  indicating the start of new era in Latin America.

Cuba managed to survive the demise of its former allies and its resistance was instrumental in the profound transformation of the continent. Years ago it became obvious that the policy designed to isolate Cuba was a failure. Such a policy ended up isolating the United States as its current Secretary of State, John Kerry, has recognized.

A new relationship with Cuba was indispensable for Washington. It needed to rebuild its ties with a continent that is no longer in its backyard. Achieving this is crucial now because, despite its power, the US cannot exercise the comfortable leadership it had had in times gone by.

There is still much to achieve with this new relationship. First of all, it is necessary to completely eliminate the economic, commercial and financial blockade as demanded with renewed vigor by important sectors of US business.

But normalizing relations would especially imply learning to live with the differences, and abandoning old dreams of domination. It would mean respecting the sovereign equality of states, a fundamental principle of the United Nations Charter, which, as history shows, is not liked by the powerful.

Regarding the release of the five Cuban prisoners, all US presidents without exception, have widely used the powers exclusively granted to them by Article II, Section 2, Paragraph 1 of the Constitution. This has been so for more than two centuries without anything or anyone being able to limit them.

This constitutional paragraph empowers the President to suspend the enforcement of sentences and grant pardons in cases of alleged crimes against the United States.

In the case of the Five there were more than enough reasons for executive clemency. In 2005, the panel of judges in the Court of Appeals quashed the process against them –defining it as “a perfect storm of prejudice and hostility”– and ordered a new trial.

In 2009, the full meeting of the same Court found that this case had nothing to do with espionage or the national security of the United States. Both verdicts were adopted with unanimity.

Regarding the other main charge of “conspiracy to commit murder”, made only against Gerardo Hernandez, his accusers acknowledged that it was impossible to prove this slander. They even tried to withdraw the accusation in May 2001 in an unprecedented action, taken by none other than the prosecutors under President George W. Bush (2001-2009).

For five years, Hernández had been expecting some response from the Miami court. He had made repeated requests for the court to release him, or review his case, or order the government to present the “evidence” used to convict him, or agree to hear him, or ask the government to reveal the magnitude and scope of the official financing of the massive media campaign that had created the “perfect storm”.

The Court never responded. Nothing was said by the mainstream media about the unusual legal paralysis. It was obvious that this was a political case and could only be resolved by a political decision. No one but the president could do it.

Obama showed wisdom and determination when, instead of just using his power to release any person, he courageously faced the underlying problem. The saga of the five was the result of an aggressive strategy and the wisest thing was to end both at the same time.

Nobody can ignore the significance of what was announced on 17 December. It would be wrong, however, to ignore the fact that there is still a road to travel that can be long and tortuous.  It will be necessary to move forward with strength and wisdom.

 

 A CubaNews translation. Edited by Walter Lippmann.
http://www.walterlippmann.com/docs4281.html

Cuba en el imaginario de los Estados Unidos

In Cuba, Cuba/US, History, US on January 29, 2015 at 2:22 pm

 

Ricardo Alarcón de Quesada

La edición cubana de éste, uno de los más recientes libros de Louis A. Pérez Jr., se suma a la fértil cosecha de quien es profundo estudioso de Cuba y de sus vínculos con Estados Unidos. Su publicación tiene especial importancia ahora cuando el restablecimiento de las relaciones diplomáticas provoca tantos comentarios, especulaciones y también no pocas ilusiones. A ese tema, el de nuestra posición hacia el poderoso vecino, dedicó Martí reflexiones que siempre tendrán plena vigencia, entre ellas su recomendación de examinar con ojos judiciales lo que era y habría de ser cuestión determinante para la suerte de la nación cubana.

El Apóstol era todavía un adolescente cuando el Padre de la Patria descubrió que “apoderarse de Cuba” era “el secreto de la política norteamericana” y que para llevarlo a cabo buscarían el momento más oportuno y las condiciones más propicias. A ese cálculo frío y actitud malévola se referiría Martí quien conoció como pocos aquella sociedad y alertó a tiempo el peligro mortal que encerraba para Cuba.

El libro de Louis A. Pérez, fruto también de un conocimiento a fondo de la sociedad norteamericana, es resultado de una investigación minuciosa que abarca todos los terrenos, desde la política hasta la vida cotidiana, incluyendo las más diversas manifestaciones de la cultura.

Su lectura puede sorprender a quienes han reducido el tema a las contradicciones coyunturales y desavenencias que enfrentaron a dos buenos vecinos a partir de la Revolución cubana de 1959, el llamado “diferendo”, eufemismo muy abusado a ambos lados del estrecho de la Florida.

“Cuba in the American imagination” prueba que se trata de algo mucho más complejo y antiguo, anterior al surgimiento de la nación cubana. Su origen se remonta a los años inmediatamente posteriores a la independencia de las Trece Colonias y ha perdurado, como una constante invariable, a lo largo de más de dos siglos, durante todo el proceso de formación, expansión y desarrollo de los Estados Unidos.

La idea de que Cuba les pertenecía, que su incorporación era necesaria para la existencia misma de la Unión Norteamericana y en consecuencia, era obligación inevitable de ésta decidir el futuro de la Isla, es el verdadero punto de partida para entender la dinámica de las relaciones entre los dos países desde entonces hasta hoy.

Esa idea, acompañada de una visión distorsionada de la realidad de Cuba y los cubanos, siempre paternalista y discriminatoria y muchas veces racista, estará presente en los discursos de estadistas y políticos, en editoriales, caricaturas, y artículos periodísticos, en disertaciones académicas, en libros, sermones, poemas y canciones y también, por supuesto, en documentos oficiales y confidenciales. La pretensión de dominar a Cuba, claramente manifestada en estos últimos, requería contar con el apoyo o la aquiescencia del pueblo norteamericano en el seno del cual siempre hubo simpatías y sentimientos amistosos hacia los habitantes de un país cercano a ellos por muchos motivos. Controlar y dirigir la mente de ese pueblo ha sido objetivo permanente para los dueños de Estados Unidos.

El resultado lo resume el autor:

“Cuba ocupaba mucho niveles dentro de la imaginación norteamericana, frecuentemente todos a la vez, de ellos casi todos funcionaban al servicio de los intereses de Estados Unidos. La relación norteamericana con Cuba era por sobre todas las cosas servir de instrumento. Cuba –y los cubanos- eran un medio para alcanzar un fin, estaban dedicados a ser un medio para satisfacer las necesidades norteamericanas y cumplir los intereses norteamericanos. Los norteamericanos llegaban a conocer a Cuba principalmente por medio de representaciones que eran por completo de su propia creación, lo cual sugiere que la Cuba que los norteamericanos escogieron para relacionarse era, de hecho, un producto de su propia imaginación y una proyección de sus necesidades. Los norteamericanos rara vez se relacionaban con la realidad cubana en sus propios términos o como una condición que poseía una lógica interna o con los cubanos como un pueblo con una historia interior o como una nación que poseía su propio destino. Siempre ha sido así entre Estados Unidos y Cuba[1].”

La raíz de ese modo de representarse a Cuba –y también al resto del mundo- era la representación que los norteamericanos han hecho de sí mismos, producto igualmente de su propia imaginación. El primer gran mito es el de atribuir un carácter revolucionario a las acciones de los propietarios de las Trece Colonias para independizarse de la Corona Británica. Indagaciones posteriores revelan que el proceso tuvo como motivaciones principales el interés de los colonos en extender su dominio sobre territorios ubicados más allá de los límites geográficos establecidos por Londres y la preocupación ante el avance indetenible en la metrópolis de los sentimientos abolicionistas que amenazaban con poner fin, cual sucedió, al tráfico y la explotación del trabajo esclavo. Entre los que enfrentaron a su Majestad Británica había representantes del pensamiento más avanzado de la época, como Tom Payne y sectores populares que aspiraban a cambiar también la estructura de la sociedad colonial, pero fueron derrotados y reprimidos por los Padres Fundadores y sus continuadores. No exagera el profesor Gerald Horne cuando titula uno de sus estudios más recientes “La Contrarrevolución de 1776”.

El otro gran mito es el que vincula a la nueva república con la idea de la democracia. Este resulta particularmente notable pues desde el principio Hamilton, Madison y Jay se empeñaron en demostrar lo contrario e insistieron en asegurar que su Constitución garantizaría que el país fuera siempre gobernado por sus amos, los dueños de sus riquezas materiales.

