Maggie Alarcón

Archive for the ‘US’ Category

Trump: Thunder and Traps

In Cuba/US, Politics, Politics, US on July 3, 2017 at 11:57 pm

lightning-fb

By Ricardo Alarcón de Quesada

Much has been said and will be said about the grotesque show that took place in Miami on June 16 and the lies and threats against Cuba there pronounced. Trump’s speech, incoherent and clumsy like all of his, made at least two things clear: he will do all he can to harden US policy toward Cuba, canceling the timid steps that his predecessor had taken and [the fact that] the current President is an irremediable liar.

It is customary there in the North to mix politics with spectacle, information with entertainment, even if, as in this case, in terrible taste. For those who look at it from the outside, a good dose of Cartesian doubt is advisable and prudence is necessary to avoid being confused. Especially if it’s about what someone says like the quirky occupant of the White House.

Congresswoman Barbara Lee, a tireless fighter for justice and civil rights, was right to reject Trump’s speech. She stressed the importance of fighting to prevent specific regulations which would translate the presidential directive into mandatory rules that are even more damaging to peoples of the two countries. There, on that very day, there was evident proof of the correctness of her concern.

In his speech, Trump announced that he would issue a new executive order to replace the one already repealed that had guided Obama’s policy in its last two years. There in front of everyone, he added his signature to the document that appears on the official site of the White House, but which nobody read.

What he said does not correspond exactly with what he signed and the latter is what counts, because it has legal force and will guide the conduct of his administration. The contrast is evident, for example, in the case of remittances many Cubans on the island receive from their relatives residing in the United States. According to the speaker in Miami, such remittances would continue and would not be affected.

But right there, in the same act, without hiding, he signed an order that says exactly the opposite. On this issue of remittances, the document entitled “Presidential Memorandum for the Strengthening of The United States Policy towards Cuba,” which Trump signed and which was publicized by the White House. The fine print states that there would be millions of Cubans living on the island who would not be allowed to receive remittances.

In Section III, subsection (D), the definition of “prohibited officials of the Government of Cuba” is now extended to cover not only the leaders of the Cuban State and Government, but its officers and employees, the military and civilian workers of the Armed Forces and the Ministry of the Interior, the cadres of the CTC, of the trade unions, and the Defense Committees of the Revolution. Professor William M. Leogrande estimates that this would be more than one million families.

Trump boasted that he would drop all Obama’s moves and he probably intends to do so.
But he knows that this contradicts the interests and opinions of some business sectors linked to the Republican Party and that is why he hides behind aggressive rhetoric and often undecipherable jargon. With regard to the issue of Cubans and remittances he had no choice but to use his favorite weapon: the lie.

We must now see how they write and apply this new order that seeks to punish the Cuban population as a whole.

Translated and edited by Walter Lippmann.
http://walterlippmann.com/trump-thunders-and-traps/

Aaron Sorkin to his Girls

In Politics, Social Justice, US on November 10, 2016 at 11:42 am

Sorkin Girls,

Well the world changed late last night in a way I couldn’t protect us from. That’s a terrible feeling for a father. I won’t sugarcoat it—this is truly horrible. It’s hardly the first time my candidate didn’t win (in fact it’s the sixth time) but it is the first time that a thoroughly incompetent pig with dangerous ideas, a serious psychiatric disorder, no knowledge of the world and no curiosity to learn has.

And it wasn’t just Donald Trump who won last night—it was his supporters too. The Klan won last night. White nationalists. Sexists, racists and buffoons. Angry young white men who think rap music and Cinco de Mayo are a threat to their way of life (or are the reason for their way of life) have been given cause to celebrate. Men who have no right to call themselves that and who think that women who aspire to more than looking hot are shrill, ugly, and otherwise worthy of our scorn rather than our admiration struck a blow for misogynistic shitheads everywhere. Hate was given hope. Abject dumbness was glamorized as being “the fresh voice of an outsider” who’s going to “shake things up.” (Did anyone bother to ask how? Is he going to re-arrange the chairs in the Roosevelt Room?) For the next four years, the President of the United States, the same office held by Washington and Jefferson, Lincoln and Teddy Roosevelt, F.D.R., J.F.K. and Barack Obama, will be held by a man-boy who’ll spend his hours exacting Twitter vengeance against all who criticize him (and those numbers will be legion). We’ve embarrassed ourselves in front of our children and the world.

And the world took no time to react. The Dow futures dropped 7,000 points overnight. Economists are predicting a deep and prolonged recession. Our NATO allies are in a state of legitimate fear. And speaking of fear, Muslim-Americans, Mexican-Americans and African-Americans are shaking in their shoes. And we’d be right to note that many of Donald Trump’s fans are not fans of Jews. On the other hand, there is a party going on at ISIS headquarters. What wouldn’t we give to trade this small fraction of a man for Richard Nixon right now?

So what do we do?

First of all, we remember that we’re not alone. A hundred million people in America and a billion more around the world feel exactly the same way we do.

Second, we get out of bed. The Trumpsters want to see people like us (Jewish, “coastal elites,” educated, socially progressive, Hollywood…) sobbing and wailing and talking about moving to Canada. I won’t give them that and neither will you. Here’s what we’ll do…

…we’ll fucking fight. (Roxy, there’s a time for this kind of language and it’s now.) We’re not powerless and we’re not voiceless. We don’t have majorities in the House or Senate but we do have representatives there. It’s also good to remember that most members of Trump’s own party feel exactly the same way about him that we do. We make sure that the people we sent to Washington—including Kamala Harris—take our strength with them and never take a day off.

We get involved. We do what we can to fight injustice anywhere we see it—whether it’s writing a check or rolling up our sleeves. Our family is fairly insulated from the effects of a Trump presidency so we fight for the families that aren’t. We fight for a woman to keep her right to choose. We fight for the First Amendment and we fight mostly for equality—not for a guarantee of equal outcomes but for equal opportunities. We stand up.

America didn’t stop being America last night and we didn’t stop being Americans and here’s the thing about Americans: Our darkest days have always—always—been followed by our finest hours.

Roxy, I know my predictions have let you down in the past, but personally, I don’t think this guy can make it a year without committing an impeachable crime. If he does manage to be a douche nozzle without breaking the law for four years, we’ll make it through those four years. And three years from now we’ll fight like hell for our candidate and we’ll win and they’ll lose and this time they’ll lose for good. Honey, it’ll be your first vote.

The battle isn’t over, it’s just begun. Grandpa fought in World War II and when he came home this country handed him an opportunity to make a great life for his family. I will not hand his granddaughter a country shaped by hateful and stupid men. Your tears last night woke me up, and I’ll never go to sleep on you again.

Love,

Dad

Aaron Sorkin .jpgOriginally posted in Vanity Fair, November 9th, 2016

Not quite Kansas yet Toto…

In Cuban Americans, Politics, US on September 15, 2016 at 2:51 pm

0cfda118d5990ab68ca04e87e4f5534f

Margarita Alarcón Perea

For a little over two years now, everyone who comes to Cuba from where ever, will ask the same question: “So, how are things now with all the changes?!” The intention is both naïve and endearing; most people actually think and believe that after December 17th of 2014, like magic a la Wizard of Oz, Dorothy (the Cuban Revolution) would magically receive the wand fluttering hand of the Good Witch of the North (in this case POTUS) and all things would be grand back in the land of Oz.

In order for things to “change” it’s going to take a heck of a lot more than paying visits, watching baseball games and holding talks. We need common sense, and a whole lot of chutzpah form the White House and/or a vote on The Hill.

Only then, will that much awaited change actually come to fruition. Mind you, I am not just referring to sales of goods from the US or the freedom to travel; I am talking about real change, for the better or worse, but change.

Sorry to say, no, that has not been the case.

In Cuba we have a saying “El pollo del arroz con pollo” which roughly translates as “the gist of it” but in a much more picturesque manner basically speaks to the nucleus of any given event, act or action.

In 1962 President John F. Kennedy signed the below mentioned Trading With the Enemy Act which pretty much set the blockade/embargo in motion. To this day and ever since President William J. Clinton signed Helms Burton into law in 1992 all you basically need to do is what President Barack H. Obama did today, once again extending what JFK began over half a century ago. A pattern if ever there has been one.

So, has anything changed in Kansas? Are we back yet?