Esos mitos conjugados animan la idea de la “excepcionalidad” norteamericana y el carácter mesiánico, providencial, de su papel en la Historia. Esa creencia ha sustentado el discurso de todos los gobernantes desde Washington hasta Obama. La eficacia de su proyección es obvia. Con él han logrado embriagar, hasta el embrutecimiento, a un muy amplio sector de su población y a no pocos en otros países.

La función del lenguaje, y la comunicación como instrumentos de control político, con diversas y cada vez más sofisticadas técnicas, alcanzan ya un poder del que resulta difícil escapar. Hace casi medio siglo Brzezinski vaticinó que las nuevas tecnologías serían capaces no sólo de “manipular las emociones” sino también de “controlar la razón” del hombre contemporáneo.

Cuando en fecha tan temprana como 1805 Thomas Jefferson diseñó un destino para Cuba, que en su convicción más profunda era indispensable para el futuro de su propio país, definió al mismo tiempo la estrategia para conseguirlo. Estados Unidos tendría que apoderarse de Cuba pero antes deberían existir las condiciones que lo facilitasen.

Entonces la soberanía norteamericana no iba más allá del Mississippi. Las dos Floridas, desde el gran río hasta el Atlántico, seguían bajo la autoridad española. Cuba y Estados Unidos no eran aun vecinos.

Transcurrió casi una centuria durante la cual los sucesores de Jefferson no se limitaron a esperar. Intentaron comprar la Isla, mantuvieron a raya las apetencias respecto a ella de otras potencias europeas, se empeñaron en frustrar el proyecto liberador bolivariano, fomentaron la corriente anexionista de la sacarocracia criolla, y, durante nuestras guerras por la independencia, se negaron a reconocer las instituciones cubanas y la beligerancia del Ejército Libertador, mientras permitieron a España artillar y equipar su flota y utilizar sus puertos como bases para bloquear a los territorios insurrectos.

El momento propicio para pasar a la acción llegó, como sabemos, en 1898.

Como ilustra este libro ese año se desbordó la campaña para ganar las conciencias del pueblo norteamericano y convencerlo de la necesidad de participar en la guerra que España estaba a punto de perder. La realización del interés imperialista ejecutando, finalmente, un plan largamente concebido, fue presentada, sin embargo, como el cumplimiento de una obligación moral, altruista, la de ir al rescate de un vecino en desgracia.

El libro examina el papel de la metáfora, los símbolos, para el logro de objetivos políticos condicionando de manera más o menos sutil el modo de pensar y el estado de ánimo del receptor. Ofrece a este respecto un abundante repertorio de textos oficiales, discursos y declaraciones y también de producciones artísticas y editoriales y artículos de prensa y no falta una amplia muestra de caricaturas de la época. Cuba aparece como una joven maltratada pidiendo auxilio, o como un niño desvalido o malcriado y sucio y el Tío Sam como el caballero que viene al rescate de la doncella, o el maestro empeñado en limpiar y educar al infante descarriado. Las imágenes van cambiando según marchan los acontecimientos desde la bella mujer abandonada –los mambises, recordemos, no existían- hasta los niños díscolos, preferiblemente negros, urgidos de limpieza y disciplina.

Este muy valioso estudio abarca el Siglo XIX y los primeros años del XX. El triunfo revolucionario en 1959 iniciaría otra etapa en la que la manipulación de símbolos también desempeñaría una función primordial. Se puso de moda entonces hablar de un imaginario distanciamiento entre Washington y Batista supuestamente decisivo para el derrocamiento del dictador. Hubo que esperar hasta 1996 para conocer el texto del último mensaje del Secretario de Estado a su Embajador en La Habana, cuando concluía el año 58 en el que el señor Herter recapitulaba con amargura la ayuda que en todos los terrenos habían dado hasta ese instante al tirano derrotado.

O la leyenda incesantemente repetida acerca de los “millones” de cubanos que “escaparon” de la isla después de la victoria de enero y que ha servido de instrumento para denigrar a Cuba y manipular groseramente la cuestión migratoria. Según sus propias estadísticas oficiales, sin embargo, es ahora, en el Siglo XXI, que esa emigración, incluyendo a su descendencia nacida allá, sobrepasa el primer millón. Y algo que suele obviarse aunque consta en los mismos registros gubernamentales, en 1958 la emigración cubana era superior a la de la totalidad del Continente exceptuando a México.

Sería interminable la relación de imágenes inventadas y falacias diseminadas en los años del período revolucionario. Permítanme rendir homenaje sólo a la “proeza” ejecutada en abril de 1961 por los intrépidos navegantes que desembarcaron por el puerto de Bayamo.

Aquella, la de 1898, fue una campaña exitosa. La solidaridad del pueblo estadounidense, manifestada con gran amplitud desde el alzamiento de Céspedes, se había intensificado treinta años después. A la simpatía natural se unía el rechazo ante la crueldad weyleriana. El respaldo popular a los cubanos alcanzó niveles muy notables y se reflejó, más allá del discurso político, en el teatro, la música y la poesía.

La intervención en el conflicto no fue vista como lo que era, una conjura imperialista, sino como la realización de un ideal noble y puro. Sumarse a los mambises y pelear junto a ellos fue el anhelo de muchos. Basta mencionar a Mark Twain y Carl Sandburg.

Esa visión generosa, desprendida, aparecería en la Resolución Conjunta por medio de la enmienda Teller que, sin embargo, contradecía al verdadero plan oficial que se concretaría en el texto del Senador Oliver Platt.

Lo que vino después es conocido. Los sueños frustrados, la lucha siempre renovada hasta el amanecer de enero y luego medio siglo de resistencia y creación, en los que no han faltado la hazaña y los sacrificios, los momentos de amargura y alegría, pero sobre todo, la certeza de haber llegado a la tierra prometida que concibieron los abuelos.

Ahora cuando se anuncia un nuevo capítulo en esta larga saga urge impedir que el olvido cubra de sombras el camino tan dolorosamente recorrido.

Porque como advirtiera Cintio Vitier en un texto que hoy y mañana habrá que recordar “en la hora actual de Cuba sabemos que nuestra verdadera fortaleza está en asumir nuestra historia”.

Palabras en la presentación de la edición cubana del libro de Louis A. Pérez Jr. el 27 de enero de 2015 en la UNEAC

[1] ‹‹Cuba in the American imagination-Metaphor and the Imperial ethos››. The University of North Carolina Press, Chapel Hill, 2008, p. 22-23

 

Cuba: So Close You Could Almost Swim There

In Cuba/US, History, Sports on January 29, 2015 at 1:44 pm

Diana Nyad

The Cuban Revolution happened when I was a nine-year-old living in Ft. Lauderdale, Florida. Literally overnight, thousands of exiles flooded into my town. We were suddenly eating Cuban food, dancing salsa in my new friends’ living rooms. The mystique ran deep. Already a little swimmer, I was standing on the beach at that time and I asked my mother, who had danced salsa many times with my father at the fabled Hotel Nacional in Havana:

“Mom. Where is it? I know it’s out there, but I can’t see it.”

And my mother took my arm and pointed it across the sea.

“There. Out there. It’s right over that horizon. It’s so close, you could almost swim there.”

The story I first knew of Cuba was from the exile side. Good people forced out of their homes, given 24 hours to gather of few possessions and cash out at the bank. Their houses, their clothing, their cars, their boats, many of their friends and family never to be seen again.

Then there was the Fidel side. It reads a noble story. Fidel and his comrades in justice Che and Camilo, ride stealth one night on horseback from the mountains into Havana, to save the people from the dictator regime of Batista, where the rich were vastly rich and the poor were desperately poor, with no middle ground. The famous, defiant face of Che has been plastered to millions of young persons’ bedroom walls through the years. Che Guevara, Fidel Castro, Camilo Cienfuegos — soldiers of and for the people.

I have learned the hard way not to take either side, not to speak of the politics of Cuba. Socialism, in its bare bones definition, every individual entitled to the same material necessities, can be interpreted as a just way to manage a nation. On an anecdotal level, I can say that in the dozens of times I have visited Cuba, since my first try to swim from country to country back in 1978, I have never once seen a homeless person. I have found a population of educated, polite, intelligent, fit, musical, athletic, compassionate, philosophical, seemingly happy people. So there was a time that I defended Fidel’s original vision, that I joined many who touted his success in taking the majority from third world to second world.