No, Toto, it hasnt and no we´re not…

 

MEMORANDUM FOR THE SECRETARY OF STATE
                                    THE SECRETARY OF THE TREASURY

SUBJECT:         Continuation of the Exercise of Certain
                          Authorities Under the Trading With the Enemy Act

Under section 101(b) of Public Law 95-223 (91 Stat. 1625; 50 U.S.C. 4305 note), and a previous determination on September 11, 2015 (80 FR 55503, September 16, 2015), the exercise of certain authorities under the Trading With the Enemy Act is scheduled to terminate on September 14, 2016.

I hereby determine that the continuation for 1 year of the exercise of those authorities with respect to Cuba is in the national interest of the United States.

Therefore, consistent with the authority vested in me by section 101(b) of Public Law 95-223, I continue for 1 year, until September 14, 2017, the exercise of those authorities with respect to Cuba, as implemented by the Cuban Assets Control Regulations, 31 C.F.R. Part 515.

The Secretary of the Treasury is authorized and directed to publish this determination in the Federal Register.

BARACK OBAMA

El surrealismo electoral

In Politics, US on September 15, 2016 at 12:26 pm

trump

Por Lety Bonnin Gutstadt

En estas últimas semanas la candidata demócrata, Hillary Clinton, vio esfumarse su ventaja ante su rival republicano, el magnate inmobiliario Donald Trump, quien de casi 9 puntos porcentuales pasó a perder por un punto de diferencia.

Estas elecciones en Estados Unidos se vislumbran como las más  largas, costosas, mediáticas y peligrosas en la historia, el resultado será determinado entre los dos candidatos menos apreciados por los estadounidenses. Todo parece indicar que estas elecciones nos dejarán un nuevo mapa electoral, con cambios demográficos que favorecen mucho a los demócratas, para algunos analistas Texas, que es históricamente un feudo republicano, podría tener este año un voto demócrata. Hace unos días un importante periódico conservador del estado petrolero dio públicamente su apoyo a la ex secretaria de Estado, siendo la primera vez en 75 años que apoyan a un candidato demócrata.

Donald Trump ha llegado a las puertas de la Casa Blanca, desafiando todas las tradiciones políticas en Estados Unidos; él mismo se presenta como un “No  político” que dice lo que piensa y que tiene el valor desafiar todas las reglas del juego. No es menos cierto, que esa manera desenfrenada durante las primarias republicanas lo ayudó entre los insípidos candidatos de su partido, pero luego de lograr ser el candidato ha tenido que recular en varias ocasiones por ofensas a mujeres, latinos y musulmanes.

Muchos aseguran que Trump no cuenta con la preparación necesaria para convertirse en comandante en jefe, muchos están alarmados por su temperamento y su conocida falta de conocimiento y, de este modo, Clinton sigue siendo la única “adulta” en esta campaña.

Pero dejemos volar nuestra imaginación por un momento y pensemos en un Estados Unidos con Trump en la oficina oval; ¿se pondrá a pedir disculpas cada vez que hable sin pensar y ofenda?, ¿se terminará la eterna rivalidad entre Estados Unidos y Rusia? ¿Qué país se convertirá entonces en su rival?, ¿construirá el tan mencionado muro?, preguntas de difícil respuesta.

Una tarea un tanto complicada, imaginarse al magante en la Casa Blanca. Estados Unidos puede pasar a ser centro de grandes burlas a nivel mundial, pues no se puede gobernar diciendo “Donde dije digo, digo Diego”.

¡Qué Dios nos coja confesados si esto llegará a pasar!

EL FINAL DE UNA FARSA

In Politics, Puerto Rico, US on July 22, 2016 at 12:41 pm

Puerto Rican boy

 

Ricardo Alarcón de Quesada

La leyenda parecía eterna pero, sin embargo, se disolvió en la nada, en apenas poco más de una semana.

A mediados del pasado siglo Estados Unidos había anunciado a bombo y platillo que Puerto Rico dejaba de ser una colonia y se transformaba en un socio con el que habría suscrito un Pacto, supuestamente entre iguales, bautizado como “estado libre asociado”.