The one thing I could never explain, understand, or defend about the Fidel regime was that Cubans weren’t allowed to leave the island. If you love your country, love the life you live there, why is there such fear that a trip anywhere abroad would convince you never to return home?

Clearly, in recent years after the Soviet Union’s collapse and withdrawal, Cuba has devolved toward a deeper and nearly tragic state of poverty. Goods have always been hard to come by, but it’s been a long time since asthma medicine, cooking oil, and a decent loaf of bread have been on the market shelves.

A couple I have stayed with in Old Havana, both highly educated, with a daughter who has asthma, stand outside the hospital ER in the middle of the night, begging any worker leaving to go back inside and find them an inhaler. Every two weeks they stand in a line to receive one chicken, six eggs, and a few staples. They invite visitors to their “Casa Privada” for dinner, stretching those staples into creative meals so that travelers can tell the tale of eating in a private home, and then they pare back their own family meals to the bare minimum.

Again, just a layman’s anecdotal evidence, but it used to be that to discuss a rapprochement with an average Cuban citizen was to encounter tears standing in his eyes, the loyalty to Fidel was so fierce. The giant painted faces of Fidel and Che and Camilo around the city, slogans such as “Viva El Socialismo!” in vivid red below, spoke volumes to the national esprit of having been freed from colonial oppression.

But we are almost six decades past Batista now. The days of the Bay of Pigs are also long-ago history. There is nothing to fear from each other. No reason to further punish each other.

My swim from Cuba to Florida, aside from the personal challenge to make endurance history across a wild, epic ocean, was always meant to also make a statement of hopeful reconnection between our two beautiful nations. Too many, on both sides, have wanted for too long to know each other, to enjoy the colorful Cuban culture, to help the Cubans restore economic stability.

Our Team was invited to Havana this past Labor Day, on the anniversary of our successful crossing from Havana to Key West, September 2, 2013. It was the first time in thirty years that the American and Cuban flags were flown together in an official government building in Havana. The first time the American National Anthem had been played at an official event in thirty years. We wept with pride. And so did the Cubans. We all wept because this Swim was a universal message of will, to Never Ever Give Up. But we wept in part because our two countries understood the magic of the endeavor and the Cubans helped us through every step. We wept because we all want a better life for these good people, our friends and neighbors.

I can tell you our Team was very emotional a few weeks ago, when both President Obama and Raul Castro announced the new era of rapprochement between us.

A personal note: This series for Huff Post carries with it a tag line: 90 miles.

To be perfectly accurate, it is 103 miles, the closest distance between Cuba and Florida. A long time ago, the nautical measurement of 90 was assigned, a measurement used by only large ships at sea. We measure distances across the sea between countries in statute miles. For instance, it is 28 miles around Manhattan Island. That’s statute miles. Trust me, it’s 103 miles to Cuba. I should know.

One more personal note, to my mother, no longer with us. Mom, it’s so close, Cuba, that somebody has actually swum there.

This post is part of a Huffington Post blog series called “90 Miles: Rethinking the Future of U.S.-Cuba Relations.” The series puts the spotlight on the emerging relations between two long-standing Western Hemisphere foes and will feature pre-eminent thought leaders from the public and private sectors, academia, the NGO community, and prominent observers from both countries. Read all the other posts in the series here.

http://www.huffingtonpost.com/diana-nyad/cuba-so-close-you-could-a_b_6571342.html?1422545987

If you’d like to contribute your own blog on this topic, send a 500-850-word post to impactblogs@huffingtonpost.com (subject line: “90 Miles”).

Cuba y Estados Unidos: ¿Una nueva era?

In Cuba/US, Cuban Embargo, Politics on January 19, 2015 at 4:43 pm

Ricardo Alarcon de Quesada

El 17 de diciembre, al liberar a los cinco antiterroristas cubanos que guardaron prisión por más de 16 años en Estados Unidos, el presidente Barack Obama reparó una injusticia excesivamente prolongada y al mismo tiempo dio un golpe de timón a la historia.

Reconocer el fracaso de la política anticubana, restablecer las relaciones diplomáticas, suprimir todas las restricciones a su alcance, proponer la eliminación completa del bloqueo y el inicio de una nueva era en las relaciones con Cuba, todo en un solo discurso, rompió cualquier vaticinio y sorprendió a todos, incluyendo a los analistas más sesudos.

La política hostil instaurada por el presidente Dwight Eisenhower (1953-1961), antes del nacimiento del actual mandatario, había sido la norma que aplicaron, con matices casi siempre secundarios, administraciones republicanas y demócratas y fue codificada con la Ley Helms-Burton, sancionada por Bill Clinton en 1996.

En los primeros años la practicaron con bastante éxito. En 1959, al triunfar la Revolución cubana, Estados Unidos estaba en el cenit de su poderío, ejercía indiscutida hegemonía sobre gran parte del mundo y especialmente en el Hemisferio Occidental, que le permitió lograr la exclusión de Cuba de la Organización de Estados Americanos (OEA) y el aislamiento casi total de la isla que pudo contar solo con la ayuda de la Unión Soviética y sus asociados en el Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME), que integraban los países del Pacto de Varsovia.

El derrumbe del llamado “socialismo real” creó en muchos la ilusión de que también llegaba el final para la revolución cubana.

Imaginaron el advenimiento de un largo período de dominio unipolar. Embriagados con la victoria, no apreciaron el sentido profundo de lo que ocurría: el fin de la Guerra Fría abría nuevos espacios para las luchas sociales y colocaba al capitalismo frente a desafíos cada vez más difíciles de encarar.

La caída de muro de Berlín les impidió ver que, al mismo tiempo, en febrero de 1989, estremecía a Venezuela el levantamiento social llamado “el caracazo”, señal indicadora del inicio de una nueva época en América Latina.

Cuba logró sobrevivir a la desaparición de sus antiguos aliados y su resistencia fue factor fundamental en la profunda transformación del continente. Hace años era ostensible el fracaso de una política empeñada en aislar a Cuba, pero que terminó aislando a Estados Unidos como reconoció su actual secretario de Estado, John Kerry.

Una nueva relación con Cuba era indispensable para Washington, necesitado de recomponer sus vínculos con un continente que ya no es más su patio trasero. Lograrlo es fundamental ahora pues, pese a su poderío, Estados Unidos no puede ejercer el cómodo liderazgo de tiempos que no volverán.

Falta aún mucho para alcanzar esa nueva relación. Ante todo es preciso eliminar completamente el bloqueo económico, comercial y financiero como reclaman con renovado vigor importantes sectores del empresariado estadounidense.

Pero normalizar relaciones supondría sobre todo aprender a vivir con lo diferente y abandonar viejos sueños de dominación. Significaría respetar la igualdad soberana de los estados, principio fundamental de la Carta de las Naciones Unidas, que, como muestra la historia, no es del agrado de los poderosos.

Con respecto a la liberación de los cinco prisioneros cubanos, todos los presidentes de Estados Unidos, sin excepción, han utilizado ampliamente la facultad que a ellos exclusivamente otorga el Artículo II, Sección 2, Párrafo 1 de la Constitución. Así ha sido durante más de dos siglos sin que nada ni nadie pudiera limitarlos.

Ese párrafo constitucional faculta al presidente a suspender la ejecución de las sentencias y a conceder indultos, en casos de alegados delitos contra Estados Unidos.

En el caso de los cinco sobraban razones para la clemencia ejecutiva. En 2005 el panel de jueces de la Corte de Apelaciones anuló el proceso contra ellos –definiéndolo como “una tormenta perfecta de prejuicios y hostilidad”- y había ordenado un nuevo juicio.

En 2009 el pleno de la misma Corte determinó que este caso no tenía relación alguna con el espionaje ni la seguridad nacional de Estados Unidos. Ambos veredictos fueron adoptados con total unanimidad.

Respecto al otro cargo importante, el de “conspiración para cometer asesinato” formulado solo contra Gerardo Hernández Nordelo, sus acusadores reconocieron que era imposible probar semejante calumnia e incluso intentaron retirarla en mayo de 2001 en una acción sin precedentes, tomada nada menos que por los fiscales del expresidente George W. Bush (2001-2009).

Hacía ya cinco años que Hernández esperaba alguna respuesta a sus repetidas peticiones a la Corte de Miami para que lo liberase, o accediese a revisar su caso, u ordenase al gobierno presentar las “pruebas” utilizadas para condenarlo o accediese a escucharlo a él o a que el gobierno revelase la magnitud y el alcance del financiamiento oficial a la descomunal campaña mediática que sustentó aquella “tormenta perfecta”.

El tribunal nunca respondió. Nada dijeron tampoco los grandes medios de comunicación ante la inusual parálisis judicial. Era obvio que se trataba de un caso político y sólo podría resolverse con una decisión política. Nadie más que el presidente podría hacerlo.

Obama mostró sabiduría y determinación cuando, en vez de limitarse a usar el poder para excarcelar a cualquier persona, enfrentó valerosamente el problema de fondo. La saga de los cinco era consecuencia de una estrategia agresiva y lo más sabio era poner término a ambas al mismo tiempo.

Nadie puede desconocer la trascendencia de lo anunciado el 17 de diciembre. Sería erróneo, sin embargo, ignorar que aún queda un camino, que puede ser largo y tortuoso, en el que será necesario avanzar con firmeza y sabiduría.

 

a Letter to Obama

In Cuba/US, Cuban 5 on April 3, 2014 at 1:17 pm

 

April 5, 2014

President Barack Obama
The White House
Washington, D.C.

Dear President Obama:
I write you today to urge that you look at the case of the three Cubans still held hostage to our outworn and dangerous foreign policy towards Cuba. Called “The Cuban Five” by their supporters, they were sentenced to lengthy prison terms in 2001 for the crime of trying to protect the lives of their fellow citizens-and, for that matter, the lives of many U.S. citizens too. Two have been released from prison, and of the three who remain, one was sentenced to life imprisonment. I understand far too well the urgency that led the Cuban government to send these very brave men to infiltrate the Cuban exile terrorist organizations.   
“Terrorist” is not too strong a word to describe the groups these men infiltrated in Miami. For decades they have ignored the laws of the United States which gave them new lives and protection. These groups were left alone by U.S. authorities to carry out a war against both Cuba and these with whom they disagree on U.S. territory. Many of them were U.S. citizens. I am one of these victimize by them.  
In March, 1973, a member of one of those exile terrorist organizations placed a large plastique bomb in the Center for Cuban Studies, almost destroying the entire facility in Greenwich Village, New York City. The only part that was NOT destroyed was where I was sitting – my only injuries occurred because the blast caused the large glass window next to me to shatter and fall on me as I was typing.  
For me, then, the “Cuban Five” represent a heroic effort to disrupt activities deemed illegal by our own government. It is past time for the release of the three remaining imprisoned.

Sincerely
Sandra Levinson
Executive Director
Center for Cuban Studies  

SANDRA LEVINSON is the President and Executive Director of the Center for Cuban Studies, and was one of the Center’s founders in 1972. In 1991 Levinson spearheaded a lawsuit against the U.S. Treasury Department which resulted in legalizing the importation of original Cuban art.  She is currently directing works at the Cuban Art Space, which she founded in 1999, to properly house and archive the thousands of posters, photographs and artworks which the Center has collected in the past 42 years. The Center collection consists of more than 3,000 works of art, 2,000 photographs and 5,000 posters and the Art Space shows art exclusively from Cuban artists. It also sponsors talks, film showings, performances, and serves as an arena for visiting artists and writers from Cuba.In 2004 Levinson was awarded the José Maria Heredia Medal in Santiago de Cuba, that city’s most important cultural award, for her dedication to the city’s artists. Earlier, she was given Cuba’s Friendship Medal from the Cuban Institute of Friendship with the Peoples. 

 

 

U.S. Secretly Built ‘Cuban Twitter’ to Stir Unrest, AP Reports

In Cuba/US on April 3, 2014 at 12:45 pm

 

The U.S. government masterminded the creation of a “Cuban Twitter” — a communications network designed to undermine the communist government in Cuba, built with secret shell companies and financed through foreign banks, The Associated Press has learned.

The project, which lasted more than two years and drew tens of thousands of subscribers, sought to evade Cuba’s stranglehold on the Internet with a primitive social media platform. First, the network would build a Cuban audience, mostly young people; then, the plan was to push them toward dissent.

 Yet its users were neither aware it was created by a U.S. agency with ties to the State Department, nor that American contractors were gathering personal data about them, in the hope that the information might be used someday for political purposes.

It is unclear whether the scheme was legal under U.S. law, which requires written authorization of covert action by the president and congressional notification. Officials at USAID would not say who had approved the program or whether the White House was aware of it. The Cuban government declined a request for comment.

At minimum, details uncovered by the AP appear to muddy the U.S. Agency for International Development’s longstanding claims that it does not conduct covert actions, and could undermine the agency’s mission to deliver aid to the world’s poor and vulnerable — an effort that requires the trust and cooperation of foreign governments.

USAID and its contractors went to extensive lengths to conceal Washington’s ties to the project, according to interviews and documents obtained by the AP. They set up front companies in Spain and the Cayman Islands to hide the money trail, and recruited CEOs without telling them they would be working on a U.S. taxpayer-funded project.

“There will be absolutely no mention of United States government involvement,” according to a 2010 memo from Mobile Accord Inc., one of the project’s creators. “This is absolutely crucial for the long-term success of the service and to ensure the success of the Mission.”

The project, dubbed “ZunZuneo,” slang for a Cuban hummingbird’s tweet, was publicly launched shortly after the 2009 arrest in Cuba of American contractor Alan Gross. He was imprisoned after traveling repeatedly to the country on a separate, clandestine USAID mission to expand Internet access using sensitive technology that only governments use.

USAID said in a statement that it is “proud of its work in Cuba to provide basic humanitarian assistance, promote human rights and fundamental freedoms, and to help information flow more freely to the Cuban people,” whom it said “have lived under an authoritarian regime” for 50 years. The agency said its work was found to be “consistent with U.S. law.”

Sen. Patrick Leahy, D-Vt., and chairman of the Appropriations Committee’s State Department and foreign operations subcommittee, said the ZunZuneo revelations were troubling.

“There is the risk to young, unsuspecting Cuban cellphone users who had no idea this was a U.S. government-funded activity,” he said. “There is the clandestine nature of the program that was not disclosed to the appropriations subcommittee with oversight responsibility.”

The AP obtained more than 1,000 pages of documents about the project’s development. It independently verified the project’s scope and details in the documents through publicly available databases, government sources and interviews with those involved in ZunZuneo.

 The estimated $1.6 million spent on ZunZuneo was publicly earmarked for an unspecified project in Pakistan, public government data show, but those documents don’t reveal where the funds were actually spent.

For more than two years, ZunZuneo grew and reached at least 40,000 subscribers. But documents reveal the team found evidence Cuban officials tried to trace the text messages and break into the ZunZuneo system. USAID told the AP that ZunZuneo stopped in September 2012 when a government grant ended.

First published April 3rd 2014, 4:07 am NBC News Online

 

 

 

 

 

And Then There Were Three

In Cuba/US, Cuban 5 on March 4, 2014 at 2:46 pm

 

By Tom Hayden

 

Fernando Gonzales became the second member of the Cuban Five to be repatriated to his homeland when he arrived at Havana’s Jose Marti airport on Friday. His prison term cut from nineteen to fifteen years, it was a long journey for Gonzales from a desert cell in Arizona to his release in Havana.

This was one deportation to celebrate.

Gonzales is fifty years old, and will join hands with Rene Gonzales, released last year, in advancing the campaign to free the remaining three.

The US government and media define the men as “spies” who belonged to a Cuban “Wasp network”, when the truth is far different and complicated. The five Cubans were not stealing US nuclear secrets, but monitoring live plots by US-supported Miami Cuban exiles to harass and attack the island. (For a recent authoritative account, see Stephen Kimber, What Lies Across the Water, 2013.)