Como mago que saca un conejo del sombrero, Washington mostró orgulloso la nueva criatura ante la Asamblea General de la ONU y advirtió que en lo adelante no le rendiría cuentas sobre la situación de un territorio que ya no estaría bajo su dominio. La Asamblea, que en 1953 era ampliamente controlada por Estados Unidos, endosó esa posición en una votación de 26 a favor, 16 en contra y 18 abstenciones. En otras palabras a pesar de la Guerra Fría y del poderío entonces indiscutido que ejercía sobre un Foro en el que aun no participaban la mayoría de sus doscientos miembros actuales, el mago no pudo convencer siquiera a la mitad de la Asamblea.

Al interior de la isla los nacionalistas e independentistas sufrieron la más brutal represión. Muchos cayeron combatiendo o asesinados, no pocos perdieron sus trabajos y sufrieron persecución y discriminación. Otros fueron condenados a largas sentencias en prisiones federales, entre ellos, Pedro Albizu Campos, quien sólo fue liberado cuando estaba al borde de la muerte.

Año tras año los patriotas denunciaron la farsa y reclamaron la solidaridad internacional pero su reclamo parecía encarar la sordera universal.

Entretanto la ONU fue cambiando. A ella entraron decenas de países, de África, Asia, el Caribe y Oceanía, provenientes de un proceso que desmanteló a los viejos imperios coloniales. A casi todos. Washington se las arregló para seguir practicando el colonialismo como si nada hubiese ocurrido en el mundo.

La ONU adoptó en 1960 la Declaración 1514 (XV) proclamando el derecho inalienable a la independencia de todos los pueblos aun sometidos al dominio foráneo y estableciendo la obligación de las potencias coloniales a transferirles el poder para que pudiesen disfrutar de “una independencia y libertad absoluta”.

Desde la creación del Comité Especial de la ONU encargado de aplicar esa Declaración los boricuas trataron de ser escuchados. No lo lograron hasta 1973. A partir de ahí cada año el Comité aprobó resoluciones que, siempre adoptadas también por la Asamblea, le reconocieron a Puerto Rico ese derecho y exhortaron a Estados Unidos a actuar en consecuencia. Washington tercamente insistió en que el asunto había sido resuelto con la creación del “estado libre asociado”. Este año, en la discusión del Comité, participaron los representantes de todos los sectores puertorriqueños absolutamente, sin excepción, incluyendo al actual Gobernador de la isla y a quienes abogan por su anexión a los Estados Unidos y todos, sin excluir a alguno, admitieron que es una situación colonial que debe ser resuelta con urgencia y de acuerdo con el mandato de la ONU.

Una cuestión gravitaba sobre este debate. La crisis económica de la isla, consecuencia del fracaso del modelo económico que se le impuso, había conducido a una deuda colosal y la insolvencia. Las autoridades locales quisieron encontrar remedios por sí mismas imaginando que tenían capacidad para hacerlo pues así lo sugería el viejo mito. Ensayaron también, inútilmente, que se les permitiese acogerse a los procedimientos de bancarrota como hizo, por ejemplo, Detroit. Pero en pocos días fueron obligadas a despertar. La Corte Suprema, el Congreso y la Administración norteamericana solemnemente y en términos inequívocos dijeron lo que los patriotas nunca se cansaron de denunciar: Puerto Rico carece de soberanía propia y está sujeta completamente a los poderes de Washington, o sea, es una posesión norteamericana, un territorio colonial. Para colmo el Presidente Obama sancionó una ley que crea una Junta de Control Fiscal que se ocupará de cobrar la deuda y dirigirá las finanzas y la economía puertorriqueñas. Los siete miembros de la Junta serán designados por Washington. Sin contar para nada con el imaginario “socio” le despojaron de sus escasos atributos.

Como era de suponer la situación ha generado un rechazo unánime.

El telón finalmente ha caído sobre la farsa del “estado libre asociado”.

Dando muestras de altura y generosidad las fuerzas independentistas han propuesto una salida posible. Por su iniciativa, además de la Resolución anual, el Comité aprobó por unanimidad un Acuerdo especial encargando a su Presidente emprender sus buenos oficios para promover un diálogo entre Washington y quienes buscan la descolonización con el fin de resolver este caso conforme a lo que la ONU ha demandado por muchos años ya. Obama tiene la palabra.

Publicado originalmente en Por Esto!

Puerto Rico: la hora de la verdad

In Cuba, Elecciones, History, Politics, Puerto Rico, US on July 22, 2016 at 12:23 pm

puerto_rico_1

Por Ricardo Alarcón de Quesada

A mediados del pasado siglo la diplomacia estadounidense se anotó uno de sus mayores triunfos. Hizo creer al mundo que Puerto Rico había dejado de ser una colonia para transformarse en un ente extraño al que nombraron “Estado Libre Asociado (ELA)”. Se dijo entonces que la isla después de alcanzar plenamente su autonomía decidió suscribir con su antigua metrópolis un pacto libremente convenido entre iguales.

En su momento el engendro fue presentado como punto de referencia, como modelo a seguir por otros. El territorio fue invadido por capitales norteños que se beneficiaron de privilegios y exenciones impositivas y exhibió índices de crecimiento notables. Se hablaba incluso del “milagro” económico puertorriqueño.

La realidad profunda iba por otros caminos. Las producciones autóctonas -la agricultura, la industria, los servicios- fueron aplastadas por las del poderoso “socio”. Para muchos emigrar a Estados Unidos fue la única salida mientras su tierra se extranjerizaba sin remedio. El incesante éxodo muestra cifras elocuentes, quedan en la isla alrededor de 3 millones de habitantes mientras ya son 5 millones los que malviven en la Norteamérica que los discrimina y desprecia.

Para imponer ese modelo Washington persiguió con saña a los nacionalistas e independentistas. La “vitrina democrática” negaba al pueblo su derecho inalienable a la libertad y para ello recurrió a todos los métodos entre los que no faltó la violencia represiva

Los patriotas no cesaron nunca en su lucha por la independencia y se empeñaron por desenmascarar la farsa colonial y alcanzar la indispensable solidaridad internacional. Lo hicieron con tenacidad admirable en la Organización de Naciones Unidas desde que la ONU, en 1960, proclamó el derecho de todos los pueblos a la autodeterminación e independencia. Consiguieron desde 1973 que el Comité de Descolonización favoreciera su reclamo año tras año.

Entretanto el diseño económico del ELA entró en una crisis cada vez más profunda y encara hoy la bancarrota y la insolvencia. Las autoridades locales -el Gobernador y la Asamblea Legislativa- trataron de encontrar soluciones imaginando que tenían potestad para hacerlo y que podrían contar con el apoyo de quien se suponía era su “socio”.

La verdad, sin embargo, se impuso de modo sorprendente y brutal. En pocos días, casi al mismo tiempo, el Tribunal Supremo de Estados Unidos, el Congreso Federal y el Presidente Obama lo dijeron alto y claro para que todos lo entiendan: Puerto Rico carece de soberanía propia, no es más que un territorio colonial y está completamente sometido a las decisiones de su dueño. Y para que nadie se confunda promulgaron una ley creando la Junta de Control Fiscal. Sus siete miembros, designados por Washington, se encargarán de administrar y dirigir la colonia.

La indignación generalizada estalló con fuerza este verano en la sesión del Comité de la ONU. Allá fueron decenas de representantes de todas las tendencias y todos los sectores de la sociedad incluyendo al Gobernador García Padilla.

El Comité además de aprobar una vez más la Resolución que sostiene el derecho a la independencia de Puerto Rico, dio un paso adelante y por unanimidad decidió encargar a su Presidente que promueva un diálogo entre Washington y los boricuas para lograr la descolonización de la isla. De ese modo se ofrece una salida constructiva que Obama debería aprovechar. Habiendo reconocido que engañó al mundo y que Puerto Rico es aun la principal colonia del planeta, Estados Unidos tiene la obligación ineludible de poner fin a una situación violatoria del Derecho Internacional que ha durado ya demasiado tiempo.

 

Publicado originalmente en Por Esto!

Michael Ratner

In ACLU, Cuban 5, National Lawyers Guild, Politics, Politics Relaciones Cuba EEUU, US on May 16, 2016 at 3:17 pm

ratner

Ricardo Alarcón de Quesada

Muchas veces vino a Cuba. La última fue en febrero del 2015, con motivo de la Feria Internacional de Libro en la que fue presentada la edición en español de “¿Quién mató al Che? Como la CIA logró salir impune del asesinato”, fruto de minuciosa investigación y más de diez años reclamando a las autoridades el acceso a documentos oficiales celosamente ocultos. La obra de Michael Ratner y Michael Steven Smith demostró de manera inapelable que el asesinato de Ernesto Guevara fue un crimen de guerra cometido por el gobierno de Estados Unidos y su Agencia Central de Inteligencia, un crimen que no prescribe aunque sus autores andan sueltos en Miami y hacen ostentación de la cobarde fechoría.