Resolution of the Cuban Five matter is one of the impediments to overcome in normalizing US-Cuba relations after a fifty year hot-and-cold war. Behind the scenes, contacts and talks are developing. The Cubans are holding a US AID contractor, Alan Gross, convicted in 2011 of illegally smuggling advanced communications equipment into Cuba. His sentence runs through 2026.

There is reason to believe the US position is changing gradually. If so, releases of both Gross and the remaining Cuban Three could evolve on separate tracks as part of a mutual overall resolution of the US-Cuban conflict before President Obama leaves office and President Raul Castro retires.

 

Action and Reaction

In Alan Gross, Cuba/US, Cuban 5, Politics on February 20, 2014 at 11:47 am

 

Margarita Alarcón Perea

Isaac Newton’s third law of motion states: “For every action there is an equal and opposite reaction.” This law is exemplified by what happens if we step off a boat onto the bank of a lake: as we move in the direction of the shore, the boat tends to move in the opposite direction (leaving us face down in the water, if we aren’t careful!).

Bashing yourself in the water aside, politics are also constantly affected by this third law.  In recent weeks , ever since the “handshake” during Nelson Mandela’s funeral services, one saw a constant flow of news on Cuba and the United States. Granted, the “handshake” was no more than a show of common courtesy, but the media took it up to mean so much more it grew to be hilarious. Other things did take special meaning in what could be deemed steps towards the much belated ending of hostilities between both nations.

The bilateral talks between Cuba and the United States. Judy Gross´s statements pleading to President Obama to find a solution taking “any steps necessary”, which include taking Cuba up on its longstanding offer to exchange Mr Gross for the remaining  Cuban Five imprisoned in the US. A bipartisan group of over 60 senators requesting the same regarding the case of Alan Gross. The recent poll taken by the Atlantic Council in Washington which shows an overwhelming majority in the US, including Florida favors normalizing relations with Cuba, putting an end to the embargo and freeing travel to and fro. Senator Bernie Sanders came down on a brief visit to meet with Alan Gross and later go to the Guantanamo prison camps. The Havana leg of the trip gave Sen. Sanders  the chance to speak to the press briefly where he said he hoped a solution to the Gross case would be reached soon as well as better relations with Cuba.

There is an obvious trend, the US and Cuba are advancing towards finally breaking bread, ever so slowly, but the trend is there. That would be the “action” if we apply Newton’s third law. The “reaction” unfortunately is not what we would hope for.

Every time in history that there has been a positive “action” from within the parties involved in resolving the conflict between Cuba and the US, the “reaction” has come from groups of either within the US Congress or Cubans on the island somehow involved with a foreign element. This time is no exception.

With the publication of a piece this morning by AFP, we read that a group inside Cuba is preparing to launch a campaign to gather signatures in order to change the constitution. This is by all means a valid attempt at producing change inside the island. It is in fact, the way Cuba establishes the changing or modification of its constitution. The problem with this “reaction” is that when reading the piece one learns that “the reform bid would bring together several Cuba opposition groups and actively launch in May with events in Cuba, the US states of Florida and New Jersey, Puerto Rico and Spain.”

Why is it always that when a group or person decides to change something in Cuba foreigners  are always somehow in tow or dare I say, the inciters?  Do they necessarily need the backing? Do they not know how to form dissent within their own ranks? Is this such a difficult feat to achieve?

Rather than holding hands with foreign interests, it would do Cuba and the US both a lot of good if the “reaction” to actions such as the ones that have been occurring were born from within the island by islanders with no other parties involved.

If not, falling on your face in the water is the only thing we will be expecting. 

Olímpico en Miami: “Cuba va a ganar”

In Cuba/US, Sports on August 14, 2013 at 10:13 am

Antiguo centerfield de Industriales, el zurdo Javier Méndez.

 

Tomado de “La tarde se mueve”

Lunes 12 de agosto de 2013

www.latardesemueve.com

 El lunes 12 de agosto, el antiguo tercera base del equipo  de baseball, “Industriales” , y hoy mentor del actual equipo, Lázaro Vargas, le concedió una entrevista al programa “La Tarde se Mueve” en Miami. Vargas se encuentra en esa ciudad junto a otros antiguos miembros del equipo Industriales para celebrar el 50 aniversario del primer triunfo de esa selección. “Industrialistas” que viven en Cuba y otros que ya no residen en la isla jugarán varios partidos en territorio estadounidense, demostrando que el vencedor es el deporte y la racionalidad. 

EDMUNDO GARCIA: Buenas tardes. Muchas gracias Lázaro Vargas por estar en “La tarde se mueve”.

LAZARO VARGAS: Muchas gracias a ti Edmundo.

EG: Lo primero, la pregunta tópica, el lugar común, ¿cómo te sientes de estar aquí para este evento que camina a realizarse, a pesar de que ha habido inconvenientes extradeportivos que lo tratan de impedir. Pero ya ustedes están aquí. ¿Qué sensación tienes de estar aquí en Estados Unidos para este evento?

LV: La sensación es muy agradable, fuimos muy bien acogidos por muchos compañeros de los que jugaron con nosotros. Esperando por jugar todos.

EG: ¿Cómo se han preparado ustedes? Porque en el caso tuyo debes estar por 40 y…

LV: Yo tengo 49 años.

EG: En el caso de ustedes, es difícil para alguien que ya está en la categoría de veterano, en un equipo de beisbol… Aunque déjame decirte que en la historia del beisbol hay peloteros que han rendido hasta los 48 y los 49. Por ahí hay un record de 51, pero esas son excepciones, debe ser grande el esfuerzo para prepararse para un juego de  nueve innings.

LV: Es difícil pero se hace el esfuerzo. En el caso mío me preparo todos los días. Me he preparado bien, he corrido, empecé a hacer pesas, he estado dando más de 100 batazos en la práctica. Me he preparado bien porque uno no quiere que lo vean como que ya está en una etapa terminal de la pelota. Estamos bien preparados.

EG: Estás muy bien preparado para lo que constituye un juego de veteranos.

LV: Así es.

EG: Dime si es cierto o es falso esto que te voy a decir. Me dijeron que algunos quieren jugar no a la pelota dura, sino al flojo.

LV: No, no, no, eso es mentira. Es totalmente falso.

EG: Era una broma. Lázaro, ya tienes 49 años, tengo entendido que tienes un hijo que es mejor pelotero que tú.

LV: El muchacho juega bien, viene bien, está todavía en las categorías de menos de 15 años. Está en sub-15, tiene 13 años ahora, pero ojalá sea mejor que yo. Va a cumplir 14 ahora en noviembre.

EG: Y en qué posición se desenvuelve.

LV: En la misma que yo. Juega tercera pero tiene más habilidades que yo porque juega segunda, juega torpedero.

EG: Alguien me dijo que se está haciendo un documental en La Habana donde entrevistaron a tu hijo. ¿Tu hijo se llama igual que tú?

LV: Se llama Miguel Antonio Vargas.

EG: Cuál es la edad mínima, porque yo recuerdo que Omar Linares jugó la Serie Nacional con 16. ¿Eso todavía es posible en Cuba, en dependencia del rendimiento, o las reglas no lo permiten?

LV: Es posible todavía. El hijo de Víctor Mesa jugó ahora con 17 años.

EG: En la pelota amateur es posible jugar con menos de 16. Ahora, me han dicho que al niño lo entrevistaron para un documental, me dijeron que le preguntaron por el Duque Hernández, que fue compañero tuyo, y me han dicho que el niño dijo en ese documental, que aún no ha salido, que él admiraba al Duque, que él aspiraba a jugar en Grandes Ligas sin verse obligado a abandonar su país, sin verse obligado a renunciar. ¿Cómo fue eso? ¿Eso fue así?

LV: Eso fue así exactamente y efectivamente esas fueron sus palabras; yo me quedé hasta sorprendido. La muchacha que estaba haciendo el documental le preguntó, y el dijo que sí, que quería conocer al Duque, saludarlo; y ella le preguntó si le gustaría jugar en Grandes Ligas y él le dijo que sí, que le gustaría jugar en Grandes Ligas pero sin abandonar su país.

EG: El niño parece muy inteligente porque realmente el único impedimento que existe para que peloteros cubanos jueguen en Las Mayores, no lo pone Cuba, lo pone la OFAC (Oficina de Control de Fondos Extranjeros), el Departamento del Tesoro, que obliga a que el pelotero que vaya a jugar aquí, llegue por donde llegue, y no quiero politizar la entrevista contigo pero esto cae por sí solo, la única excepción es para peloteros cubanos, que deben renunciar a mantener algún tipo de relación con Cuba, y es impresionante que este niño de 13 años y pico entienda, sin saber quizás las regulaciones, que le gustaría probarse en la Gran Carpa de los Estados Unidos, sin tener que renunciar a su país. Me parece muy significativo.

LV: Es que él entiende esas cosas porque le he explicado, desde siempre. El pregunta, es un niño y él pregunta, y he tenido que explicarle bien cómo es el mecanismo que hace  que los cubanos tengan que abandonar su país para jugar en Grandes Ligas. Eso tiene consecuencias, que no son enteramente deportivas, y él me dijo que le gustaría, pero sin tener que abandonar Cuba.

EG: Eso está muy bien. Lázaro, tú como director, como manager del equipo Industriales, ¿te sientes realizado como te sentiste de jugador regular en tercera base.

LV: Sí. No te imaginas lo realizado que yo me siento, porque es el pequeño aporte que tú puedes hacer después que terminas tu carrera activa. Yo creo

Lázaro Vargas, #20

que es bueno enseñar tu experiencia a todos esos muchachos jóvenes, me siento completamente realizado en poder aportar en ese sentido.

EG: ¿Es cierto que pasaste por una disyuntiva de un contrato como entrenador o técnico en Canadá, y que renunciaste a eso para ser técnico de Industriales?

LV: Así mismo fue. Tienes buena información, increíble.

EG: ¿Cómo fue eso?

LV: Yo tenía un contrato para trabajar en Canadá…

EG: ¿En qué año?

LV: Hace dos años. Estamos en el 2013, esto fue del 2010 para el 2011. Y ya tenía mi contrato hecho, solamente me hacía falta recibir el pasaje, y bueno me vino la proposición de dirigir Industriales y renuncié a mi contrato en Canadá y me quedé en Cuba.

EG: Lázaro, déjame hacerte una pregunta. Sobre los resultados del equipo Cuba ante Estados Unidos, dirigido además por su mentor Víctor Mesa. ¿Cómo sentiste este “nocao” Lázaro, fueron 5 juegos y cinco derrotas, cerradas, pero cinco derrotas. ¿Cómo tú interpretas esto que pasó aquí hace unas semanas?

LV: Fue como tú dices, a nosotros nos duele cuando el equipo nacional pierde, sea el torneo que sea, no tiene que ser específicamente con los norteamericanos; pero ese 5 a 0, sin ganar un partido… Yo creo que habría que analizar, problemas de preparación, de juego colectivo, se unieron muchas cosas que yo creo que deberían ser analizadas por la Comisión Nacional.

EG: Hay quienes dicen, los detractores de Víctor Mesa… tú y Víctor son, tanto como jugadores que como managers, los que más simpatizantes y detractores acumulan, hay quienes dicen menos Víctor Mesa y más Ariel Pestano. ¿Tú crees que influyó la exclusión del receptor villaclareño y por tantos años receptor del equipo nacional Ariel Pestano, que influyó en estas derrotas?

LV: Yo creo que Pestano es un pelotero que es muy útil. Pestano es un pelotero que todavía le queda, un receptor de una calidad excepcional, ahora yo no estoy en la Comisión Técnica, no te puedo decir, no puedo valorar cómo fue que se hizo este equipo; no sé bajo qué bases; porque a lo mejor están buscando todavía hasta el 2016, que es el peso demográfico, no sé decirte cómo se hizo ese equipo. Ahora, Pestano es un cátcher con una tremenda calidad, con un resultado histórico, eso no lo podemos negar y pienso que pudo haber ayudado mucho al equipo. Y lo puede ayudar todavía, porque si está fuerte no tiene nada que ver que tenga los años que tiene.

EG: Tú personalmente, Lázaro Vargas, ¿habrías excluido a Pestano del equipo Cuba?

LV: Yo personalmente no lo hubiera excluido.

EG: ¿Qué importancia tiene el cátcher en un equipo?

LV: El cátcher es el alma, y más con la experiencia que tiene Pestano, imagínate que el cátcher es el único jugador que ve el juego de frente, es el que sigue al pitcher, es el que puede posicionar a los jugadores si están corridos para un lado o para otro, según la táctica que vaya a tener el manager, hacia dónde estén dirigidos los lanzamientos del pitcher. Es súper importantísimo, desde el punto de vista técnico y desde el punto de vista táctico.

EG: A un cátcher se le perdona incluso que no tenga un gran poder ofensivo siempre y cuando sea capaz de llevar toda esa dirección a que tú haces mención.

LV: Tienes toda la razón, no hace falta que batee, porque la posición que él juega y en el lugar que él juega evita muchas carreras.

EG: ¿Esa concesión se le hace también a los pitchers y a los del campo corto?

LV: Esa concesión se le hace a los campo corto, segunda base y al jardinero central.

EG: Hablando de eso, de la importancia del cátcher a la hora de controlar los pitcher, y alinear los equipos, ¿es cierto que hay algún manager en el beisbol cubano actual que es él, no el cátcher, un manager (yo tengo una fuente dentro de Industriales) que se llama Lázaro Vargas, que da la señas de lo que hay que tirar, que es Lázaro Vargas el que dice recta, curva o slider? Eso me lo ha dicho una fuente que tengo en Industriales, ¿es cierto o no es cierto?

LV: Es cierto, es cierto. A veces los cátchers nuestros son jóvenes y todavía no saben pensar bien, no conocen bien a los bateadores contrarios. Los lanzadores nuestros también son jóvenes, y entonces tenemos que apelar a pedir los lanzamientos desde el banco.

EG: Eres tú entonces quien da la seña.

LV: Soy yo quien da la seña.

EG: ¿Cómo te llevas con Medina? ¿Cómo te interrelacionas con Pedro Medina?

LV: Yo creo que tenemos las mejores relaciones. Medina es el director técnico de Ciudad de La Habana. Las mejores relaciones, casi que de padre a hijo. Me ayuda muchísimo, la ayuda de Medina con el equipo Industriales es vital.

EG: Lo que pasa que el que manda es el hijo, ¿no?

LV: Pero bueno… Es muy importante la presencia de Medina.

EG: Te voy a hacer una confesión, aunque yo no soy habanero llegué bastante joven e hice mi carrera profesional en La Habana, hice aquel programa que generacionalmente te debes acordar, “De la gran escena”, soy industrialista…

LV: Déjame decirte que yo te seguía bastante en “De la gran escena”.

EG: Gracias. Y tengo que confesarte algo: Yo era de los que iba allí al estadio, al Latino, y yo estaba entre los que te gritaban, pero sobre todo por ver el monte que tu cogías. Realmente tú te ponías tan bravo con los aficionados, lo hacíamos muchos para ver tu reacción.

LV: Pero bueno ya esos tiempos pasaron, era cuando yo era jugador, ahora mi postura es diferente porque soy director de un equipo y creo que un director tiene que estar más calmado, mucho más pausado, y no transmitirle al jugador que tú estás estresado, y que estás preocupado y mucho menos que estás alterado. Eso no influye bien en el rendimiento de los jugadores.

EG: Pero no era una pose, tú te berreabas de verdad.

LV: Yo claro, todo aquello era real.

EG: Real. ¿Y qué era lo que más te molestaba cuando la grada se metía contigo? ¿Qué era lo que realmente te ponía molesto?

LV: Cualquier cosa que me dijeran. Es el temperamento. Cualquier cosa que me gritaran me sacaba un poco de mis cabales.

EG: Te pido disculpas, yo soy industrialista pero era uno de ellos.

LV: Pero te lo agradezco porque eso me hacía jugar mejor pelota.

EG: Sin embargo hoy en día tú eres un manager, a diferencia de muchos, incluso de Víctor, tú eres un manager que no discute la jugada. Tú no eres un manager que le protestas a los árbitros, qué fue lo que cambio en ti que casi no discutes la decisión de un árbitro.