"El autor, junto a Gerardo Hernandez su esposa Adriana Perez y Michael Ratner durante una de sus ultimas visitas a la Habana."

“El autor, junto a Gerardo Hernandez su esposa Adriana Perez y Michael Ratner durante una de sus ultimas visitas a la Habana.”

Nos encontramos de nuevo en julio en ocasión de la reapertura de la Embajada cubana en Washington. Lejos estábamos de imaginar que no nos veríamos más. Michael Ratner parecía saludable y mostraba el optimismo y la alegría que siempre le acompañaron. Celebramos entonces que ya nuestros Cinco Héroes antiterroristas habían regresado a la Patria y que el Presidente Obama no tuvo otro remedio que admitir el fracaso de la política agresiva contra Cuba.

Porque Michael fue siempre solidario con el pueblo cubano desde que muy joven integró contingentes de la Brigada Venceremos y esa solidaridad la mantuvo sin flaquezas en todo momento. Fue decisiva su participación en la batalla legal por la libertad de nuestros compañeros incluyendo el “amicus” que presentó a la Corte Suprema a nombre de diez ganadores del Premio Nobel.

Incansable luchador para él ninguna causa fue ajena. Se puso siempre del lado de las víctimas y encaró con valor, aun a riesgo de su vida, a los opresores que dominan aquel sistema judicial. Y lo hizo, además, con rigor, entereza y amor. Más que un brillante profesional del derecho fue un apasionado combatiente por la justicia.

Estuvo presente en 1968 en la huelga de la Universidad de Columbia y antes de concluir sus estudios combatió la discriminación racial junto al NAACP. Recién graduado representó a las víctimas de la brutal represión en la prisión de Attica. Inició así una trayectoria admirable imposible de describir en un artículo y que no conoció fronteras: Nicaragua, Haití, Guatemala, Palestina, y un largo etcétera.

Michael Ratner en el Club Nacional de Prensa de EEUU junto a la actriz y activista Vanessa Redgave.

Michael Ratner en el Club Nacional de Prensa de EEUU junto a la actriz y activista Vanessa Redgave.

Cuando nadie lo hacía asumió la defensa de los secuestrados en la ilegal base naval de Guantánamo, pudo incorporar a más de 500 abogados que lo hicieran también gratuitamente y alcanzó una victoria jurídica sin precedentes con la decisión de la Corte Suprema reconociendo los derechos de los prisioneros. A muchos otros casos también dedicó su tiempo y energías, trabajando en equipo, sin aparecer necesariamente en primer plano. No vaciló sin embargo en encausar legalmente a personajes poderosos como Ronald Reagan, Bill Clinton y George W. Bush cuyo “impeachment” trató afanosamente de conseguir, y acusó también a Nelson Rockefeller cuando era Gobernador y más recientemente al Secretario de Defensa Donald Runsfeld. Publicó libros y ensayos a favor de la legalidad y los derechos humanos. Considerado uno de los mejores abogados norteamericanos presidió el National Lawyers Guild y el Center for Constitutional Rights y fundó el Palestine Rights. Conjugó su labor como litigante con la docencia universitaria en Columbia y Yale y ayudó a la formación de futuros juristas capaces de seguir su ejemplo.

Era el principal defensor en Estados Unidos de Julian Assange y Wikileaks. Paradigma insuperable de una generación que quiso conquistar el cielo fue parte inseparable en todas sus batallas y lo seguirá siendo hasta la victoria siempre.

Ya es hora

In Blockade, Cuba/US, Cuban Embargo, Travel, US on October 21, 2015 at 2:59 pm

hourglass

 

Margarita Alarcón Perea

 

Era de esperar, la Habana lentamente se vuelve el lugar del momento en este hemisferio. Al igual que el ritmo de las olas de los mares, la Habana es un contínuum, un todo compuesto de muchos momentos en la historia; juega un papel – similar al de un actor – con el fin de entretener, hacer un planteamiento y crear una ilusión a la vez que permanece inmóvil.