LV: Casi no la discuto porque, primero, no tiene vuelta atrás. Cuando el árbitro decide ya no tiene marcha atrás. Yo creo que eso traería inestabilidad a los jugadores; yo creo que el juego debe continuar. Ver si el árbitro se equivocó o no, no es problema de nosotros. Hay federativos que se deben ocupar de esas cosas. Y otra es que el árbitro se predispone contigo y te lleva más tenso en el partido. Yo creo que no es nada productivo y por eso no discuto jugadas de apreciación en el terreno de pelota.

EG: Llama la atención que alguien que tenía un carácter tan molesto, y que además el público lo sabía, y lo hacía incluso para buscarte las cuatro patas, actualmente tenga la serenidad esa de no discutir decisiones de apreciación.

LV: Ya te dije, uno pasa de un status a otro. Hay cosas que como jugador te las permitías y ya como manager no puedes hacerla en el terreno de pelota.

EG: Hay una diferencia en cuanto a decisiones de arbitraje en Cuba, en cualquier beisbol. Un árbitro puede equivocarse en una decisión de apreciación, en lo que no puede equivocarse es en la aplicación de la regla.

LV: Ya, por eso mismo, cuando hay incumplimiento de regla esa las he protestado, y he obtenido mis triunfos, pero esas sí son protestables, las de regla, pero las de apreciación pienso que no.

EG: Lázaro, yo voy con frecuencia a La Habana, yo no puedo vivir sin La Habana…

LV: No podríamos vivir sin La Habana.

EG: No podemos vivir sin La Habana… Es muy bonito eso. Entonces como fui y soy de La Habana, de La Habana Vieja, sigo buscando esos centros nocturnos y noctámbulos de La Habana, y a veces hay chistes que he escuchado en espectáculos humorísticos en La Habana, pero que yo no entiendo, y a lo mejor como tú estás todo el tiempo allá, puedes ayudarme. He visto humoristas cubanos, reconocidos, que hablan de un Lázaro Taladrid y un Reynaldo Vargas. ¿Cómo es eso?

LV: Eso es muy gracioso. Entre Taladrid y yo existe una buena comunicación, y existe una hermandad, Taladrid y yo somos hermanos, y Taladrid lo que insiste en mí, que es lo que no acaban de entender los humoristas en La Habana es que él se preocupa muchísimo por la parte mía de comportarme, de mi ética en el terreno de pelota. No por si voy a tocar la bola o sacar el pitcher. Es en la parte ética, de estar calmado, de estar tranquilo, mis entrevistas con los periodistas, qué tan cuidadoso debo ser. En eso él sí me ha ayudado, y me seguirá ayudando. Orgulloso de que me digan Lázaro Taladrid.

EG: Tú mejor que nadie recuerdas aquel juego en Ciego de Ávila, entre Industriales y Ciego, te repito yo soy avileño de nacimiento.

LV: Tú te alegraste de que Industriales perdiera ese partido…

EG: Lo que más me gustó no fue eso. Déjame decirte que yo soy más Industrialista que avileño. Lo que me gustó fue ver la grada de pie diciendo “Taladrid batea”… Bueno lo llamé inmediatamente al estadio y se quedó sorprendido. Te cuento esto porque hay un fenómeno interesante, existe la posibilidad aquí en Estados Unidos de ver la televisión cubana completa. Pero lo que más atracción tiene, los camioncitos que ofrecen por ahí el servicio de Hispasat-1, que es un satélite gratuito, solo cuesta la instalación, lo que venden como propaganda es ver la Serie Nacional de Cuba. Y tú no te imaginas la cantidad de decenas de miles de cubanos, desde Florida hasta Alaska, siguen la Serie Nacional.

LV: Muy bueno eso.

EG: Pero además, sigue siendo para muchos, Industriales el equipo a ganar, es el equipo a vencer.

LV: Industriales tiene eso. Un equipo que muchos quieren ver ganar o ver perder, y por eso se llenan los estadios y lo sigue tanto la gente.

EG: ¿Qué hay de un proyecto que sería Industriales contra el resto de Cuba? O sea, Industriales como tal, como tú lo diriges, y todo lo que sería el resto de Cuba que me imagino que sería una paliza porque son todos los otros equipos cubanos, completando un equipo para enfrentar a los azules de la capital.

LV: La idea la está cocinando Taladrid, y es como él dice la realidad de la pelota cubana: Industriales contra el resto de Cuba. Yo creo que puede ser un partido muy importante y que la gente va a seguir mucho.

EG: Lázaro, en Barcelona creo que te hicieron una oferta de 8 millones dólares para que abandonaras el equipo de Cuba, ¿te hicieron una oferta muy tentadora alguna vez?

LV: Sí, esa misma, en Barcelona 92.

EG: ¿En las Olimpiadas?

LV: En las Olimpiadas del 92.

EG: Y te ofrecieron 8 millones.

LV: 8 millones. Y estuve muy bien en esa Olimpiada.

EG: Vargas, ¿Cuándo fue que supiste que debías decir adiós como pelotero regular? ¿Te diste cuenta tú mismo o hubo que decírtelo?

LV: En el año 2001 mi rendimiento no fue tan alto. Y te das cuenta que el roletazo que antes le llegabas ya no le llegas, o que la recta te hace más daño. Me di cuenta temprano y no tuve problemas como otros jugadores que no se dan cuenta de que el final tiene que llegar. En el 2002 me di cuenta.

EG: Recuerdo un juego donde tú participaste y nos estábamos metiendo contigo, no solo yo, allí estaban amigos tuyos, Luis Alberto García, Néstor y otros. Recuerdo que hay una conexión dura, que no teníais que fildearla de frente, pero si hubieras estado con menos libras en ese momento le hubieras llegado, y no le llegaste. Aquello provocó tremenda gritería, estaba en vida, que en paz descanse, el que fue el mejor animador de la pelota cubana desde las gradas, que fue Armandito el Tintorero, y luego te tocó batear y diste un enorme batazo, un triple, que si no fue tripe es porque no llegaste a correr…

LV: Ahí es donde la gente se tiene que dar cuenta que se tiene que retirar.

EG: Aquí todo el mundo sabe cómo yo pienso, e hice una vez un comentario sarcástico donde te mencioné, donde mencioné a otros pero sobre todo a ti, porque eras el que cogía chucho, ya veo que no coges chucho. Y dije, bueno, hay peloteros de los que vienen, que para llegar a primera tienen que dar jonrón, Vargas para llegar a primera tiene que dar un jonrón, porque si da un triple lo cogen out en primera.

LV: Pero no es mi caso.

EG: Te he visto en los entrenamientos y he visto que estás en forma. ¿Cómo piensas vivir estos encuentros que deben celebrarse aquí en los Estados Unidos?

LV: Va a ser un gran espectáculo. Ya he conversado con Osvaldo Fernández, con Alexis Cabrejas, todo el mundo está muy contento, para reencontrarnos y que sea un encuentro de amor y paz.

EG: Todo el mundo sabe en esta ciudad lo politizado que yo estoy; pero no es mi intención llevar a Lázaro Vargas a eso. Ahora, hay peloteros que se fueron de Industriales, que jugaron aquí en Grandes Ligas y han tenido una extraordinaria actitud de coraje al apoyar este encuentro. Como el Duque, me dijeron que Arocha estaba también en el recibimiento en el Aeropuerto.

LV: Estaba allí.

EG: ¿Cómo fue ese encuentro? ¿No se habían vuelto a ver?

LV: No, nosotros no nos habíamos visto desde que ellos se fueron de Cuba. Ver a Arocha de nuevo, ver a Osvaldo, ver a Alexis Cabrejas, fue emocionantísimo eso, y ojalá se repita.

EG: Algunos de ellos han ido a Cuba. Uno de ellos, un gran pitcher cubano como José Ariel Contreras. ¿Viste a José Ariel cuando estuvo en Cuba?

LV: No lo vi, no vi a José Ariel cuando estuvo en Cuba, pero sí vi a Ordoñez. Y con Ordoñez estuvimos juntos, fue al banco de Industriales, se tiró fotos, bajó al terreno. Fue muy bonito el encuentro con Ordoñez allá en Cuba.

EG: ¿Y qué tu esperas de este choque en los Estados Unidos, para dónde se va la pelota? Para ese equipo de veteranos que viene de Cuba o ese equipo de veteranos que se va a formar en los Estados Unidos?