En este caso la ilusión ha sido creada por personas que están bajo la impresión de que las cosas en la isla mágicamente han cambiado luego de los sucesos del 17 de diciembre de 2014 y que esa es la razón por la cual tantos vienen de visita a la isla.

Semanalmente desde principios de este año 2015, desde que se produjeron las primeras rondas de conversaciones bilaterales, miembros del cuerpo de la prensa, del Congreso, del Senado, a distintos niveles de gobierno, de las artes, el mundo de la ciencia, intelectuales, hombres y mujeres de negocio andan por toda la ciudad contemplándola boquiabiertos en un estado absoluto de fascinación.

Esto no debería sorprender a nadie. Era de esperar. La Habana históricamente ha sido un lugar mágico desde la época de Humphrey Bogart y Lauren Bacall o cuando el Buick del 56¨ era el carro del año. Por tanto, ahora que está en boga y resulta tan fácil llegarse a Cuba, ¿por qué no hacerlo?

No quiero que me malinterpreten. Estoy feliz de que tantos procedentes de los EEUU estén dando esos primeros pasos y se anden montando en aviones y viniendo de visita. Lo que me resulta simpático es como todos creen que ahora de repente “no hay problemas” con venir cuando lo único que ha cambiado en la isla es que la bandera estadounidense ondea delante del Malecón habanero luego de 56 años de ausencia. ¡Eso es todo! En lo que a lo demás respecta, el cuartico está igualito!

Así que recomiendo que la próxima vez que se pregunten algo respecto a Cuba y la Habana, no se vayan pensando que las cosas han cambiado en la isla y que es por eso que ahora pueden viajar de visita libremente y ver por uno mismo.

No estaría mal que se aseguren que en los próximos 15 meses se den pasos para garantizar que esos viajes puedan continuar, digamos que hacienda algo como eliminar el bloqueo estadounidense contra Cuba, ¿no creen que ya sea hora?

El tiempo pasa….

The times they are a changin´… or are they?

In Blockade, Cuba/US, US on October 15, 2015 at 4:09 pm

Margarita Alarcón Perea

It was to be expected, Havana is slowly turning into the “in spot” of the hemisphere. Like the rhythmic movement of the waves in the ocean, Havana a continuum, a whole in history made up of many parts; it plays a roll, not unlike a theater production, to entertain, make a statement, and create illusion, changing while yet remaining the same.

The illusion in this case, has really been created by others who are under the impression that magically things, after December 17th of 2014, have changed in the country and that is the reason why everyone is visiting.

On a weekly basis since the beginning of the year 2015, ever since the first bilateral talks began, members of the press, the Congress, the Senate, all levels of government, the arts, sciences, intellectuals, business men and woman are prancing around town in awe.

This is not something that should shock anyone. It was to be expected. Havana had always been a sort of “private getaway” since back when Bogie and Bacall were the ¨in couple¨ and a 56´ Buick was the car of the year. So, now that it’s chic and above all, easy peasy to come down to Cuba, why not do so?

Don’t get me wrong, I am very happy actually ecstatic that so many people from the United States are taking those first baby steps and getting on flights to visit, see, scout about, gaze in awe and wonder and then go back home. I just find it funny, how suddenly it’s “ok” to come down, when the only thing that has changed on the island is technically and practically the fact that there is a US flag waving on the Malecón after 56 years. That’s it! Everything else is exactly the same.

So next time you wonder about Cuba and Havana, don’t go off thinking that things changed on the island hence making it easy for you to get there, think that things changed –somewhat- back home and now you can travel -sort of – freely down to Cuba and check the scene out.

Might be a good idea to make sure the next 16 months include steps that guarantee you make those trips as often as you desire by say eliminating stuff like, I dunno, the US Embargo against Cuba, maybe?

Tic toc Clarice

 

Also published in Latino Voices Huffington Post: http://www.huffingtonpost.com/margaritta-alarcon/the-times-they-are-a-changin_b_8306176.html

JULIAN BOND Y LA OLA DEL FUTURO

In ACLU, Politics, US on October 15, 2015 at 3:44 pm

Ricardo Alarcón de Quesada

Julian Bond, fallecido el pasado 15 de agosto, era un hombre extraordinario, pertenecía a la estirpe que Brecht llamó los imprescindibles, los que luchan toda la vida.

Así fue desde la adolescencia hasta su último discurso el 15 de mayo ante la multitud que conmemoró en Washington DC el cincuentenario de la gran marcha por la paz en Viet Nam y contra la discriminación racial. Aquel acto en 1965 estremeció a la sociedad norteamericana y marcó el auge en la brega de una generación que se creía capaz de conquistar el cielo. Pese al tiempo transcurrido Julian Bond era el mismo, sus ideales seguían intactos. También su estilo. Sin estridencia, elocuente y conmovedor, apelando a la razón y a los sentimientos.

Quienes lo conocieron personalmente coinciden en un rasgo de su personalidad que pervive en el recuerdo por encima de cualquier otro. Nunca se sintió superior, rehuía la notoriedad, se vio siempre como parte de un conjunto. Causaba asombro su modestia.

Siendo un escolar desafió a los racistas que apartaban de los blancos a quienes, como él, eran descendientes de esclavos. Tenía apenas veinte años cuando conoció el atropello policíaco y la cárcel en 1960. Fundó con Stokely Carmichael y otros jóvenes el Student Nonviolent Coordinating Committee (Comité Estudiantil Coordinador de la No Violencia) que en aquella década se empeñó por incorporar a los negros a los registros electorales que los excluían y participó en las batallas que el SNCC libró por la justicia social y contra la guerra imperialista.

En 1965 fue electo para integrar la Asamblea Legislativa del Estado de Georgia pero sus miembros, casi todos blancos, se negaron a darle posesión del cargo por su oposición a la guerra de Viet Nam, declararon vacante su escaño y convocaron a una nueva elección. Él volvió a presentarse como candidato, resultó el ganador y la Asamblea racista rechazó otra vez el veredicto del electorado. La insólita situación se repitió por una tercera ocasión. Elegido tres veces se le impidió asumir su responsabilidad hasta que, tras un litigio que duró dos años, la Corte Suprema puso fin a la arbitrariedad. Durante los siguientes veinte años Julian Bond sería ininterrumpidamente favorecido por la mayoría de los votantes y se desempeñaría como miembro de la Cámara de Representantes primero y del Senado estatal después.

Aquella victoria contra la reacción sureña lo convirtió en un símbolo de dimensión nacional. En 1968 en la Convención del Partido Demócrata fue propuesto como candidato a la Vicepresidencia. Los delegados se reunían en una ciudad, Chicago, sacudida por la rebelión juvenil que marcó el climax de un movimiento que fundía en el mismo combate la oposición a la guerra y al racismo, la búsqueda de la libertad y la justicia social. Quien presentó su candidatura afirmó que Julian Bond encarnaba esa lucha y era “la ola del futuro”.

La propuesta no prosperó porque habría sido necesario enmendar la Constitución que establece el requisito de haber cumplido 35 años de edad y Bond sólo tenía 28 años. Nunca antes ninguno de los dos partidos que dominan el sistema electoral norteamericano había considerado a un negro como posible Vicepresidente de Estados Unidos. Se ha dicho que él fue “el primer Obama”.

1968 fue un año decisivo en la historia de ese país. Antes de la Convención Demócrata se había producido el atentado que privó de la vida a Robert Kennedy quien tenía asegurada su postulación como Presidente. Poco después Martin Luther King sufriría igual suerte.

Discípulo de King, Julian siguió consecuentemente sus enseñanzas. Ayudó a fundar y dirigió el Southern Poverty Law Center y fue Presidente de NAACP (Asociación Nacional para el progreso de la gente de color) hasta el 2010.

Su muerte ocurre cuando crece el número de afroamericanos que son asesinados impunemente por policías blancos y Estados Unidos multiplica la guerra y la violencia por todo el planeta mientras aumentan las protestas de una nueva corriente, “Black Lives Matter”, reclamando respeto para la vida de los negros. Su último discurso, el pasado mayo, en el que llamó a continuar la lucha por la paz y contra toda forma de discriminación fue una bella demostración de que Julian Bond seguía siendo el mismo joven que anuncia el futuro.