LV: Yo creo que el juego se va a dar y se va para Cuba. Yo creo que Cuba va a ganar y van a ganar los cubanos de buena voluntad como tú y los peloteros que van a jugar ese partido.

EG: ¿Y tú qué papel vas a desempeñar?

LV: Voy a jugar tercera base.

EG: Ya tú estás hablando como un hombre sereno, maduro, añejado por la experiencia, tú sabes que algunos nos sentiríamos decepcionados, si vas a jugar regular, que no vuelvas a ser aquel pelotero que se emberrinchaba con los fanáticos. ¿Tú estás consciente de que mucha gente quisiera verte bravo otra vez?

LV: Bueno vayan allí y chíflenme y a lo mejor me sacan las pulgas y van a ver al Lázaro Vargas de siempre.

EG: Lázaro, finalmente, para terminar esta conversación que te agradezco mucho, un mensaje para ambas partes. Las últimas palabras. Pero antes de eso Lázaro, dime cómo está Industriales, el equipo que tú diriges, para la próxima temporada.

LV: Yo creo que el equipo está muy bien. Los muchachos se están preparando muy bien. Tenemos una gran deuda con la capital y creo que es hora de darle un alegrón a esa afición que va todos los días a poyarnos al estadio. Sobre todo ahora con la integración de Yulieski y sus dos hermanos al equipo… Vamos a ir muy adelante y discutir el campeonato.

EG: De eso te quería hablar. Ha habido una gran polémica porque los Gourriel, sobre todo Yulieski, una de las mejores figuras de la pelota cubana, pasa a Industriales. ¿Ya hablaste con él?

LV: Sí, cómo que no, ya hablé con él, precisamente ahora mismo se está integrando porque faltaban algunos trámites burocráticos. El tiene entusiasmo, conoce a jugadores del equipo Industriales y creo que se va a integrar muy bien. Yo pienso que ese público habanero, que está tan preocupado, cuando él empiece a batear los aplausos se van a escuchar por encima del estadio.

EG: ¿Y qué posición va a jugar Yulieski?

LV: Va a jugar tercera base.

EG: ¿Y cómo tú vas a hablar con él, con Yulieski, cuando se produzca el primer encuentro entre Industriales y Sancti Spíritus.

LV: Yo lo que le voy a decir es que ahí está el equipo, que lo estábamos esperando…

EG: No, pero cuando él se sienta frente a su antiguo equipo.

LV: El es muy profesional, no va tener problemas.

EG: Lázaro, pero después de la derrota en Ciego de Ávila Industriales no ha remontado.

LV: Industriales ha tenido alguna baja, pero ya hemos hecho la revisión, los ajustes necesarios, y creo que podremos llegar al final del campeonato.

EG: Unas últimas palabras Lázaro.

LV: Que vayan al partido y que donde quiera que estén todos los cubanos de buena voluntad que los queremos, que nos mantengamos unidos y que no se preocupen que aquí estamos nosotros para representar a Cuba y a Industriales como quiera que sea.

EG: Bueno, muchísimas gracias a Lázaro Vargas, integrante del equipo veteranos de Industriales que acaba de llegar para partidos amistosos en la Florida. Y director actual del equipo Industriales. Gracias Vargas por compartir con “La tarde se mueve”.

LV: Gracias a ti por invitarme. Creo que ha sido una conversación súper agradable, de alguien que es muy fan a ti. Por una cosa que vi tuya. Que en cualquier momento podremos hablar.

EG: Muchas gracias nuevamente, a ti y a los oyentes de “La tarde se mueve”.

Medal of Friendship for Saul Landau

In Cuba/US, Cuban 5, US on August 12, 2013 at 1:18 pm

 

 

Saul Landau together with Fidel Castro, Havana.

 

Remarks by Ricardo Alarcón de Quesada at the Award Ceremony of the Orden de la Amistad de la República de Cuba [Medal of Friendship].
Havana, August 7, 2013

Saul Landau deserves this recognition and much more. He has given our people a sincere, unlimited, authentic friendship all his life. In his early youth he embraced revolutionary ideas and never abandoned them. He always upheld these ideas far from dogmatism, bureaucratic or sectarian distortions. He has been a loyal friend since the long gone times of Ramparts Magazine and Studies on the Left to Progreso Weekly, and his intense participation in the struggle for the liberation of our five compañeros unjustly punished for fighting against terrorism.

In 2008, Saul received the important Bernardo O’Higgins decoration granted by Chile for his defense of human rights. He also holds the gratitude of the indigenous peoples of Chiapas and Central America, of the Palestinians and the Arabs, of the enslaved in sweat shops, and of the immigrants, the poor, the discriminated and persecuted among the peoples of North America.

His intellectual creation is vast and varied. He has written fourteen books, including one of poems, and his novel Stark in the Bronx will soon see the light. He has published thousands of articles and essays. Of his making are forty documentaries on different conflicts and social, historical and political problems that include his report on Fidel in the 1960’s and his most recent one, dedicated to the Five, about anti-Cuban terrorism. His voice has been heard in countless conferences, acts and interviews; always fighting for truth and justice; the speaker for the oppressed, the neglected and the humble.

An admirable work, enlightened by the style of a true artist, a sharp researcher of lucid thinking; independent, but deeply committed to the betterment of human beings. Thanks to him, the world could listen to Gerardo Hernandez Nordelo exclaiming for justice from his solitary confinement in the desert prison where Saul has visited him so many times. Each visit has been transformed into brilliant journalistic works that push forward the battle to liberate the man to whom he is now bound by a close friendship.

Professor Emeritus of California State University in Ponoma and Vice-Chair of the Institute for Policy Studies, his works have received awards and distinctions. Among these the Letelier-Moffit for Human Rights, the George Polk for Investigative Reporting, and the Edgar Allan Poe for his Murder at Embassy Row, where he clearly reveals the murder of Orlando Letelier and Ronni Moffit. He also received an Emmy for his documentary “Paul Jacobs and the Nuclear Gang”; a Golden Apple for “The Sixth Sun: Mayan Uprising in Chiapas”; the Roxy for “We Don’t Play Golf Here”, and received first prizes in many film festivals for his works on Fidel Castro, Salvador Allende and Subcomandante Marcos.

His links with Cuba go back to his student days. He collaborated with C. Wright Mills in 1960 in the preparation of Listen Yankee, a memorable text that made millions of people aware of the truth about the Cuban Revolution. He stood by his teacher until the end of his days in the midst of the hatred and threats that the Empire and the Batista mafia unleashed against Mills and his work. From those years until “Will the Real Terrorist Please Stand Up” and his frequent trips to Victorville prison to interview Gerardo and rescue him from oblivion, Saul has been a superlative example of solidarity and altruism.

Gore Vidal said of him: “Saul is a man I like to steal ideas from.” Great has been his contribution in the struggle to defeat the media tyranny that spreads ignorance and misinformation everywhere.

But his work was not only from an office, and his risks were not just those of a journalist who reports conflicts. Saul goes far beyond that. He is a real combatant with no other weapons than his talent and his intellectual integrity.

With these weapons he challenged Batista’s terrorists and, half a century later, used them against the butchers of Operation Condor. With these weapons he unmasked the murderers of Orlando Letelier and did not hesitate at the announcement that he would be the next victim.

He’s never lost his joy, his joviality, his youthful spirit. For Saul, the Sixties never ended. The idealism and rebelliousness of that decade live on with him. This, above all, deserves our eternal gratitude. There will be no farewell. We will stay with him and he will live in our hearts hasta la victoria siempre.

 

 

 

 

Note from the Council of State of the Republic of Cuba issuing the Medal of Friendship to Saul Landau

Note from Saul Landau

Yesterday I was informed that ICAP, by Agreement of the Council of State, has granted me the Medalla de la Amistad [Medal of Friendship]. I have no way to express properly my appreciation for the decision to give me such a prestigious medal.

The Medal of Friendship and ICAP represent the virtues of the Cuban Revolution as in 1959, when I began supporting the solidarity movement as President of the Students Fair Play for Cuba Committee. Then, Cuba represented, as it does now, justice and equality as a force for global progress toward peace and the end of oppression. These values deserved universal support in the beginnings of the Revolution, in the same way they deserve it in 2013.

I feel deeply honored and touched by this recognition.

With friendship

Saul

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 1,748 other followers